¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

El futbolista sin un brazo que quiere triunfar como James Rodríguez

Comparte

El colombiano en condición de discapacidad que jugó su primer partido profesional se ha convertido en un admirable ejemplo de superación

Santiago Arroyave Cañas, el joven que debutó en el fútbol profesional colombiano sin su brazo izquierdo debido a una malformación de nacimiento, considera que su sueño de triunfar en este deporte y convertirse en un gran futbolista está a punto de convertirse en realidad.

Con apenas 18 años, sostiene que por ahora solo ha cumplido su meta de llegar al rentado pero que su máxima aspiración es jugar en grandes equipos como Milán, Inter, Barcelona o Real Madrid. “Primero quiero hacer historia en Leones Itagüí porque me ha dado la oportunidad de jugar en la liga profesional, pero como me gusta el fútbol muy bien jugado quiero llegar más arriba y triunfar con los grandes de Europa”, afirmó Arroyave Cañas en entrevista con Aleteia.

© Santiago Arroyave, fotos cedidas a Aleteia

Santiago saltó a la cancha cuando faltaban cinco minutos para terminar el partido que su equipo perdió de local 0-1 con el Deportivo Pereira. Aquel jueves 3 de mayo, tan pronto se anunció el cambio, los pocos aficionados que había en las graderías del estadio de Itagüí, Antioquia, lo aplaudieron, mientras que sus compañeros y adversarios lo alentaron.

“Fue una felicidad inmensa e inolvidable para mí, mis padres, los amigos y las personas que tanto me han apoyado”, recuerda Santiago quien, sin embargo, lamenta no haber ingresado antes porque cree que “había podido darle una alegría grande al Itagüí”.

A partir de su ingreso, el técnico Juan Carlos Álvarez lo autorizó para que, de acuerdo con los entrenamiento de la semana, cobrara los disparos con pelota quieta, entre ellos los tiros de esquina. También le dio libertad para hacer el fútbol de toque y elegancia que, según sus compañeros de equipo, él sabe hacer con mucha propiedad.

De acuerdo con Luis Alfonso Fajardo, director deportivo de Leones, “Santi está muy bien dotado técnicamente, tiene un manejo elegante de la pelota, sentido de liderazgo y muy buena pegada con la pierna izquierda”. Para este exfutbolista que jugó la Copa Mundial Italia 1990 al lado de estrellas como Carlos “El Pibe” Valderrama, Colombia “puede estar a las puertas ―si se le lleva bien y él se deja ayudar― de un futbolista de gran calidad, muy sutil, un volante diez o un extremo izquierdo de las características de Mesut Özil”, el mediapunta alemán que juega en el Arsenal, de Inglaterra.

Santiago, que admira a Nacional y Medellín, los icónicos clubes de su ciudad natal, está convencido de sus cualidades, especialmente cuando debe armar al equipo o cobrar los tiros libres. En estas modalidades se declara gran admirador del argentino Lionel Messi y el brasileño Ronaldo de Assis Moreira ―Ronaldinho―. No obstante, sus máximos ídolos son los colombianos Juan Guillermo Cuadrado, estrella de la Juventus, de Italia, y James Rodríguez, jugador del equipo alemán Bayern Múnich, de quien dice que quiere ser su sucesor por su calidad y porque ha triunfado en Europa.

© Santiago Arroyave, fotos cedidas a Aleteia

Joven ejemplar

La discapacidad ―originada en la aplicación de una anestesia a su madre Olga Cañas cuando él estaba en gestación― nunca ha sido obstáculo para practicar deportes y estudiar. A los seis años empezó con la natación, pero luego la abandonó y le pidió a su padre, Norbey Arroyave, que lo matriculara en una academia de fútbol. Al poco tiempo, los entrenadores notaron sus habilidades, lo apoyaron y lo incluyeron en un proceso de formación futbolística que tuvo su momento clave en 2014 cuando ingresó a las divisiones menores de Leones Itagüí.

Al hablar de la falta de su brazo izquierdo, la pequeñez del derecho y la ausencia de tres dedos ―una malformación conocida como focomelia― Arroyave Cañas asegura que en ningún momento se ha sentido acomplejado o marginado. “Todo lo sucedido me motiva a seguir luchando y demuestra que todo es posible en la vida. Me he sentido igual a todos, no me considero menos que nadie y todos me tratan igual”, afirma con seguridad Santiago, quien desde el día de su debut no ha cesado de atender a periodistas y responder a múltiples mensajes de felicitación.

© Santiago Arroyave, fotos cedidas a Aleteia

El futbolista, que recientemente terminó su bachillerato, no descarta la posibilidad de ir al universidad, aunque insiste en que su proyecto de vida está enfocado en ser un futbolista de gran nivel para servir como ejemplo de superación. Por eso, con una sonrisa permanente, les dice a quienes tienen o no condiciones de discapacidad que “nunca deben rendirse ya que sueños, como el suyo, se pueden hacer realidad”. “Y si algo les falta, no deben desmayar pues todo es posible conseguirlo con ganas, dedicación y sin pereza. Dios tiene un plan perfecto para ti. Estoy seguro que tu sueño se hará realidad”, agregó. 

Con ese propósito, hace pocos meses Santiago agregó a la actividad deportiva su tarea como motivador en Instagram (@santiago.arroyave), red social en donde continuamente publica videos y mensajes de optimismo y superación.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.