Aleteia

“Cuando sea grande quiero ser como ‘Guacho’”, dicen los niños de Mataje (Ecuador)

CHILDREN
Comparte

La dramática revelación de la Misión Periodística Internacional sobre el sueño de los niños en la zona fronteriza entre Ecuador y Colombia

Conoce muy bien lo que significa estar en cautiverio y vivir en constante incertidumbre. En el año 1994 le tocó estar a manos del ahora exgrupo guerrillero de las FARC durante 17 días y desde ese momento ha mediado en la liberación de varias personas secuestradas. Se trata del periodista colombiano Herbin Hoyos, quien junto a la española Salud Hernández –otra periodista que en 2016 también fue secuestrada por otro de los grupos guerrilleros de Colombia, el ELN– encabezaron la denominada Misión Periodística Internacional (MPIH) en la zona fronteriza entre Ecuador y Colombia.

 

 

Fue en ese lugar lugar donde en los últimos días se produjo el secuestro y el asesinato de un equipo periodístico de El Comercio y en donde vive el hombre más buscado en este momento en esa zona de América Latina, Walter Patricio Artízala Vernaza, más conocido como “Guacho”, narcoguerrillero disidente de las FARC de origen ecuatoriano y líder del Frente Oliver Sinisterra.

También te puede interesar: «El mensaje del obispo que conoce a ‘Guacho’, el hombre de los secuestros en Ecuador»

ECUADOR
conferenciaepiscopal.ec

 

Con el anhelo de seguir tras las huellas de un tema que por estos días llena de angustia y conmoción a la región, la MPIH emitió en las últimas horas las primeras conclusiones de su primer reporte.

Es así que, a través de una conferencia de prensa, reproducida por medios y agencias como EFE, se revelaron algunos datos que dan cuenta de una situación dramática en cuanto a los sueños y aspiraciones de futuro de los niños de la zona.

La casa de la mamá del ‘Guacho’ sobresale en una construcción de estructura que va de una calle a la otra y se ha vuelto en un símbolo y por esos los niños cuando les pregunta qué quieren ser cuando sean grandes responden que quieren ser como ‘Guacho’”, expresó de forma contundente el periodista.

Para muchos no es de extrañar, pues son incontables los casos de quienes son admirados como “héroes” por su accionar criminal y vínculo con el narcotráfico tanto en Ecuador, Colombia y otros países del mundo, situación que los colma de prestigio y respeto entre su entorno y las futuras generaciones.

Difícil no recordar, por ejemplo, a Pablo Escobar, uno de los traficantes de droga más famosos de la historia que era “profeta en su tierra”, Colombia, admirado por los suyos y modelo a seguir para otros en cuanto a su acumulación de dinero y poder a través de sus acciones habiendo empezado desde muy abajo.

Y con “Guacho” –tal cual confirmó el primer reporte de la MPIH- sucede algo similar en la pequeña localidad ecuatoriana Mataje, cantón de San Lorenzo (provincia de Esmeraldas), en el entendido de la valoración que hacen los más pequeños cuando ven cómo vive su madre y el éxito que ellos también podrían tener de seguir el mismo camino.

Herbin Hoyos, que por estos días continúa haciendo la presentación de su trabajo, continuó su relato de las conclusiones haciendo referencia a la libertad de movimiento de “Guacho” que tenía por la zona y la omisión a nivel Estado que terminó dando pie a la complicidad entre este tipo de personas y la sociedad.

“En momentos de tranquilidad llegaba (Guacho) con mercados, con dinero, con la gente que lo acompaña y era donde el pueblo vivía la francachela (diversión desmesurada) y la comilona», expresó.

«La falta del Estado ha sido constante y que allí se ha movido con toda liberad el narcotráfico y los que habitan la región no les queda otra opción que convivir o servir de auxiliadores, de cooperantes con las redes de narcotráfico», reflexionó.

 

Vigilia y oración por nuevos secuestrados

La recuperación de los cuerpos de los integrantes del equipo periodístico asesinado en esa zona sigue siendo una tarea pendiente, al igual que la situación de la pareja que también fue secuestrada por este grupo disidente de las FARC hace más de seis días.

En ese sentido, tanto los familiares de Katty Vanessa Velasco y Óscar Villacís, así como otros sectores de la sociedad, no disminuyen su lucha en procura de que haya novedades con respecto a ellos.

“Les pedimos una prueba para saber si siguen vivos o no”, expresó un allegado de la familia, reproduce El Comercio, al tiempo que la madre de Óscar, alzando una foto, exclamaba que no se lo maten. Todo esto en medio de horas de vigilia y oración para que esta situación pueda terminar en paz y puedan regresar a casa sanos y salvos.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.