Aleteia

The Terror: ¿Quién puede seguir siendo el mismo?

THE TERROR
© 2018 AMC Film Holdings LLC
Comparte

Cuando toca el límite, el ser humano muestra de lo que es capaz – de ser un héroe, o un monstruo abyecto

La serie de AMC, basada en la novela de Dan Simmons parte de un intrigante hecho real, una expedición perdida que en el siglo XIX desapareció en el Ártico. Con esta premisa, The Terror nos habla del miedo de otra forma pero sobre todo, del ser humano, de sus virtudes y también de sus inconvenientes.

En 1845 dos barcos, el HMS Terror y el HMS Erebus partieron para el Ártico con la intención de explorar el último tramo del conocido como Paso del Noroeste, una escurridiza ruta en el archipiélago del norte de Canadá que reduciría considerablemente el camino entre Europa y Asia. Durante el siglo XIX, cuando el todavía todopoderoso Imperio Británico dominaba buena parte del planeta, un atajo entre Europa y Asia era una opción muy interesante, sobre todo a efectos comerciales.

Sin embargo las cosas no salieron bien. La conocida como Expedición perdida de Franklin se metió en un callejón sin salida y quedó atrapada entre bloques de mar helado. 128 personas murieron a consecuencia del frío, diversas enfermedades derivadas de una mala alimentación, una inesperada contaminación por plomo provocada por las soldaduras de las latas en las que estaba envasada la comida y según parece también, debido a que las conducciones de agua potable de los barcos no estaban en buen estado.

El caso es que aquella expedición fue un fracaso absoluto aunque en Inglaterra obviaron lo de “fracaso” y casi también lo de “absoluto”. El capitán al frente de la expedición, John Franklin, fue condecorado como un héroe, le levantaron una estatua, le dedicaron una canción y le escribieron poemas pero lo cierto es que durante más de 150 años aquella expedición fue un total misterio. En 2014 se localizó el HMS Erebus y en 2016 el HMS Terror .

Partiendo de este inquietante suceso, Dan Simmons escribió una novela profusamente documentada en la que añadía un inquietante toque fantástico. La cadena AMC ha elegido esta novela para hacer la que probablemente, y de momento, sea la mejor serie que se haya emitido por televisión, The Terror .

Vaya por delante, que el título de la serie no hace referencia al concepto que la mayoría podemos tener de “terror”. Es decir, la propuesta da miedo sí, pero no como cabría esperar. Asociamos el miedo a los monstruos y a los sustos y aunque The Terror a veces pueda jugar a esto en realidad, la serie de David Kajganich va de otra cosa. The Terror nos cuenta la historia del ser humano solo en mitad de la nada en donde ni siquiera la esperanza tiene cabida porque el hielo la congela con solo mirarla. A veces, contemplar The Terror puede resultar incluso deprimente porque las posibilidades de salir con vida son tan remotas que por momentos, hasta el espectador pierde toda esperanza.

Cuando uno de los personajes dice “leven anclas, ahora el mar y el barco son una sola cosa”, está claro que el hombre ha perdido el control y que todo está en manos de los designios de la naturaleza. Durante su travesía los personajes se preguntan dónde está Dios, Algunos creen poder verlo en la pura belleza del paisaje y otros en el mero hecho de continuar vivos. Uno debe empeñarse en creer, empeñarse en tener esperanza, empeñarse en vivir si quiere salir de una situación asfixiante aunque tenga lugar en los espacios más abiertos que pueblan el planeta.

The Terror brilla en los pequeños, y en los grandes detalles. Su elenco interpretativo resulta sobresaliente pero sobre todo, es creíble. Los actores consiguen tener carisma y sobre todo, tienen “cara de antiguos”, un detalle importante que proporciona una verosimilitud añadida al conjunto. De hecho, el apunte fantástico es tal vez, lo único que confunde en un conjunto casi perfecto. Una amenaza sobrenatural ante semejante cúmulo de imponderables naturales casi que pierde su sentido o quizá, lo venía pensando últimamente, lo dote de sentido.

A veces las cosas funcionan por contraste y está claro que el “bicho en cuestión” es pura anécdota, tanto para los que hicieron la serie como para los que la hemos visto. Quizá el bicho sea precisamente el que ponga sobre la mesa que su presencia no tiene ningún sentido más allá de evidenciar su misma naturaleza pueril frente a los que, sin duda son los verdaderos problemas de la tripulación. Las enfermedades, la pérdida de la cordura, las deserciones, ellos mismos, la locura….

Seguramente H. P. Lovecraft habría quedado encantado con una serie como The Terror . No hay pulpos monstruoso ni a nadie se le ha perdido ningún libro del averno pero existe cierta concepción de la naturaleza, y más aún, de la naturaleza del mar, como un contexto hostil y peligroso. Estar a merced de los elementos no suele ser una buena idea. La naturaleza suele restregarnos por la cara que a su lado no somos nada, aunque nos empeñemos en creernos alguien o algo.

El personaje más cuerdo de The Terror es precisamente un alcohólico que al final, por pura carencia, se ve obligado a dejar de beber. Un ser humano al fin y al cabo que es el único personaje a lo largo de toda la serie capaz de mantener un código ético y moral por encima de todo incluso, de su propia supervivencia. Nunca despreciar la vida de otro ser humano. Sin embargo quienes le rodean, la mayoría al menos, no suelen actuar igual.

Al final, el capitán Francis Crozier (Jared Harris), el alcohólico, el cuerdo, es el único superviviente que todavía resulta un ser humano al final de la serie. Por el camino se han perdido vidas, pero también formas de entender la vida. Uno puede preferir regresar al tumultuoso Londres pero después de una experiencia como la que propone The Terror , ¿Quién puede seguir siendo el mismo?

Ficha Técnica

Título original: The Terror (TV Series)


País: Estados Unidos


Dirección: Edward Berger


Guion: Dave Kajganich, Soo Hugh, Gina Welch, Andres Fischer-Centeno, Josh Parkinson, Vinnie Wilhelm (Novela: Dan Simmons)


Reparto: Ciarán Hinds, Jared Harris, Tobias Menzies, Paul Ready, Adam Nagaitis, Nive Nielsen, Ian Hart, Trystan Gravelle, Edward Ashley, Caroline Boulton

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.