Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

En imágenes: el poderoso simbolismo del león en el arte cristiano

© Manchester City Art Gallery
Comparte
Comenta

El rey de los animales tiene un papel prominente en la simbología cristiana

El león siempre ha despertado un interés cautivador. A menudo conocido como el “rey de la jungla”, su fuerza y su presencia no pasan desapercibidas.

San Isidoro de Sevilla explica algunos atributos que hacen del león un animal formidable.

“El león es el rey de todas las bestias, de ahí que su nombre en griego (‘leo’) signifique ‘rey’ en latín (…). Su valor se ve en su fachada y su cola; su resistencia está en la cabeza; y su fuerza está en el pecho. Si está rodeado de cazadores con lanzas, mira al suelo para no asustarse (…) Duermen con los ojos abiertos. Cuando caminan los leones, borran sus huellas con su cola para que los cazadores no puedan seguirles”. 

Por estos motivos, el león se emplea a menudo en el arte para representar la fuerza, el valor, la majestad y la fortaleza. Es un elemento frecuente en los escudos de armas o en las banderas nacionales.

La utilización simbólica del león en el cristianismo puede ser para representar a Jesús. Esto se debe en parte a la reputación del león como “rey”, además de por una antigua creencia de que las crías de león nacían muertas y después de tres días eran devueltas a la vida por el rugido de su padre. El libro de Apocalipsis también se refiere a Jesús como a un león: “No llores: ha triunfado el León de la tribu de Judá, el Retoño de David” (Apocalipsis 5,5).

¡Visita la galería de imágenes para aprender más!

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.