Aleteia

San Lorenzo, un ejemplo de pueblo fronterizo que pide “misericordia”

SAN LORENZO
Comparte

Una zona de secuestros, violencia e inseguridad entre Ecuador y Colombia que parece quedar en el olvido

En las últimas semanas el nombre de este pueblo ha aparecido en innumerables medios de comunicación no solo ecuatorianos, sino también colombianos y regionales. Se trata del cantón de San Lorenzo -provincia de Esmeraldas-, un lugar ubicado en la frontera entre Ecuador y Colombia que se ha visto sacudido por una situación de violencia e inseguridad.

Fue en esta localidad donde en los primeros meses 2018 un atentado con coche bomba terminó con la vida de tres miembros de las Fuerzas Armadas mientras cumplían sus labores de paz y seguridad. El hecho conmovió hasta al propio papa Francisco, que a los pocos días envío una nota de condolencias por lo acontecido.

Pero también fue en esta zona donde fueron secuestrados tres integrantes del equipo periodístico de El Comercio, hecho que terminó en el asesinato de estas personas. A los pocos días, y en medio de esta trágica situación, volvió a ser noticia el secuestro de otras dos personas, esta vez un hombre y una mujer. Hasta el día de hoy no se sabe nada acerca de ellos, más allá de una escueta prueba de vida difundida a las pocas horas del secuestro. Los familiares, al igual que los de los periodistas fallecidos, siguen clamando justicia.

A la hora de encontrar una posible explicación para tanta inseguridad y violencia, el primer resultado tiene que ver con ser considerada una zona de amplia influencia del crimen organizado, el narcotráfico y las disidencias de los grupos guerrilleros colombianos, entre ellos el narcoguerrillero Guacho, el hombre más buscado en Ecuador y Colombia.

 

SAN LORENZO
Shutterstock-Angela N Perryman

 

Toda esta situación de una manera u otra ha afectado de manera considerable el diario vivir de sus habitantes y hasta del propio desarrollo para un mejor porvenir. Tal es así que en las últimas horas trascendió que se trata del “cantón fronterizo que menos recursos recibe” de parte de las autoridades, consigna El Comercio.

“Qué más quisiera que dar agua potable a todos, pero no se puede. El presupuesto no da para más”, cuenta a ese medio el alcalde Gustavo Samaniego al hacer referencia a las dificultades para que la gente de San Lorenzo acceda de manera continua al agua potable, una necesidad básica.

Esto es tan solo un ejemplo de las faltas de recursos y como a nivel central muchas veces se confirman reducciones presupuestales que terminan generando que una población necesitada de mayor atención comience a caer en el olvido.

Por otro lado, también confirman las autoridades, la situación de inseguridad ha provocado la caída de la actividad comercial, algo que se traduce en menos renta, prosigue El Comercio. A esto se suma también la falta de interés en cuanto a que haya mayor actividad turística.

“Con USD 78 por persona, la ciudad de Esmeraldas es la que menos asignación fiscal reciben en la provincia y en la zona 1 (Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbíos)”, da cuenta El Comercio, que también manifiesta que “la situación financiera se agrava debido a la baja generación de recursos propios”, algo que a la postre deriva en mayor dependencia de lo que pueda otorgar el fisco.

Hasta aquí lo que sucede en San Lorenzo, pero perfectamente podría ser la situación de algún otro pueblo fronterizo en alguna «zona caliente» de América Latina. Sin dudas lugares cargados de dramas, miserias que suelen caer en las garras de la delincuencia y el crimen, por ende, lugares ávidos de una mano de “misericordia”.

Con información en base a El Comercio

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.