Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Llevando a Dios a la banca de inversión

BARRAGÁN
Cortesía Borja Barragán
Comparte
Comenta

Borja Barragán, casado y padre de familia, vio que su misión como católico no estaba reñida con el uso de (mucho) dinero

Borja Barragán es un español de 36 años. Está casado, tiene 4 hijos y otros dos (concretamente gemelas) están de camino.

Estudió Administración y Dirección de Empresas en ICADE y siempre ha trabajado en banca de inversión.

BARRAGÁN
Cortesía Borja Barragán
Borja Barragán

Junto con su esposa, Carolina, lleva un grupo de matrimonios en su parroquia de Majadahonda (Madrid, España). En 2014, cursaron el Máster en Pastoral Familiar del Instituto Juan Pablo II.

“Ahí se produjo en mí no una conversión, porque soy católico desde siempre, pero sí una transformación“, explica.

La banca de inversión, los mercados financieros… Un mundo apasionante pero en el que Borja había detectado ya que no siempre las instituciones católicas o los católicos a título individual mostraban coherencia entre sus carteras de inversión y la moral.

“A lo mejor el ecónomo es una persona a la que han elegido en la orden religiosa pero no tiene formación alguna sobre economía o el banco que les asesoró lo hizo mal“, explica Barragán. Aquello le había llevado a algunas primeras acciones de asesoramiento.

Una decisión rezada y hablada

Al estudiar el máster, sin embargo, se produjo en él “un proceso de discernimiento. Me pregunté: ¿al servicio de quién pongo mis talentos?”. Y ahí recuerda que “hubo muchas horas de oración ante el sagrario y de conversación con mi mujer”.

Al final, vio claro que Dios le pedía que no abandonara su sector profesional, sino todo lo contrario: “que pusiera mis talentos para las finanzas (que al fin y al cabo me los dio Él) al servicio del apostolado“.

En junio de 2015 abandona Merryl Linch, donde trabajaba, y decide viajar a Boston para estudiar en Harvard. “Ya que daba el paso, quise darlo formándome con los mejores”, explica. Cursó ahí el Programa de Inversiones y Finanzas Sostenibles, con el que aprendió a sacar el mayor rendimiento a los fondos dotacionales.

“En el caso de las órdenes religiosas, hay que tener la mirada puesta en que los estudiantes del futuro, por ejemplo, tengan las mismas oportunidades que ahora. No se pueden descapitalizar”, añade.

BARRAGÁN
Cortesía Borja Barragán

Seguir los criterios de la Doctrina Social de la Iglesia para hacer inversión ética

Así fue como al regresar a España creó el primer fondo de inversión español en renta variable que seguía los criterios de la Doctrina Social de la Iglesia. “Lo llamamos Temperancia, que significa templanza en español”. Estaba integrado en Julius Baer, un banco suizo.

Pero aún había que dar un paso más. Barragán dejó Julius Baer en julio de 2017 y a los dos meses registró Altum, una entidad que se dedica a las inversiones coherentes con la fe: Altum Faithful Investing es su nombre completo.

Está regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, de modo que da seguridad y transparencia pública. Y, por supuesto, sigue viviendo aquella máxima inicial de trabajar según los criterios de la Doctrina Social de la Iglesia.

 

 

Labores en el mundo

Desde esta semana, además, ha abierto las puertas a pequeños inversores, de modo que cualquier ahorrador puede participar en inversiones que ayuden a diversas labores apostólicas.

Una de las labores que promueve desde Altum es la de La Pouponnière, una guardería-orfanato llevado por las Hermanas Franciscanas Misioneras de María, que atienden a 90 niños, la mayoría de ellos abandonados al nacer, en Dakar (Senegal).

BARRAGÁN
Cortesía Borja Barragán
En plena preparación de los biberones
BARRAGÁN
Cortesía Borja Barragán
Capilla de La Pouponnière
BARRAGÁN
Cortesía Borja Barragán
Aspecto exterior de La Pouponnière, en Dakar, la capital senegalesa

¿Por qué el nombre de Altum? “Por la frase del evangelio de San Lucas, cuando el Señor les dice a los Apóstoles que remen mar adentro, duc in altum. Pienso que Dios también le dice al inversor católico ‘no te quedes en la orilla, da testimonio cristiano en el acto de invertir’“.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.