¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Colombia: La Iglesia no es cómplice del exguerrillero Santrich, dicen los obispos

CEC
Twitter @episcopadocol
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

El episcopado precisó que el dirigente de las FARC no está en una sede diplomática, aunque admitió que la controversia por su traslado a una fundación religiosa "ha causado daño"

Los duros cuestionamiento de diversas organizaciones políticas y de sectores del clero a la presencia de Zeuxis Pausias Hernández Solarte ―alias Jesús Santrich― en una casa pastoral de Bogotá, obligaron a los obispos a declarar que “la iglesia no desconoce ni aprueba ni es cómplice o ingenua frente a los hechos que la justicia debe investigar”.

Óscar Urbina Ortega, presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, en representación de todos los obispos, explicó que desde el momento en el que se  solicitó su ayuda para trasladar a Santrich de un hospital a la Fundación Caminos de Libertad, el Episcopado puso como condición su “acatamiento y respeto a las órdenes judiciales en el ámbito nacional e internacional que se tomen como resultado de las investigaciones que se adelantan en su caso”. El prelado ―en la actualidad obispo de Villavicencio― ratificó que el hecho de que Santrich permanezca en una fundación católica no significa que la Iglesia pretenda obstaculizar a la justicia.

Ante las críticas de importantes políticos y reputados juristas en el sentido de que el jefe de las FARC buscó refugio en una entidad religiosa con estatus especial para evadir a la justicia de Estados Unidos, Urbina Ortega señaló que Caminos de Libertad no es la sede del episcopado “ni es un lugar que goce de inmunidad diplomática”. Asimismo, explicó que, aunque la fundación sí pertenece a la Conferencia Episcopal, su función se limita a prestar servicios pastorales y espirituales a personas privadas de la libertad y sus familias.

Agregó que esta situación que ha producido “reacciones de desconcierto y dolor”, el único interés de la Iglesia es de carácter humanitario y en defensa de la vida como “principio inherente a nuestra fe católica y al anuncio del Evangelio”. Por esta razón aclaró que el traslado, la seguridad y la asistencia de Hernández Solarte, son responsabilidad exclusiva del Ministerio de Justicia y el Inpec, la entidad gubernamental encargada de administrar las cárceles del país.

Urbina Ortega señaló que a pesar de los conceptos imprecisos, la desinformación y los comentarios tendenciosos dirigidos contra el episcopado, la Iglesia continuará apoyando la salida negociada al conflicto armado, ayudando a las víctimas y promoviendo la reconciliación y el perdón entre los colombianos.

Las críticas

Además de los fuertes cuestionamientos de dirigentes políticos, reconocidos juristas y miles de personas que en las redes sociales cuestionaron la decisión del Episcopado, también se conocieron posiciones públicas de dos reconocidos sacerdotes.

Una a las reacciones más fuertes la hizo monseñor Pedro Mercado Cepeda, presidente del Tribunal Eclesiástico de Bogotá, una entidad de la Arquidiócesis de Bogotá que debe estudiar y decidir en primera instancia los casos de nulidades matrimoniales católicas. Este obispo, tan pronto se produjo el traslado de Santrich a la sede de Caminos de Libertad, escribió en su cuenta de Twitter:

“Con traslado de Santrich, sindicado de narcotráfico, a una sede eclesiástica, se crea un grave precedente jurídico y moral. Personalmente, me aparto de esta decisión que considero injustificada e inoportuna. @episcopadocol”.

Mercado Cepeda en diferentes oportunidades ha cuestionado los acuerdos de paz suscritos por el presidente Juan Manuel Santos con las FARC. En sus intervenciones, especialmente en redes sociales, se declaró víctima de esta guerrilla hoy reintegrada a la vida civil y la acusó del secuestro y asesinato de un hermano suyo hace varios años.

Por su parte, monseñor Alirio López, un sacerdote muy popular por haber promovido hace varios años la convivencia pacífica entre las violentas barras Santa Fe y Millonarios ―los dos equipos más importantes de Bogotá― también criticó sin reservas a los obispos. En su cuenta de Twitter dijo:

“Sí, la vida es sagrada, pero me aparto de la decisión de la Conferencia Episcopal de permitir que Santrich haya salido de la cárcel a la Fundación de la Pastoral Penitenciaria. Él debe ser extraditado. Son muchos los crímenes que lleva en su conciencia”.   

El caso Santrich continúa sin definirse y, por el contrario, parece complicarse. De un lado está la controversia por su presencia en Caminos de Libertad y su decisión de seguir en huelga del hambre, y por otro, aún no se sabe que organismo judicial colombiano la va a investigar o si debe ser extraditado a Estados Unidos en donde un tribunal lo acusa de narcotráfico.

 

Tags:
colombia
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones