Aleteia

El mensaje del pediatra que despidió a Ámbar, el “angelito” que hace llorar a Chile

AMBAR
Facebook Daniiela Paz Bravo Alfaro
Comparte

La muerte de una niña de un año víctima de abuso sexual generó una ola de indignación, pero también una emotiva reflexión de parte del médico que la tuvo entre sus manos

«Que fácil enojarse y pedir pena de muerte para un monstruo como éste (…) Cuando tuve a Ámbar Lazcano en la unidad y luchábamos por su vida, cuando veías su cuerpo frágil, sus manitos, cuando en medio de todo te dabas tiempo para acariciar su cabecita golpeada y decirle que viviera porque nunca más dejaríamos que alguien le hiciera daño..»

Estas palabras pertenecen a Álvaro Retamal, integrante del equipo médico de la Unidad de Cuidados Intensivos de Pediatría del Hospital San Juan de Dios de Los Andes. Este médico tuvo entre sus manos a la pequeña Ámbar, una niña de un año y siete meses, aún lactante, luego de constatarse abuso sexual de parte de la pareja de su tía durante este fin de semana en la localidad Rinconada de esa provincia.

La niña tuvo que ser sometida a diversas intervenciones quirúrgicas a raíz de los daños internos, pero no las resistió y con el correr de las horas falleció. Precisamente, quien estuvo ahí hasta el último aliento fue el pediatra, cuyo mensaje hace reflexionar hoy a Chile.

“Cuando tienes la oportunidad de decirle en voz baja y que nadie escuche que viva por favor, que no tenga miedo porque hay en esta Tierra personas que estamos dispuestas a quererla, que los tíos y tías que la recibimos en los Andes, que la trasladaron en la ambulancia, que la cuidaron en urgencia en Pabellón mientras se operaba, y nosotros en la UCIP… Todos nosotros desde el que hace el aseo hasta los médicos que a veces toman esa fría distancia para no empaparse de tanto dolor. Todos estábamos sufriendo acompañando a este bello angelito..»

El pediatra también contó lo que dijo e hizo ante tan dramática situación y exhortó a hacer foco en una auténtica protección de los niños.

«Y claro con ganas de que el perpetrador sufriera lo indecible por lo que hizo… Ámbar descansó finalmente de una vida que sólo conoció el dolor.. Yo tomé sus manitos cuando partió y sin ser nada..Sin ser digno de hacerlo la bendije, solo porque yo estaba ahí y no un sacerdote, no su padre. Lo que siento hoy no es deseos de que maten a nadie, cuestión que no soluciona nada… Hoy siento que debimos estar ahí… Antes que todo pasara para Ámbar y para tantos otros..Más fácil pedir pena de muerte.. Pero ¿porque no convertimos tanto odio en Amor y protección para nuestros niños..?»

“Porque ellos son de sus padres pero también de todos los que callamos, no sabemos o no queremos saber qué pasa con ellos… El llamado tiene que ser a organizarnos para proteger a los niños que nos rodean en este Valle entre cerros y cordillera eso si puede ser de ayuda… pedir la muerte de un monstruo solo un desahogo», concluyó.

 

Dolor y fuerte repudio

Angustia, indignación, dolor, impotencia. Algunas de las palabras más escuchadas en las últimas horas y que resumen parte del sentimiento que este fin de semana sacudió a Chile luego de conocerse la muerte de Ámbar.

El caso de Ámbar vuelve a sacudir a Chile, el responsable de las presuntas vejaciones está en manos de la justicia y han sido múltiples las voces de repudio con respecto a lo sucedido, caso que vuelve a introducir en la agenda informativa el tema de los abusos sexuales y los niños.

De forma inmediata aparecieron desde quienes salieron a reclamar la pena de muerte para el autor del hecho, hasta quienes pidieron concentrarse en los temas de fondo. El propio presidente Sebastián Piñera se expresó en redes sociales.

 

 

En medio de todo eso una voz generó más eco que otras y fue la del médico pediatra, la persona que estuvo con Ámbar hasta el final, quien con su particular mensaje, difundido a través de Facebook, brinda un punto de vista quizás no fácil de asimilar en momentos tan complejos, pero que tiene un trasfondo inspirador, superador y sanador.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.