Aleteia

5 clásicos de la literatura infantil que no pueden faltar en la estantería de tus hijos

CHLID READING
Shutterstock
Comparte

Os presentamos cinco nombres propios que fueron creados por cinco escritoras de distintos lugares del mundo.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La literatura infantil cuenta con infinidad de nombres propios que han hecho las delicias de pequeños y no tan pequeños. Algunos de estos personajes han traspasado fronteras geográficas y temporales y se han hecho universales. Os presentamos cinco nombres propios que fueron creados por cinco escritoras de distintos lugares del mundo.

Algunas de ellas utilizaron a sus personajes como herramientas para enfrentarse sus propios problemas vitales e hicieron de sus creaciones literarias instrumentos para enseñar al mundo valores como la amistad, el respeto o la superación personal.

 Ana de las Tejas Verdes

La pequeña y risueña Ana de las Tejas Verdes nació en tierras canadienses pero sus aventuras plagadas de entusiasmo y alegría conquistaron el corazón de miles de niños a lo largo y ancho del planeta.

Anne Shirley era una niña huérfana que era adoptada por una familia del pueblo imaginario de Avonlea, en la Isla del Príncipe Eduardo. Como Ana, su autora, Lucy Maud Montgomery también era huérfana. Había nacido en 1874 en la misma Isla del Príncipe Eduardo y tras la muerte de su madre, su padre la dejó al cargo de sus abuelos. Lucy sufrió la soledad de una infancia sin padres pero consiguió superar su tristeza creando personajes imaginarios, uno de ellos la simpática niña pecosa y de largas trenzas.

Lucy Maud Montgomery se formó para ejercer de maestra y fue una de las primeras mujeres en cursar estudios universitarios pero lo que realmente quería era dedicarse a la escritura.

Tras la muerte de su abuelo en 1898 regresó al hogar de su infancia para hacerse cargo de su anciana abuela y se volcó de lleno en escribir.

En 1905, tras largos años de producción literaria, nacía Ana de las Tejas Verdes, una historia que aún debería esperar unos años hasta que el mundo editorial entendiera que tenía en sus manos una historia única.

Cuando en 1907 se publicó la primera edición, el éxito fue tal que Ana de las Tejas Verdes continuó protagonizando las largas horas de inspiración de su creadora.

Lucy se consoló con su personaje de las penurias que aún le deparaba la vida, como la muerte de uno de sus hijos y la melancolía de su marido.

Lucy transmitió en sus cuentos el espíritu de superación que ella misma experimentó a lo largo de su vida.

La familia que adoptaba a Ana esperaba que se les entregara un niño que les fuera útil en las tareas de la granja por lo que se sorprendieron de ver llegar a aquella niña escuálida. Pero Ana pronto se ganaría el cariño de su nueva familia demostrando que era tan capaz de ayudar en la granja como lo habría hecho un niño.

En sus cuentos, Lucy también puso el acento en el valor de la amistad que su principal personaje, Ana, nos enseñó en sus peripecias junto a sus inseparables amigas del colegio.  

Pipi Lamstrung

ASTRID LINDGREN
Rabén & Siögren - Fair use

 

La estrambótica niña de pelo rojizo y trenzas elevadas al cielo conocida como Pipi Lamstrung nació de la imaginación de una escritora sueca por petición de su propia hija enferma.

Astrid Lindgren, nacida en 1907 en la localidad sueca de Vimmerby, era una periodista que escribía historias breves para diferentes diarios locales. En 1941, cuando su hija Karin de siete años cayó enferma de neumonía, esta le pidió a su madre que la consolara en sus largas horas postrada en la cama explicándole historias divertidas.

Así nació Pipi, una niña huérfana de madre con un padre pirata desaparecido en el océano. Un personaje realmente estrafalario que vivía con varias mascotas y exprimía la vida al máximo pero que también transmitía valores como la autoestima y la superación personal, así como el amor y el respeto hacia los animales.

La historia de Pipi fue rechazada en varias ocasiones hasta que ganó un premio literario y una editorial compró los derechos.  

Heidi

JOHANNA SPIRY
Johanna Spiry - Public domain

La pequeña niña que vivía en los Alpes suizos junto a su abuelo fue obra de la escritora suiza Johanna Spiry quien, tras el éxito arrollador de su simpática Heidi llegó a huir del mundo para refugiarse de tanta popularidad.

En la historia de Heidi se reflejan muchos datos de la vida de la propia Spiry, quien había nacido en 1827 en una pequeña aldea de los Alpes que tuvo que dejar cuando a los catorce años fue enviada a Zurich para estudiar. De vuelta a su hogar, Johanna disfrutó de la vida junto a su familia en los bosques alpinos que volvería a abandonar tras contraer matrimonio con un editor con el que regresó a Zurich.

Johanna no se adaptó a su vida lejos de las montañas y solamente su hijo se convirtió en su consuelo.

En 1871 escribió un libro con fines solidarios, para recaudar fondos para la Cruz Roja Internacional que por aquel entonces ayudaba a los heridos de la guerra Franco-Prusiana.

Heidi nació en aquellos años como entretenimiento para su pequeño al que relató las peripecias de una niña muy parecida a su propia madre.

Heidi enseñó al mundo su sonrisa eterna con la que transmitió valores como la inocencia y el amor por la naturaleza. El cariño que Heidi sentía por su serio pero entrañable abuelo fue también uno de los elementos característicos de un relato en el que se enseñaba la admiración y el respeto por los mayores.

 

Peter Rabbit

BEATRIX POTTER
Beatrix Potter - PD

 

El pequeño Petter Rabit, su familia y sus amigos se coló en los hogares de millones de personas desde principios del siglo XX. Su creadora fue Beatrix Potter, hija de una familia acomodada inglesa que vivía de rentas en una lujosa casa en Kensington. Los veranos eran largamente esperados por la pequeña Beatrix y su querido hermano Bertam, porque los Potter se trasladaban a Escocia o a la región de Los Lagos.

Allí, rodeados de belleza natural, Beatrix exprimía todo lo que los árboles, las plantas o los animales le podían enseñar. Su talento con el dibujo, unido a su pasión por la naturaleza fueron la fórmula magistral necesaria para que naciera Peter Rabbit publicado por vez primera en 1902.

Las historias de Petter Rabit son un ejemplo de ternura, sencillez y bondad con los que Beatrix Potter enseñó a los niños valores como la responsabilidad, la sinceridad y el orden.

 

Los Cinco

ENID BLYTON
Hodder & Stoughton - Fair use

Enid Blyton creó unos personajes inmortales que la ayudarían en su adolescencia a huir de una dura realidad. Su padre había abandonado a su familia cuando tenía diez años y con su madre no tuvo nunca una buena relación.

Aquella joven triste buscó en su imaginación el consuelo que necesitaba e iba a necesitar cuando siendo una mujer casada tuvo que soportar el alcoholismo de su marido.

La primera aventura de Los Cinco nació en 1942 y desde entonces continuaron viviendo más de veinte experiencias inolvidables en las que sus protagonistas nos enseñaron la importancia de la amistad y el compañerismo. Valores que Enid reflejó también en las series Las Torres de Malory y Santa Clara, historias de internados femeninos como los que había conocido la propia escritora cuando era pequeña.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.