Aleteia

El desgarrador llamamiento de Asia Bibi: “Recen por mí y ayunen conmigo”

ASIA BIBI
MARTIN BUREAU / AFP
Comparte

El 27 de abril habrá una especial jornada de oración y ayuno

“Hermanos y hermanas, recen por mí y ayunen conmigo”. Este es el llamamiento que Asia Bibi hizo al mundo desde la cárcel femenina de Multan. Así Bibi pide que todo unan el 27 de abril para una especial jornada de oración y ayuno para pedirle a Dios libertad y paz.

La joven paquistaní pronto tendrá una audiencia para su caso en la Corte Suprema de Paquistán. Para ello pide a los católicos que la acompañen con el ayuno y la oración.

Desde hace nueve años, la mujer cristiana ha esperado en las cárceles de su país la decisión de la justicia que la matará o le dará libertad. Está acusada de haber blasfemado contra Mahoma. Esta acusación, que ha estado negando ferozmente desde el principio, es uno de los aspectos preocupantes de la ley contra la blasfemia que está propagando el terror en todo el país.

Más allá de su propio caso, según su familia, la «libertad y la paz» de los cuatro millones de cristianos de Pakistán, que tienen una población total de 191 millones y el 96% de musulmanes, están en juego. Es porque se sabe inocente que Asia Bibi sigue creyendo en su liberación. A pesar del camino que está sufriendo, que parece interminable, sigue teniendo fe en su alma, continúa alabando a Dios con una confianza inquebrantable.

Su esposo espera que muchas personas se unan al movimiento para pedirle a Dios que ilumine el espíritu del juez que considerará el caso de Asia Bibi. «Contamos con el apoyo de muchas comunidades bautizadas en una oración verdaderamente universal», dijo Joseph Nadeem, un amigo de la familia.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.