¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Chile: Urge una ley que dé solución a la precariedad de los migrantes

MIGRANTS
Comparte

El nuevo proyecto de Ley de Migraciones en Chile debe dar respuesta a un millón de personas

“Llegué  a  Chile hace un poco más de un año como mi hija de dos años”, dice Natasha, una migrante haitiana que llegó al país sudamericano y que actualmente vive en la Fundación Mater Filius, que acoge a mujeres con embarazos en situación de vulnerabilidad, donde dio a luz a su nueva hija.  Y continúa su relato: “Elegimos Chile para cambiar de vida, pero no fue lo que soñé. Ha sido difícil por el idioma y por la cantidad de papeles que nos piden, como un contrato de trabajo. Todo ha sido muy difícil, muy difícil”.

Natasha y su hija corresponde a los más de 73.000 haitianos que ingresaron a Chile entre el 2014 y 2017, representando un incremento del 4.433% en este periodo.  Según datos entregados por el Departamento de Extranjería y Migración, dependiente del Ministerio del Interior, los inmigrantes entre 2014 y 2017 aumentaron en un 232%, pasando de 416.082 a 966.363 personas.

Este incremento refleja la situación de estabilidad política, social y económica de este país sudamericano; y que constituyen elementos preponderantes al momento de migrar.

La migrantes en Chile representan el 5,5% de la población y la situación de vulnerabilidad, que muchas veces viven, los migrantes han sido portadas de medios de comunicación. Una vez asumido el nuevo gobierno éste iba a dar prioridad a una nueva ley. Es así como el 9 de abril ingresó al Congreso un nuevo proyecto de ley de política migratoria; largamente esperado por políticos, organizaciones sociales y migrantes, porque el que rige en la actualidad data de 1975 y no se condice con la situación actual.

Los objetivos centrales del proyecto – consigna el diario La Tercera–  y de las indicaciones son los siguientes:

 

  1. Acoger y dar un trato justo y humano a los migrantes regulares y a los perseguidos que lleguen a Chile en forma legal.
  2. Combatir el tráfico de migrantes y establecer acciones eficientes y seguras para luchar contra el ingreso irregular y clandestino al país, impidiendo además que personas con antecedentes penales entren a Chile.
  3. Crear una nueva institucionalidad migratoria acorde con los tiempos modernos estableciendo, por una parte, un Consejo de Política Migratoria. Se contempla la creación de un Servicio Nacional de Migraciones.
  4. Establecer un sistema flexible de categorías migratorias sucesivas fuera de la condición de turista o Permanencia Transitoria, que autorizará al extranjero a permanecer en Chile por un período de 90 días con prohibición de realizar actividades remuneradas y que no permitirá el paso a otro tipo de categoría migratoria.

 

Además, el proyecto contempla algunas disposiciones, la más controversial ha sido la diferencia entre haitianos y venezolanos. Porque las personas de la isla deberán acceder a una visa de turista solicitada en el consulado de Chile en Puerto Príncipe, que les dará un máximo de 30 días para personas que vengan con fines de recreación y otros.

Por otra parte, los venezolanos tendrán acceso a una Visa de Responsabilidad Democrática, que les permitirá permanecer durante un año con una prórroga que también considerará una solicitud de residencia definitiva la que deberá ser solicitada en el Consulado chileno en Caracas.

José Tomás Vicuña, director del Servicio Jesuita Migrante, declaró a radio Universidad de Chile que “frente a Venezuela se dice que sufre una grave crisis democrática, ¿pero acaso Haití no sufre también una grave crisis democrática?”. “Se dice que esta política con Haití es por la situación de condiciones indignas que viven acá. Yo trabajo desde 2012 en migración y todas las nacionalidades sufren condiciones indignas”, señala.

El gobierno, por su parte, ha salido al paso de estas críticas diciendo que Chile no ha hecho más que homologar la situación de los haitianos con lo que hace el resto de los países en América Latina, a excepción Argentina y Ecuador. Lo que sí están de acuerdo todos es que urge una ley de migración que dé solución a la precariedad, que muchas veces caen los migrantes, y por el otro que el Estado pueda gestionar y acoger a los extranjeros que eligen este país para establecerse.

El papa Francisco en septiembre del año pasado lanzó la campaña mundial de migración  “Comparte el Viaje” de Cáritas Internacional y dijo  «La esperanza es lo que impulsa los corazones de aquellos que emprenden el viaje». Esa esperanza es la que tiene Natasha al elegir Chile para ella y sus dos hijas.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.