Aleteia

Trust o la ciega opulencia

TRUST
HBO
Comparte

La saga de los Getty da ocasión a HBO de ofrecer una serie sobre la ceguera insensible del dinero

Estoy pensando ahora en diversas incomodidades. En incomodidades con las que uno avanza en su escritura. Desde la felicidad no puede escribirse nada, no puede verse bien nada. Hay que ver cine desde la angustia propia, desde una incomodidad y un rechazo por todo lo dado. Hay que mirar el mundo con esa lentitud perdida que tanto añoramos, esa lentitud del que esperaba en la puerta de una cabina a que otro acabara de hablar con la novia o la hermana en Chile. La lentitud del esperador, del que no tiene prisa para nada.

Uno está incómodo con todo. Y escribe desde esa incomodidad de ir acurrucado en el metro y medio de un maletero. En un espacio así, en un espacio cerrado, de oxígeno recalentado y humo de arranque, la escritura brota desde la angustia, y brotan los pensamientos, los recuerdos, que son la ficción del que no escribe.

Allí, precisamente en el maletero de un coche de mafiosos italianos, va John Paul Getty III, el supuesto joven heredero de una fortuna millonaria familiar. El joven Getty, de vida ociosa, pintoresca, artística, alma viva de la noche romana, de calles empedradas, de edificios parduscos, la oscura y fascinante hora del riesgo, del peligro.

Allá va John Paul Getty III, el más joven de una familia adinerada por las inversiones petroleras. Secuestrado en el fondo de un maletero incómodo, acurrucado, mirando y respirando por un mínimo agujero por el que se ve esa Roma imperturbable de siglos.

Acaba de estrenar la plataforma HBO la miniserie Trust, basada en hecho reales, o sea, irreales, donde asistimos a la opulencia y la codicia, a la burbuja millonaria de los Getty, a la ceguera insensible del dinero, encarnada en J. Paul Getty (Donald Sutherland), el patriarca familiar, que vive aislado, en Reino Unido, rodeado de amantes, ajeno a las carencias y las necesidades de un mundo en proceso imparable de extinción.

Vive el viejo Getty en su mansión, en un lujo insaciable de avaricia extrema, alejado, desconfiado y muy conocedor de cada uno de los miembros de su familia, que ansían su herencia, lo que ha ido acumulando en toda una vida. ¿Acumular para qué?

No está dispuesto J. Paul Getty a soltar amarras. A soltar un solo penique por liberar a su nieto. Y así lo anuncia en una multitudinaria rueda de prensa en su mansión: No pagaré ningún rescate. No pagará ningún rescate por su nieto vividor, joven y loco, de ociosa y desenfrenada vida italiana.

Desde que acabó la mejor serie en lo poco o lo mucho que va de año (Counterpart), los que exploramos la tele como una isla secreta hemos encontrado un poco de diversión, un poco de riesgo en Trust, que tiene algo más, un punto frenético que nos saca de la monotonía del domingo por la tarde y nos hace por un rato dejar nuestras incomodidades, para pensar en las de joven Getty, que va ahí, en un maletero, junto a otro, su cara junto a otra cara barbuda de mafioso muerto.

Ficha técnica

Título original: Trust


País: Gran Bretaña/EEUU


Año: 2018


Director/Creador: Simon Beaufoy


Duración: 52 minutos/por capítulo


Género: Drama/Biografía


Reparto: Harris Dickinson, Michael Esper, Donal Sutherland, Brendan Fraser, Hannah New, Silas Carson…

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.