Aleteia

Las sandalias del pescador: Un Papa que vino de lejos

QUINN
Comparte

Muere el director de este clásico que afrontó la relación de la Iglesia y el papado con los tiempos modernos, y de paso predijo la llegada de Juan Pablo II

Con 98 años ha muerto Michael Anderson, el candidato al Oscar más antiguo; el título pasa ahora a Franco Zeffirelli. Director ecléctico, Anderson fue especialista en llevar a la gran pantalla novelas de éxito.

Estrenó La vuelta al mundo en 80 días, de Verne (premiada con la estatuilla), 1984, basada en la novela homónima de Orwell, y Las sandalias del pescador, del australiano Morris West. Seguramente, esta última y La fuga de Logan son los títulos más conocidos del director británico, afincado en América.

Anderson tuvo la capacidad de afrontar géneros diversos con tesón. Pero merece la pena centrarse en un film por su valor cinematográfico y su sorprendente actualidad. Hablamos de Las sandalias del pescador, estrenada en 1968, una cinta revolucionaria y entrañable, que es ya un clásico.

La década de los 60 era época de cambios y de espías. El mundo se dividía en bloques que amenazaban a la humanidad tras la Segunda Guerra Mundial: Guerra fría y guerra espacial, construcción del muro de Berlín y crisis de los misiles en Cuba, asesinato de JFK y de Malcolm X, Vietnam…; marxismo, comunismo, existencialismo, surgimiento del movimiento hippie y mayo del 68…

La Iglesia no podía quedar fuera de estos cambios; Cristo responde al hombre concreto. Por eso, los 60 son también la época del Concilio Vaticano II, la mayor puesta al día de la Iglesia de los últimos siglos desde Trento.

El concilio más representativo de la historia abrió la Iglesia al mundo moderno, que dejaba de ser visto como un enemigo del alma, y a sus necesidades: desde la pastoral a la misión, desde la carrera de armamentos a la dignidad de toda persona y al cumplimiento de los derechos humanos. Mismo mensaje con distintos métodos, apropiados a los nuevos tiempos; aire fresco.

Por fin, la Iglesia hablaba la lengua de sus pueblos, y se hacía comprensible su llamada universal a la santidad. Los laicos recuperaban protagonismo. Diálogo, amor, libertad. Y pasos de ecumenismo. Las sandalias del pescador recogen todas las problemáticas del mundo y la Iglesia de ese período; y de paso ofrece una solución: un Papa del Este.

Entrañable, pedagógica e inteligente, la cinta cuenta todos los intríngulis de la elección papal en este contexto y la respuesta de la Iglesia a los tiempos del fin de la modernidad. Kiril Lakota (Anthony Quinn), un arzobispo ucraniano, ha pasado veinte años como prisionero político de la URSS, en Siberia.

En el tormento del campo de trabajo sufre el hambre, la humillación, el castigo; pero también allí se ve sorprendido por su mal. Inesperadamente es liberado por el presidente de la Unión Soviética (Laurence Olivier), y enviado al Vaticano como asesor.

En Roma, Pío XII (John Gielgud), que está gravemente enfermo, le nombra Cardenal, y el Papa muere. Hay que afrontar un cónclave en tiempos convulsos. ¿Qué hará la Iglesia? ¿Se bunquerizará o se pondrá al servicio de un mundo que la necesita?

En Roma hay las típicas capillitas para decidir el pulso que debe tomar la Iglesia, y la cosa no tira: fumata negra una vez y otra, mientras el mundo vive en un estado permanente de crisis, con la Guerra Fría y el comunismo como amenaza.

De pronto, la cosa se desbloquea: el purpurado gira la cabeza hacia el Este, y por sorpresa del mundo, Kiril es elegido pontífice. Un Papa surgido del frío. Un Papa venido de un país lejano. Gracias al Papa la Iglesia y el mundo tomará nuevo rumbo.

A medio camino entre el drama del protagonista y la crítica político-social, la cinta tiene la virtud de acercar la Iglesia post-conciliar al gran público, no sin recibir quejas de los sectores más conservadores.

Las tramas secundarias ayudan a acercar la historia eclesial y los intríngulis de un cónclave al gran público, y hacen más humano a un Papa (un Anthony Quinn memorable y convincente) que recorre de incógnito las calles de Roma para escuchar la voz del mundo. 

Las sandalias del pescador resulta vigente todavía hoy. Sus discursos sobre la periferia y la descentralización propios del actual magisterio de Francisco la hacen hoy aun más comprensible.

En efecto, la cinta de Anderson presenta a una Iglesia que no quiere encerrarse ni en el voluntarismo ni en el intelectualismo, sino abrirse a la proximidad del otro, a ese de la puerta de al lado, sea santo o pecador. Una película más que adecuada para nuestros tiempos y la última exhortación apostólica del Papa.

Ficha Técnica

Ficha técnica:


Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=0G72yTRrqQ8


Año: 1968


País: Estados Unidos


Director: Michael Anderson


Guión: John Patrick, james Kennaway (Novela: Morris West)


Música: Alex North


Fotografía: Erwin Hillier


Género: Drama religioso


Duración: 157 min.


Reparto: Anthony Quinn,  Laurence Olivier,  Oskar Werner,  David Janssen,  Barbara Jefford, Leo McKern,  Vittorio De Sica,  John Gielgud,  Paul Rogers,  Clive Revill,  Isa Miranda


Clasificación: No recomendada para menores de 7 años

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.