¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

5 lecciones que las mujeres aprenden sólo después de ser madres

MOTHERHOOD
IVASHstudio - Shutterstock
Comparte

Incluso sin querer, los hijos tienen mucho que enseñar a las mamás sobre virtudes, habilidades y sentimientos que ellas cargan

Los papás son los principales educadores de un niño, pero hay cosas que solamente un hijo es capaz de enseñar, incluso sin querer. Por eso, la maternidad es un camino de aprendizaje y vivencias únicas, pues hay cosas que las mujeres sólo comprenden tras volverse mamás. Éstas son algunas de ellas:

1 – Conocer el verdadero significado del amor

El amor por un hijo es inexplicable. Es un amor transparente, sin egoísmo o ambición personal. A causa de ese amor, una madre desafía sus propias capacidades y puede realizar actos heroicos para proteger a sus hijos.

2 – Ser fuerte

Hay días difíciles, cansados, en que la madre no tiene un minuto para pensar en sí misma. Incluso así, ella no se rinde, porque la maternidad la vuelve más fuerte y le da la capacidad de luchar por la familia y le enseña a buscar fuerzas donde parece imposible, a perdonar, a aceptar y a seguir adelante, porque un hijo merece lo mejor y por él la madre hace lo imposible.

3 – Dar todo sin esperar nada

Desde el embarazo la mujer se entrega a esa vida que se está formando y, cuando el hijo, nace la madre empieza a vivir por él. Ella pasa noches en vela, cuida del bebé, ayuda a su hijo en las tareas escolares, está a su lado cuando llora por haber perdido a su primer amor. El amor materno siempre se entrega de forma desinteresada.

4 – El valor de las pequeñas cosas

No cabe duda de que un hijo hace a una mujer ver la vida de una manera diferente. La mamá valora más una simple mirada, un abrazo, una sonrisa, un juego con el hijo, una tarde soleada de domingo con los pequeños. Todos esos momentos dan sentido a la vida de la madre. Para ella, llegar a casa todos los días y ser recibida por su hijo, estar presente en sus momentos de victorias y conquistas o simplemente recibir una llamada de su hijo que está lejos de casa son motivos de felicidad.

5 – Descubrir habilidades desconocidas

Paciencia, autocontrol, creatividad. La maternidad hace a las mujeres descubrir que son más capaces de lo que pensaban ser y las ayuda a desarrollar otras habilidades que estaban escondidas. En otras palabras, la maternidad hace a las mujeres ser personas mejores.

 

Por Sempre Família

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.