Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Por qué se reza esta oración todos los días a las 3 p.m.?

MAN PRAYING
By Ross Gordon Henry | Shutterstock
Comparte
Comenta

Una tradición invita a los miembros de la familia marianista, en todas partes del mundo, a hacer una pausa en sus ocupaciones en torno a las tres de la tarde para reunirse en oración con la Virgen María y san Juan al pie de la cruz

Esta bella oración de inspiración carmelita, cuyo texto ha evolucionado con el tiempo, constituye una cita espiritual para todos los marianistas, religiosos y laicos por igual.

“Señor Jesús,

aquí nos tienes reunidos al pie de la Cruz,

con tu Madre y el discípulo que Tú amabas.

Te pedimos perdón por nuestros pecados

que son la causa de tu muerte.

Te damos gracias por haber pensado en nosotros

en aquella hora de salvación

y habernos dado a María por Madre.

Virgen Santa, acógenos bajo tu protección

y haznos dóciles a la acción del Espíritu Santo.

San Juan, alcánzanos la gracia

de acoger como tú a María en nuestra vida

y de asistirla en su misión. Amén”.

Que el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo
sean glorificados en todas partes
por la Inmaculada Virgen María.

“Es Adela, cuya espiritualidad está guiada esencialmente por el espíritu del Carmelo, quien proporcionó la Oración de las Tres al Padre Chaminade”, explica la hermana Dominique Saunier, responsable de la comunidad de las Hermanas Marianistas de Agén (Francia).

“Ella ya recitaba esta oración con sus amigas de la ‘pequeña sociedad’, una asociación fundada con una amiga cuando tenía solo quince años y medio y que anima a las jóvenes miembros a vivir su fe y convertirse en misioneras allá donde estén”.

Más tarde, en la correspondencia que mantiene con santa Emilia de Rodat, fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia, Adela expresó también este deseo de unión, este encuentro en la oración: “Les propongo que se unan a nosotros cada día a las tres de la tarde. Tenemos una cita espiritual en el calvario, sin dejar nuestras ocupaciones. Esta cita se anuncia con el sonido de la campana. Encuéntrese allí también, mi querida hermana, nuestra congregación también está allí”.

La Familia Marianista fue fundada en 1800 por el beato padre Guillermo José Chaminade (1761-1850). Hoy en día, comprende cuatro ramas que agrupan diferentes estados de vida: las Comunidades Laicas Marianistas, la Alianza Marial (instituto secular femenino), los religiosos de la Compañía de María (conocidas como hermanos marianistas) y las religiosas de las Hijas de María Inmaculada (conocidas como hermanas marianistas), una congregación fundada con la futura beata Adela de Batz de Trenquelléon.

Los marianistas están presentes en cuatro continentes con 55 comunidades. “Dondequiera que estemos en el mundo, hagamos lo que hagamos, a las tres de la tarde, la hora de la muerte de Jesús en la cruz, el mismo pensamiento nos une a todos. Este encuentro espiritual cotidiano constituye un bien común, una fuerza y una fuente de fervor. Es una oración de gran sencillez, muy equilibrada, que cada uno es libre de apropiarse para revivir el Viernes Santo todos los días”, subraya sor Nathalie Requin, monja marianista.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.