Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 21 septiembre |
San Mateo
home iconEspiritualidad
line break icon

Confío en ti

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 21/04/18

Si no confío en los hombres a los que veo, ¿cómo voy a confiar en Dios a quien no veo?

No sé bien cómo brota la confianza en el alma. Es un don que no se merece. Algo que sucede a base de entrega. En el tiempo. En la hondura. En momentos de dolor y de incomprensión. Cuando faltan las fuerzas.

Y súbitamente surge la confianza en quien está a mi lado. Surge sin que nadie pueda preguntarse cómo ha sucedido. Alguien confía en mí. O yo confío en alguien.

Me fío y me dejo llevar por su voz. Porque sus palabras tienen sentido, resuenan en mi alma. Y su vida es fiel a la mía. Y me hace confiar. O soy yo quien da esa confianza a otro.

Surge de repente. Y sé que con poco se puede ir. Puede brotar de nuevo la desconfianza, el miedo. Una ofensa, una omisión, una palabra, un descuido. Y todo se cae de repente.

Miro mi vida. Me daban confianza mis padres. Cuando era niño todo era un peligro. Y mis padres eran la seguridad constante. La certeza que me hacía levantarme cada mañana. Sí, suele ser así.

Pero a veces tampoco es la familia el lugar en el que aprendo a confiar. Cada historia es un mundo. Lo único cierto es que necesito confiar en alguien para no vivir con miedo continuamente.

Alguien cercano. Alguien que me quiere como soy y me da confianza. Alguien que cree en mí más de lo que yo mismo creo.

Hay personas que me enseñan a confiar en el poder que llevo oculto. Porque me aman por dentro. Me llenan de paz. Me dan fuerzas para la vida cuando todo se tuerce.

Pero no siempre es posible encontrar personas que me quieran así. Tengo claro que lo necesito.

Me da pena encontrarme con personas que no se fían de nada ni de nadie. Han sido defraudadas demasiadas veces. Han experimentado la decepción. Han sido heridas y ha brotado en sus almas el miedo y la sospecha para siempre.

El contacto con personas llenas de amargura me puede amargar a mí y hacerme desconfiado.

Leía el otro día: Hay otras personas cuya proximidad, por breve que sea, nos deja maltrechos y extenuados, llenos de desconfianza y como si la existencia hubiese cobrado un agrio sabor. Al separarnos de ellas somos menos que antes[1].

Busco personas que me enseñen a confiar. Personas que me den luz, que me den vida, que me llenen y me hagan creer.

Y me asusta convivir siempre con personas que me vuelven inseguro y desconfiado, minan mi confianza, cuestionan mis talentos.

Deseo crecer en confianza para así fortalecer mi corazón para la vida. Me gustaría fiarme siempre de las intenciones de quienes me quieren y confiar en el amor que me profesan.

No sospechar a la primera de cambio. No ponerlo todo en duda ante el menor tropiezo. No cuestionar siempre sus decisiones.

Me gustaría confiar más en la autoridad. En mi hermano. En mi padre. A veces quiero que los que me aman me muestren a cada paso un amor incondicional. Que su entrega sea de una fidelidad probada.

Y me decepciono con tanta facilidad. Me sorprenden mis dudas y mis miedos. Quiero encontrar rocas en mi vida sobre las que apoyar mis pasos dubitativos.

Una persona comentaba hace poco: “Ya nada me sorprende. Veo actuar a una persona de una forma. Y no me sorprende. No me escandalizo. Quizás he perdido la confianza en el ser humano”.

Puede que me haya vuelto un viejo amargado que juzga la vida desde la atalaya. Como si ya no creyera en la bondad de la naturaleza humana. Y no me sorprendiera que el corazón humano sea débil y caiga, peque y no sea fiel.

Me da miedo llenarme de esa amargura. Dejar de creer en todo el bien que hay en el corazón de cada uno. Incluyendo mi propio corazón.

No creo en la bondad absoluta sin briznas de maldad. Tampoco creo en la oscuridad del mal donde no hay un atisbo de la belleza de Dios. En mi corazón hay una lucha eterna entre mi deseo de dar la vida por amor, y mi egoísmo que me lleva a guardarme por miedo a perder.

Esa lucha constante me hace más humano, más frágil, más de Dios. Pero no por ello más desconfiado.

Quiero tener un corazón de niño para confiar siempre de nuevo. Un corazón capaz de abrirse sin miedo a ser herido de nuevo. Un corazón ingenuo que no pretenda siempre ver debajo del agua la presencia del mal.

Prefiero pecar de ingenuo y confiar. Volver a confiar después de que me hayan hecho daño. Una y mil veces. ¿Es posible? No es tan fácil, lo reconozco. Pero lo intento.

Además sé que, si no confío en los hombres a los que veo, ¿cómo voy a confiar en Dios a quien no veo?

Esa confianza en Dios me parece a veces un don inalcanzable. Pero es la que quiero tener. Para eso ejercito mi confianza en las personas. De la confianza humana a la confianza divina. De apoyar mi vida en rostros que toco, a dejar mi vida en el corazón de Dios.

A veces siento que camino por arenas movedizas. Todo es inconstante, enfrento tantos peligros.

Decía el padre José Kentenich: “Debemos percibir que nos movemos como sobre un volcán incandescente, y contar con una erupción de lava mañana o pasado mañana. El saber estas cosas puede nublar nuestra mirada o bien puede despertar el héroe en nosotros. ¿Y en que consiste este héroe? En la confianza gigante de que Dios es capaz, y está dispuesto, de soportar, solucionar y aflojar a través nuestro una situación tan terrible para la humanidad futura”[2].

Quiero aprender a mirar a Dios con confianza. Él quiere siempre mi bien. Mira mi vida con amor. Se conmueve al ver mi fragilidad. Y se alegra al ver mis pasos torpes.

Ese Dios es el pastor que guía mi camino. La roca sobre la que construyo mi vida. Quiero dejarlo todo en sus manos sin temor. Él lleva el timón de mi barca. Es el piloto de mi vuelo.

Una persona que es piloto rezaba así un día al despegar mirando la pista y al fondo el cielo: “Me has invitado a despegar, me has invitado a abandonarme, en tus brazos. Veo el fondo de la pista. Es gris y parece algo incierto. Pero sé que Tú estás allí, sonriéndome. Doy el paso, enciendo los motores. Todo comienza. Me lanzo en tus brazos”.

Así quiero confiar yo. Miro el cielo y la pista de mi vuelo. No me asusto ante lo incierto. No confío sólo en las fuerzas de mi alma. Me abandono en los brazos de Dios. Es mi vuelo. Es su vuelo.

[1] José Ortega y Gasset, Cuerpo vivido, 26

[2] J. Kentenich, Conferencias de Sión

Tags:
confianzafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
DEVIL,THUMBS UP
Marcello Stanzione
Así avanza la propaganda satanista en internet
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.