Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué aprendes al navegar?

Sailing boat
By Pavel Nesvadba | Shutterstock
Comparte

"Quien no sepa rezar que vaya por esos mares, verá qué pronto lo aprende sin enseñárselo nadie”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

He tenido la oportunidad de visitar el “Juan Sebastián Elcano”, el Buque Escuela de la Armada Española, un barco con 113 metros de eslora y 4 mástiles que exige el trabajo y la dedicación de 197 marinos. Verle salir de puerto es un maravilloso espectáculo que a mí personalmente me transmite paz y magnanimidad.

Las conversaciones que he mantenido a lo largo de mi vida con marinos y amantes del mar me permiten afirmar que navegar a vela es una experiencia cargada de enseñanzas y valores:

  1. Aprendes el valor del compañerismo y la importancia de trabajar bien en equipo.
  2. Te ordena: La vida a bordo exige guardias, seguir un horario y seguir un protocolo concreto para cada tipo de maniobra.
  3. Anima a desarrollar la solidaridad con otros navegantes.
  4. Exige practicar la obediencia al patrón de la embarcación.
  5. Ofrece grandes lecciones de humildad: La mar es impredecible y se escapa de tu control.
  6. Ayuda a conocerte al disponer de momentos de soledad lejos de la familia.
  7. Impulsa a contemplar la belleza e inmensidad de la Creación.
  8. Permite disfrutar de la fuerza del viento y de respirar aire puro.

Pero tal vez la experiencia más profunda que aporta la mar sea la espiritual. Por varias razones.

Primero porque  la contemplación de la Naturaleza ayuda a ponerse en contacto con Dios.

Después porque, como me comentaba hace poco un marino, el hecho de que “la vida en la mar sea más ordenada que en tierra” te da la oportunidad de dedicar un tiempo a explorar en el interior de tu corazón. Puedes aprovechar para rezar con más facilidad.

Y por último, las duras experiencias en la mar, cuando se ha de navegar contra viento y marea, hace inevitable aquello que tanto repiten los marinos: “El que no sepa rezar, que vaya por esos mares, y verá qué pronto lo aprende sin enseñárselo nadie”. 

 

Hace unos días llegaron al puerto de Ushuaia los 12 grandes veleros que desde el 25 de marzo y hasta el 2 de septiembre participan en la regata “Velas Latinoamérica 2018”.  Son los Buques Escuela de Argentina, Brasil, Chile, España, Ecuador, Colombia, Perú, Rusia, Uruguay, Venezuela y México. Las imágenes son espectaculares. Disfrútenlas.

 

Tags:
mar
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.