Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Dónde está el límite en la limpieza de la casa? ¿Esto es normal?

DANGER
Comparte
Comenta

Los comportamientos compulsivos en la limpieza: cómo detectarlos

Una imagen recorre las redes en España estos días: una mujer sale por la ventana de un cuarto piso para limpiar las persianas por fuera, corriendo un peligro mortal. ¿Qué puede llevar a esta obsesión por la limpieza, hasta el punto de ponerse en peligro de esta manera?

Tener y mantener la casa limpia y ordenada es natural y saludable, pero cuando de manera persistente y ansiosa se insiste en que todo debe permanecer en ese estado, es posible que exista una idea patológica sobre lo qué significa ser y estar limpio.

¿Por qué existen estos comportamientos temerarios en las personas? La psicología explica con suma claridad el tema de uno de los trastornos que puede poner incluso en peligro la propia vida: el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Se trata de un trastorno de ansiedad que se caracteriza pensamientos intrusivos recurrentes (obsesiones) y actos o conductas repetitivas (compulsiones) que la persona realiza para evitar el malestar (ansiedad) que los pensamientos obsesivos le provocan.

DANGER
Cosas que pasan en Cantabria - Facebook

¿Qué elementos evidencian un TOC en la limpieza?

Las personas que padecen un TOC de limpieza y orden, limpian la casa todos los días, necesitan mantener las cosas siempre en el mismo lugar, se sienten incómodos si encuentran una mota de polvo o algo de un modo distinto al que esperan, repasan las tareas que otros realizan, necesitan lavarse las manos y/o objetos constantemente, consideran que si no limpian ellos mismos no estarán lo suficientemente limpios, llegan incluso a alterarse y pueden llegar a convertir la vida de quienes les rodean en un infierno.

Ser limpio y ordenado, que a priori podría considerarse una conducta positiva, se convierte en un trastorno obsesivo compulsivo cuando esclaviza a la persona, le hace invertir mucho tiempo y le crea problemas en el entorno.

La línea que separa la manía de la obsesión, a veces, es más fina de lo que imaginamos. Nacen así los rituales de la limpieza y los comportamientos repetitivos.

Y por lo general, la persona con este tipo de trastorno tiende a no reconocer su situación predominada por síntomas ansiosos y pensamientos y actos repetitivos.

Causas del TOC de limpieza y orden

Según el Obsessive-Compulsive Cognitions Working Group (OCCWG), las causas más importantes que lo generan son:

  • Intolerancia a la incertidumbre
  • Sobreestimación de la amenaza
  • Perfeccionismo
  • Responsabilidad excesiva
  • Creencias sobre la importancia de los pensamientos
  • Creencias sobre la importancia del control de los pensamientos propios
  • Rigidez de ideas
  • Falta de atención o de afecto
  • Estrés

Los síntomas más comunes de las personas con TOC de limpieza

  • Tienen pensamientos o imágenes repetidas de duda, miedo a gérmenes, la suciedad, si habrán podido contraer alguna enfermedad, etc.
  • Realizan los mismos rituales una y otra vez, tales como lavarse las manos, limpiar, evitar tocar algunos objetos o personas, colocar las cosas de determinada manera, etc.
  • Tienen pensamientos y comportamientos que saben que son irracionales e indeseables, pero que no pueden controlar.
  • Estos comportamientos o rituales, les generan un malestar significativo, pero les producen alivio de la ansiedad ante los pensamientos generados previamente.
  • Invierten por lo menos una hora al día en estos pensamientos y/o rituales, lo que les causa angustia e interfiere en sus vidas cotidianas, empeorándola notablemente.

Tratamiento recomendado a seguir

El tratamiento psicológico de primera elección para el trastorno obsesivo compulsivo de limpieza y orden es la exposición con prevención de Respuesta (EPR).

Es un tratamiento altamente efectivo para la mayoría de personas con TOC, especialmente en aquellas con rituales conductistas como es el de limpieza y orden.

Mediante este método, la persona se va enfrentando, de manera jerarquizada de menos miedo a más a los objetos o situaciones temidas, ya sea directamente o al principio con la imaginación.

Un ejemplo de situación podría ser: una persona que se lava las manos compulsivamente puede ser animado a tocar un objeto que cree está contaminado y luego la persona es instada a evitar lavarse durante varias horas hasta que la ansiedad provocada se haya reducido en gran parte (la ansiedad va disminuyendo a medida que pasa el tiempo, aunque la persona en un principio crea lo contrario).

El tratamiento comienza por una compulsión que provoque poca ansiedad en la persona, y una vez superada esta, se pasa a la siguiente de la jerarquía construida al principio del tratamiento, y así paso a paso, va siendo más capaz de enfrentarse a las situaciones evitando los rituales y tolerando su ansiedad.

A medida que progresa el tratamiento, la mayoría de las personas que padecen el TOC de limpieza y orden, gradualmente sienten menos ansiedad ante los pensamientos obsesivos hasta el punto que desaparecen, consiguiendo así, resistir los impulsos compulsivos.

Los trastornos obsesivos compulsivos pueden tener distintos niveles de gravedad y en situaciones graves ser recomienda buscar la ayuda de un especialista. Cuando se trata de situaciones menos severas se recomienda tomar conciencia de la poca utilidad del perfeccionismo irracional para ir rompiendo la tendencia a las rutinas obsesivas y vivir las tareas de la limpieza de manera más relajada.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.