Aleteia

Claves para detectar si tu hijo sufre acoso escolar

CHILDREN,BACKPACK,BOOKBAG
Shutterstock
Comparte

Todos contra el bullying

Los autores del libro «Todos contra el bullying», María Zabay y Antonio Casado, animan a cada uno de nosotros a actuar con respecto a un grave problema mundial: el acoso escolar. «¿Sabías que cuando alguien que está presenciando una agresividad dice“¡para!” o “¡basta ya!”, ésta se termina en la mitad de las ocasiones? Sé valiente. Participar como espectador pasivo significa aprobar la agresividad.»

Según la Organización Mundial de la Salud y Naciones Unidas, cada año se suicidan en el mundo alrededor de 600.000 adolescentes y jóvenes de entre 14 y 28 años, y al menos la mitad de los casos está relacionado con el bullying, que hace que las víctimas pierdan su autoestima y sean infelices.

Evitar el bullying o acoso escolar requiere una ardua labor por parte de padres, tutores, profesores y jóvenes, tanto las víctimas, que plantan cara al agresor, como sus compañeros y amigos, que las defienden y avergüenzan a los verdugos.

Las 3 «C» contra el Bullying

Los autores del libro proponen aplicar  la teoría de las 3 C (casa, colegio, calle). Cada C es uno de los pilares de los que depende la educación de un menor:

  1.  Casa: «Hay que reforzar la autoestima de los niños débiles que se muestran pusilánimes ante los comentarios o acciones de los demás. Armar de virtudes su personalidad les aporta la seguridad necesaria para plantar cara a quienes pretenden intimidarlos. Asimismo, es esencial reprender a los niños cuando les vemos conductas crueles, hacerles entender que son peores por comportarse de esa manera, y también controlar lo que ven en la televisión, en internet y en los videojuegos. (…) A los hijos hay que enseñarles a querer y respetar a los demás, así como a cumplir las normas de la sociedad y a obedecer a los profesores. Uno de los grandes problemas de hoy (respecto al pasado) es que a los profesores se les ha privado de autoridad.»
  2. Colegio: «Los profesores sois claves porque gran parte de lo que serán los niños de adultos se sustenta en los contenidos que enseñéis, en cómo los enseñéis, así como en la manera en que les reprendáis las malas conductas haciendo que el resto de los menores se sientan del lado del agredido y no del agresor.»
  3. Calle: «Los amigos y entorno de los menores; con quién salen y con quién pasan sus horas). Debéis de controlar con qué niños juegan. Intentad que sean niños con aficiones interesantes y alejadas de toda violencia.»

Si las 3 C orbitan en torno a unos valores sanos y sólidos, los niños crecerán en la base del equilibrio. Si alguna de las 3 se quiebra, los niños se desarrollan con inseguridades y complejos que pueden conducirlos a ser protagonistas del bullying, bien como víctimas, bien como acosadores.

¿Existen diferencias entre niños y niñas?

«Las chicas sufren más como víctimas y participan menos como agresoras, porque son más débiles físicamente y además su concepto de dominio no es tanto físico como sí intelectual. Ellas, además, son más propensas a pedir ayuda mientras que los chicos responden más a menudo a la violencia con violencia. Otro aspecto analizado, que comparten en este caso víctimas y agresores, es que en ambos casos tienen baja autoestima.»

¿Cuáles son los primeros síntomas que deben alarmarnos?

  •  No quieren ir a clase
  • Comen menos
  • No muestran interés por lo que les ilusionaba
  • Ya no les gusta su ropa
  • Bajan la mirada
  • Cambian su estilo
  • Escriben notas que no dejan leer a los adultos
  • No se quieren sacar fotos. Rechazan cualquier prueba que inmortalice su imagen
  • No quieren estar con otros niños (evitan salir a la calle a jugar o apuntarse a planes con amigos) porque se avergüenzan de sí mismos
  • Están tristes y meditabundos
  •  No cuentan anécdotas del colegio
  • No tienen amigos
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Vómitos
  • Se muerden las uñas
  • Tics

 

 

Una vez detectado el libro de María Zabay y Antonio Casado puede ayudaros también a solucionar este grave problema contra el que todos debemos luchar. Puedes consultarlo a continuación.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.