Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo los católicos inventaron el capitalismo

Comparte

El nacimiento del capitalismo está frecuentemente asociado al protestantismo. Pero las raíces del capitalismo son ligeramente diferentes

La idea de que el capitalismo fue una invención de los protestantes fue lanzada en 1905 por el sociólogo alemán Max Weber en su libro The Protestant Ethic and the Spirit of Capitalism.

Aunque en su libro Weber nunca haya afirmado que el capitalismo fue inventado por los protestantes, sus tesis fueron explicadas por sus lectores desde entonces.

Weber sólo escribió que el protestantismo – principalmente el calvinismo – llevó a cabo un papel importante en la historia del desarrollo y formación del espíritu capitalista, que ya existía antes de la Reforma.

De acuerdo con Webber, los protestantes creían que, de acuerdo con la ética específica del trabajo protestante, era inútil para una persona religiosa aprovechar su riqueza y no hacer nada. La riqueza adquirida tuvo que ser redireccionada para la producción. Como consecuencia, el capital acumulado influenció de forma benéfica el desarrollo del capitalismo (y, por lo tanto, la industrialización), particularmente en los Países Bajos, Inglaterra y América del Norte.

El hecho es que, desde el siglo XVII, Europa fue dominada económicamente por algunos países protestantes: primero por la Holanda calvinista, después en el siglo XVIII por Inglaterra. Sin embargo, eso no puede explicarse únicamente por el surgimiento del protestantismo.

Pero antes de la Reforma, hasta el siglo XVI, el país europeo más rico, de lejos, fue Italia, la verdadera patria del capitalismo primitivo.

El desarrollo de la economía capitalista empezó en el siglo XII en el norte de la península de los Apeninos (los estados de la ciudad de Venecia y Génova) y la Toscana.

El Capitalismo, el Renacimiento y el Humanismo

En Italia, fueron establecidos los fundamentos de todas las principales instituciones del capitalismo: el banco (el banco italiano Monte dei Paschi de Siena, creado en 1472, aún es el banco más antiguo del mundo), la contabilidad de entrada doble, la idea de deuda pública, el concepto de empresa, y así sucesivamente.

En el siglo XVI, la floreciente capitalista Italia, que enriqueció al mundo con el Renacimiento y el Humanismo, estaba doscientos años adelante de sus vecinos. La más cercana, sólo más de cien años de retraso, era Francia, de acuerdo con el famoso historiador francés Fernand Braudel.

Lutero como un rebelde contra la Italia rica

Cuando, según la leyenda, Martín Lutero, un fraile agustino alemán, predicó sus 95 tesis frente a la Iglesia de Todos los Santos en Wittenberg, Alemania, el 31 de octubre de 1517, él realmente se opuso al capitalismo inicial de la Italia muy rica y progresista.

Lutero, que rechazó la idea de accionistas por considerarla una especulación financiera inaceptable, no fue reconocido como promotor del desarrollo capitalista por Weber.

El papel del calvinismo

Por lo que se refiere a Weber, el teólogo francés Juan Calvino, el fundador del calvinismo, era más importante. Weber nunca afirmó que Calvino realmente quisiese promover metódicamente la economía capitalista. Según él, ésta fue una consecuencia de su enseñanza, que de alguna forma obligó a los calvinistas a buscar la auto-afirmación en el éxito económico.

Pero el ascenso del Norte Europeo ante el Sur no fue tanto una consecuencia del protestantismo, sino una consecuencia de grandes cambios tras las exploraciones a América (que, irónicamente, fueron iniciadas principalmente por marineros italianos).

Esos descubrimientos llevaron lentamente a la Italia capitalista inicial, cortada por dos océanos mundiales, a un lento declive económico, y trasladó el centro de la economía a los países próximos al Océano Atlántico, principalmente Inglaterra y los Países Bajos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.