Aleteia

Hay una “tendencia decreciente” del respeto a la libertad religiosa en el mundo

ROSARIES
Comparte

Los países “violadores severos de la libertad religiosa” abarcan al llamado Estado Islámico de Irak y Siria, o ISIS; los talibanes en Afganistán; y al-Shabab en Somalia

 

La Comisión Internacional de Libertad Religiosa de Estados Unidos (U.S. Commission on International Religious Freedom, USCIRF), al emitir su informe de 2018, citó a más de dos docenas de países como principales contribuyentes a una «tendencia decreciente» en la libertad religiosa en todo el mundo.

En este sentido, la USCIRF le pidió a la administración del presidente Donald Trump que “priorice” la liberación de personas «encarceladas por sus creencias religiosas, actividad, identidad o defensa de la libertad religiosa», y el reasentamiento de refugiados que huyen de la persecución religiosa en sus países de origen.

En su informe 2018, los comisionados también solicitaron que la administración federal proporcione “fondos suficientes· para que la oficina del Embajador Internacional de la Libertad Religiosa, un puesto recientemente ocupado por el ex Senador Sam Brownback, pueda realizar su trabajo con mayor holgura y efectividad en la promoción de la libertad religiosa en todo el mundo.

Las condiciones de libertad religiosa se deterioraron en muchos países en 2017, a menudo debido al autoritarismo creciente o bajo la excusa de “contrarrestar el terrorismo”.

Los comisionados viajaron a una docena de países en 2017 y principios de 2018 para evaluar las condiciones de libertad religiosa, priorizando el contacto y conocimiento de los presos religiosos de conciencia, las leyes sobre blasfemia y las conexiones entre la igualdad de las mujeres y la libertad de creencias.

GIRL
Meena Kadri-(CC BY-NC-ND 2.0)

Niveles severos, graves y problemáticos

En el informe de la USCIRF, hay el renglón de “abusos graves a la libertad religiosa” que identifica en 28 países. Por ejemplo, la «limpieza étnica» que están sufriendo los musulmanes rohingya en Myanmar (también conocida como Birmania); la persecución de budistas tibetanos, musulmanes uigures y practicantes de Falun Gong en China.

También entre los “abusos graves” se encuentra la «campaña genocida» del llamado Estado Islámico contra cristianos, yazidíes y musulmanes chiítas; el duro trato de Rusia a los Testigos de Jehová, a los musulmanes y a la Cienciología y la “detención injusta» del pastor estadounidense Andrew Brunson en Turquía.

Las naciones considerada en 2018 como «países de especial preocupación”, por atroces violaciones de la libertad religiosa son: Birmania, China, Eritrea, Irán, Corea del Norte, Arabia Saudita, Sudán, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán República Centroafricana, Nigeria, Pakistán, Rusia, Siria y Vietnam.

Por su parte, los países “violadores severos de la libertad religiosa” abarcan al llamado Estado Islámico de Irak y Siria, o ISIS; los talibanes en Afganistán; y al-Shabab en Somalia.

En el mismo informe destacan doce países de «Nivel 2» que se consideran menos problemáticos pero que aún violan la libertad religiosa: Afganistán, Azerbaiyán, Bahréin, Cuba, Egipto, India, Indonesia, Irak, Kazajistán, Laos, Malasia y Turquía.

Un tema importante del Informe es que, veinte años después de la aprobación de la Ley de Libertad Religiosa Internacional, la importancia de este derecho fundamental se aprecia más ahora que nunca, y las violaciones atroces son menos propensas a pasar desapercibidas, tanto por el conglomerado mundial de medios de comunicación como por la presencia constante de las redes sociales.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.