Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Colegios privados: ¿tienen los padres derecho a exigir mejor nota para sus hijos?

Comparte

La asociación que aglutina a los profesores del Reino Unido detecta que se ha extendido una conducta impropia de un progenitor

En catalán hay un dicho que otorga plenos poderes al consumidor: “Qui paga, mana”, es decir, “quien paga, manda”. Y, efectivamente, en las leyes del mercado el público tiene mucho que decir porque es a fin de cuentas quien decide si un producto va a ser tenido en cuenta o no.

Pero, como algunos dichos populares, no se puede aplicar a todos los niveles. Tal es el caso de la educación, un ámbito en el que hay una decisión de los padres sobre adónde deben acudir los hijos y al mismo tiempo en el que estos se comprometen a seguir un plan educativo y unas normas que previamente han pensado que son los que más se identifican con los valores de su familia.

De hecho, la educación es una responsabilidad de los padres y la escuela asume parte de esa responsabilidad en la medida en que los padres delegan en ella. Pero una vez llegados al acuerdo, los padres han de seguir la normativa.

Más pago, luego mejores notas

Sin embargo, parece que algunos padres entienden que ya que en los colegios privados se paga específicamente la educación (en los públicos se paga a través de los impuestos), hay un cierto “derecho” a decidir sobre las notas de sus hijos.

Así lo ha manifestado Mary Bousted, presidenta de  la Asociación de Maestros y Profesores del Reino Unido. Tras la conferencia anual que acaba de tener lugar, Bousted manifestó que en los centros privados se da una creciente asociación entre el pago y unas calificaciones más altas.

 

 

Según The Telegraph, esta conducta se ha acentuado con el aumento de un 3,5% de media de las tasas. Consideran que pagar más les da derecho a que sus hijos obtengan notas más altas. Y cuando ocurre que los hijos no llegan a casa con la nota que ellos esperaban, las quejas aumentan.

Con el aumento de quejas, los profesores se lamentan de que aumenta su trabajo y su desgaste psicológico, porque “hay sesiones de revisión adicionales a la hora del almuerzo, después del horario escolar e incluso durante las vacaciones”, según explica Helen Porter, profesora en una escuela de Berkshire.

El sistema privado del Reino Unido continúa siendo un modelo en todo el mundo, pero está claro que la situación es más difícil para los educadores escolares.

La presidenta Mary Bousted cree que el pensamiento que ronda en la cabeza de los padres es: “Estamos pagando todo este dinero para que nuestros hijos reciban educación, por lo tanto, esperamos que obtengan buenas calificaciones en los exámenes y que vayan a una universidad superior”.

La conducta de los padres, desde luego, no pasa desapercibida a los hijos, con lo cual esto incide negativamente también en la educación de los menores.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.