Aleteia

El homenaje de las iglesias de Quito a los tres periodistas asesinados

Comparte

Las campanas en el Centro Histórico de la capital ecuatoriana repicaron por espacio de un minuto y medio

A un mes del secuestro de los integrantes del equipo periodístico de El Comercioasesinados en la zona fronteriza entre Ecuador y Colombia-, este 26 de abril se produjo un emotivo homenaje en el Centro Histórico de Quito.

El hecho se dio de forma simultánea – a las 15:30 horas local- entre las diversas iglesias del lugar a través del repique de las campanas.

Durante un minuto y medio el sonido inundó la capital ecuatoriana y generó un clima de respeto que se transformó en un verdadero acto simbólico en recuerdo de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, tal cual confirmó el propio arzobispo de Quito, monseñor Fausto Trávez, a El Comercio.

 

 

Horas más tarde, los homenajes y oraciones prosiguieron en Ecuador, en especial con la celebración de una misa en la catedral en la que también se rezó por la paz, además de un fuerte pedido por las familias para que “encuentren consuelo”.

Los hechos acontecidos en la zona fronteriza entre Ecuador y Colombia han generado semanas de incertidumbre y tensión. A la muerte del equipo periodístico atribuido al Frente Oliver Sinesterra liderado por Walter Patricio Artízala Vernaza -más conocido como “Guacho”, narcoguerrillero disidente de las FARC de origen ecuatoriano- se sumó hace más de una semana el secuestro de otra pareja.

Tanto la aparición de los cuerpos de los periodistas, así como la necesidad de información acerca de los nuevos secuestrados, forman parte de los intensos reclamos que han tenido lugar en los últimos días en Ecuador, aspecto que se ha hecho palpable a través de manifestaciones y vigilias.

En las últimas horas trascendió la aceptación de la renuncia por parte del presidente  de Ecuador, Lenín Moreno,  de los ministros del Interior, César Navas, y de Defensa, Patricio Zambrano, quienes tenían un plazo de 10 días para captura a “Guacho”.

Mientras tanto, la sociedad ecuatoriana sigue esperando respuestas y las viejas campanas del Centro Histórico también se han hecho cómplices -con su sonido- del clamor y el augurio de que las voces no sean silenciadas.

Con información en base a El Comercio

Foto archivo

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.