¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Adiós al joven cura del Espanyol que consoló en las Ramblas tras el atentado

DAMASO RUIZ
Comparte

Al verlo con la estola en el popular paseo de Barcelona donde una furgoneta sembró el terror, un joven le pidió que bendijese el lugar "para que no vuelva el mal" y se confesó allí mismo

El cura Dámaso Ruiz falleció este martes a causa de un accidente de tráfico. Joven y apasionado, era conocido por su gran afición al Real Club Deportivo Español, a quien animaba en su juventud, hasta que dejó el bombo por el seminario y se hizo sacerdote.

Se consideraba, además, “un cura de periferias”. De hecho, el pasado mes de agosto, en Barcelona, de donde era natural, se fue a Las Ramblas y se puso a rezar y a atender a todo aquel que quisiera hablar. Sirva como recuerdo a su figura, el artículo que Alfa y Omega publicó entonces. Descanse en Paz.

Un padrenuestro, una confesión y bendiciones en Las Ramblas

A punto de cumplir diez años de ministerio era conocido por su afición al fútbol y al Espanyol. Era asiduo al antiguo campo del club catalán, bombo en mano, hasta que se convirtió, como él mismo dice, “en animador de almas“. También se consideraba un “cura de periferias”.

El pasado 23 de agosto, disfrutaba dos días de asueto en la ciudad, y la cercanía en el tiempo del atentando le llevó a Las Ramblas.

Reconocible por su vestimenta, a la que añadió la estola, llegó al centro de Barcelona. Primero entró en una óptica en la que se había socorrido a muchas víctimas. Se encontró con uno de los dos empleados que ayudaron aquel día: le felicitó y le bendijo.

Ya en Canaletas se puso en actitud de oración y comenzó a recitar el padrenuestro. “Me di cuenta de que mucha gente lo seguía. Lo escuché y lo noté. Al terminar, muchos me dieron las gracias”, explica a Alfa y Omega después de que su testimonio se hiciera viral.

Luego empezó a caminar y se encontró con dos furgones, uno de la Guardia Urbana y otro de los Mossos de Esquadra. Uno de los guardias se acercó y le pidió que bendijera a todo el grupo. Era el que había intentado salvar a Xavi, el pequeño de 3 años fallecido. En el memorial del niño, metros más allá, también se detuvo y rezó.

En su camino, Dámaso encontró una silla vacía y se sentó con la estola. De nuevo, alguien le pidió que bendijese el lugar “para que no vuelva el mal”.

Era un joven, al que invitó a confesarse. “En la absolución veo cómo le cambia la cara y me dice que va a cambiar de camino. Yo le regalo un rosario”.

En el Liceo, donde se detuvo el camino mortal de la furgoneta usada para el atentado, volvió a parar. De nuevo oración y un abrazo emocionado con una mujer luterana.

Calle arriba, el sacerdote volvió a Canaletas para rezar el último responso y abandonar el lugar con la certeza de que “Dios actúa en medio del dolor”.

“Fueron dos horas muy intensas, con experiencias muy enriquecedoras. Antes de empezar, le dije a Dios que me ponía en sus manos para que Él fuera haciendo. Estos días estoy, por decirlo de alguna manera, de subidón pastoral“, concluyó.

Artículo publicado originalmente por Alfa y Omega
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.