¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

La gran obra para guitarra inspirada en una catedral

MANGORE
Comparte

El legado de Agustín Barrios, Mangoré, uno de los grandes guitarristas clásicos de América Latina

Seguramente nunca nadie hubiera imaginado que aquellos días de estadía en un hotel, allá por el año 1921, marcarían el futuro de Agustín Pio Barrios, más conocido como Mangoré, un famoso guitarrista y compositor clásico paraguayo que brilló en América Latina en el Siglo XX.

Efectivamente –señalan algunas crónicas como la reproducida hace unos años por ABC-, Agustín pasaba sus días en Montevideo, Uruguay, en un lugar cercano a la Catedral Metropolitana, desde donde “podía escuchar el repicar de las campanas”.

Precisamente, este constante sonido fue lo que terminó inspirando a Mangoré para que creara una de sus obras más famosas y difundidas: “La Catedral” . Esta particular pieza musical, recuerda ABC, fue escrita inicialmente en dos movimientos:  Andante religioso y Allegro solemne.

Por otro lado, se considera –agrega ABC“que El Preludio en si menor, subtitulado Saudade, fue compuesto separadamente de los demás movimientos en La Habana, Cuba, en el año 1938”.

Es que Mangoré fue un hombre de espíritu inquieto que recorrió varios países del continente y también estuvo en Europa. Desde pequeño sintió fuerte pasión por la música y participó de la Orquesta Barrios, una agrupación familiar.

Además de La Catedral, Mangoré compuso otras tantas obras de renombre (Danza guaraní, Confesión, por ejemplo) y a la hora de encontrar sus principales influencias musicales se menciona a Bach y Mozart.

Pero sus intereses iban más allá de lo musical y hasta estuvo en enfocado en algún momento en la poesía, filosofía y hasta teología (quizás la explicación de la presencia de lo religioso en algunas de sus obras).

Mangoré murió en San Salvador –El Salvador- el 7 de agosto de 1944, pero aquella particular inspiración en Montevideo finalmente tuvo sus ecos. Posteriormente, con el correr de los años, otros intérpretes se encargaron de mantener viva la obra de Mangoré para que no quedara inmersa en una fría partitura, sino que siguiera calentando los corazones de los más apasionados de la guitarra clásica en el continente latinoamericano, así como en otras partes del mundo.

A continuación solo algunos ejemplos de La Catedral: 

 

 

Un rincón en Misiones

Mangoré nació en la localidad de San Juan Bautista el 5 de mayo de 1887, en el departamento paraguayo de Misiones, lugar de fuerte influencia de los jesuitas, quienes han marcado el desarrollo y la cultura de sus habitantes a lo largo de los años.

La antigua casona que habitó varios años de su vida se transformó en un espacio de cultura de referencia para los visitantes que llegan al lugar e incluso fue declarada de interés nacional en 2009.

“Agustín Barrios se formó en la música en su natal San Juan Bautista, Misiones”, recuerda a Última Hora el encargado de cuidar el lugar, Gill Alegre, y que busca conservar lo más valioso de este hombre.

Hasta aquí parte del legado de Mangoré, uno de los más celebres guitarristas latinoamericanos que se inspiró en una catedral para la composición de una de sus obras más famosas y conocidas.

 

Con información en base a Última Hora, ABC 

Tags:
paraguay
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.