Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Quieren saber con quién están hablando?

MIGRANT
Comparte
Comenta

Aumenta el miedo entre las comunidades hispanas

El año pasado, el Estado de Texas (Estados Unidos) aprobó una controvertida Ley, la SB4, en la que personas indocumentadas que hubieran cometido una falta menor, por ejemplo una infracción de tránsito, tendrían (por su apariencia) que mostrar a las autoridades policiacas sus documentos. Y al no tenerlos, enfrentarían un posible proceso de deportación.

Además, la SB4 exige que la policía y los *sheriffs *de todos los condados cooperen con las autoridades federales de inmigración (el ICE, por sus siglas en inglés) y otorga a las autoridades locales el derecho a cuestionar el estatus migratorio de cualquier persona que detengan.

Esta norma es conocida como la Ley “muéstrame tus papeles” y ha sido calificada como una clara iniciativa que esconde una agenda anti inmigrante en uno de los estados con mayor número de inmigrantes de la Unión Americana, con cerca de diez millones de hispanos.

Vencer, con creatividad, el temor

La Iglesia católica de Texas ha visto cómo aumenta el miedo entre las comunidades hispanas (la mayor parte de ellas católicas). Según Michael Forge, párroco de la María Inmaculada, en el condado de Farmers Branch, “hay mucha gente insegura que teme ir a la Iglesia; teme ir a la tienda de comestibles o llevar a sus hijos a la escuela”.

El padre Forge, los líderes de Dallas Area Interfaith y más de mil personas voluntarias se reunieron –desde noviembre pasado– con agentes del orden público de Dallas y las comunidades vecinas Carrollton y Farmers Branch, para ver qué se podía hacer para calmar los temores de los inmigrantes.

El problema, de acuerdo con la aplicación de la SB4, se produce cuando las personas detenidas por infracciones de tráfico no pueden identificarse. Entonces, según lo ha dicho el padre Forge a la revista “America” de los jesuitas estadounidenses, decidieron que iban a darles una tarjeta de identificación para que pudieran sortear el escollo.

Identificarse como parroquianos

“¿Quieren saber con quién están hablando?”, se preguntó el padre Forge sobre la necesidad de implementar la SB4 en una detención de tránsito por parte de la policía. “Bueno, ya equipamos a nuestros voluntarios con tarjetas de identificación, así que pueden estar seguros sobre cómo identificarse”.

Los departamentos de policía en Dallas, Carrollton y Farmers Branch acordaron que los oficiales podrían aceptar tarjetas de identificación emitidas por Dallas Area Interfaith, la Diócesis de Dallas y las parroquias locales.

Las identificaciones interreligiosas de Dallas no tienen relevancia legal, por lo que en cada caso, queda a la discreción del oficial si acepta la tarjeta, que tiene una fotografía de la persona, junto con su nombre, dirección, fecha de nacimiento y el nombre de la parroquia.

Volver a la confianza

Eso permite a los oficiales escribir una boleta de infracción para la persona involucrada en la falta, sin tener que arrestarla, un acto que podría conducir a su deportación.

“Es una forma de que el oficial de policía sepa con quién está hablando cuando atrapa a alguien por una infracción menor”, dijo el padre Forge. El sacerdote piensa que muchos oficiales no quieren detener a las personas indocumentadas, por lo que la medida, más que burlar la Ley, lo que propicia es “volver a generar confianza entre la comunidad y la policía”.

“Si no tenemos esa colaboración, nuestras comunidades no estarán tan seguras como podrían estar”, dijo Josephine Lopez Paul, organizadora principal de Dallas Area Interfaith. El grupo interreligioso trabaja con la Campaña Católica para el Desarrollo Humano, con la idea de capacitar líderes en la comunidad de inmigrantes.

Una forma de sentirse en Iglesia

Muchos inmigrantes no tienen identificación. La identificación parroquial ayuda a los inmigrantes a demostrar que son “buenas personas, que van a la iglesia, para que la policía sepa quiénes son y dónde viven”, dijo a “America” una indocumentada de origen mexicano que responde al nombre de Claudia.

“Mucha gente se siente más tranquila ya que nuestro pastor [el padre Forge] y el obispo de Dallas [Edward J. Burns] respaldan a la comunidad”, dijo Claudia. “Esto nos ayuda a sentir que no somos criminales y nos reconoce como personas que ayudan a la comunidad donde vivimos”.

El programa de identificación, dijo el padre Forge, “es más que una forma de que los inmigrantes indocumentados demuestren su identidad a la policía; se ha convertido en una forma para que los feligreses se sientan bienvenidos por la Iglesia”.

*Con información de JD Long-García, editor principal de “America”*

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.