Aleteia

La Caravana que asustó a Trump, llegará con 400 hombres, mujeres y niños a la frontera

TIJUANA,HOUSE OF MIGRANTS CASA DEL MIGRANTE
Comparte

Querían pedir asilo, pero el presidente de Estados Unidos Donald Trump reaccionó como si fuera la invasión universal

Salieron de diversos países de Centroamérica: El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua… Llegaron a México, se metieron por la zona de Chiapas. Sus objetivos eran pedir asilo en el país azteca, continuar su marcha a la frontera, pedir asilo en Estados Unidos… Lo que fuera, con tal de no regresar a las durísimas condiciones que prevalecen en sus países de origen.

Entre hombres, mujeres y niños eran unos 1,200. Pero el presidente de Estados Unidos Donald Trump reaccionó como si fuera la invasión universal. Fue el pretexto perfecto para movilizar a 2,000 o 4,000 miembros de la Guardia Nacional, hasta que el Congreso le otorgue el presupuesto para construir el muro en la frontera con México.

Ayer se dio a conocer que la Caravana “Viacrucis Migrante 2018”, salió de Guadalajara rumbo a Tijuana con apenas 400 personas, incluyendo muchas mujeres y niños. Salió en el tren llamado “La Bestia”, primero con rumbo a Mazatlán, en la costa del Pacífico, para luego ir a entregarse al lado americano, para ser inmediatamente deportados.

Pueblo sin Fronteras, un organismo en Estados Unidos que proporciona ayuda humanitaria a migrantes y refugiados en movimiento, envió una solicitud urgente de voluntarios para el fin de semana del 28 y 29 de abril en Tijuana (que hace frontera con San Diego (California).

La idea de Pueblo sin Fronteras es ayudar a preparar jurídicamente a estos potenciales solicitantes de asilo para que enfrenten con mayor número de herramientas lo que les espera cuando se entreguen a las autoridades estadounidenses.

La duda: ¿pedir asilo en Estados Unidos o quedarse en México?

Según expresó en un reportaje sobre “Viacrucis Migrante 2018” el periódico de Los Ángeles, La Opinión, “irónicamente, aunque la caravana impulsó a Trump a enviar las tropas a la frontera, al cruzar por California el contingente no encontrará tropas todavía”.

La oficina del gobernador de California, Jerry Brown, indicó que el despliegue de la Guardia Nacional en ese Estado, tardará aún varios días o quizá semanas. Además, las tropas de California no se ocuparán de tareas migratorias ni de asistir a la Patrulla Fronteriza en estas tareas, sino de perseguir a criminales, narcotraficantes y tratantes de personas.

No se sabe cuántos de los 400 se entregarán pidiendo asilo, pero estos son los que quedan de la caravana original de cerca de 1,500 centroamericanos, casi todos hondureños, que partieron rumbo al norte hace varias semanas, causando un gran revuelo en Estados Unidos.

Se espera que algunos migrantes se queden en México y el resto, una porción muy menguada, lleguen a fines de la próxima semana a Tijuana. Después de la reacción del presidente Trump es muy probable que la mayoría prefiera no pedir asilo en Estados Unidos.

“Muchos de ellos están aún dispuestos a entrar al proceso de asilo en Estados Unidos y saben que probablemente serán detenidos. Su objetivo no es cruzar ilegalmente, sino entregarse a las autoridades migratorias estadounidenses alegando temor de regresar a su país”, dijo el periódico La Opinión.

Se está planeando además una caravana de solidaridad que partirá de Los Ángeles hacia San Diego para apoyar a los solicitantes de asilo, indicó, también, la organización Pueblo sin Fronteras.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.