Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Valentina Tereshkova: La primera mujer astronauta

TERESHKOVA
Comparte
Comenta

Rusia se adelantó a Estados Unidos en 1963 enviando al espacio a una joven que sufría vértigo pero que era del Partido Comunista y "de origen proletario".

Uno de los aspectos más significativos de la Guerra Fría, el enfrentamiento entre Estados Unidos y la Unión Soviética posterior a la Segunda Guerra Mundial, fue la carrera espacial. En ella, una mujer, Valentina Tereshkova, tuvo un puesto destacado.
En un alarde de poder científico y dominio de la técnica, la Unión Soviética y Estados Unidos estuvieron a la greña por ver quién era capaz de mayores proezas en el espacio.
La guerra había dejado graves daños sobre el territorio de muchos países, pero ahí estaba el espacio desafiando a la civilización para saber quién sería el primero en dominar nuevos escenarios.

Para mayor propaganda soviética

Así, mientras Estados Unidos, Europa y Japón remontaban de una contienda que había roto a toda una generación, la Unión Soviética (aunque también afectada) perseguía una mayor propaganda del régimen comunista a través de sus trabajos en ingeniería espacial, sobre la base de una gran experiencia en armamento e industria pesada.
A Estados Unidos, por su parte, lo avalaba su experiencia en la Historia del Motor y de la Aviación. En 1958 creó la NASA, Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, como entidad que se convertiría en punta de lanza de los logros en el espacio.

Yuri Gagarin se adelanta

Quien da primero da dos veces, dice el refrán. Y así fue. Aunque parecía que los norteamericanos eran más modernos en cuanto a investigación, lo cierto es que en 1957 los soviéticos enviaron al primer ser vivo a dar vueltas en torno a la Tierra: era la perrita Laika. Su nave se llamaba Sputnik 2.
El 12 de abril de 1961, a bordo de la nave Vostok 1, Yuri Gagarin se convirtió en el primer hombre puesto en órbita alrededor de la Tierra.
Los Estados Unidos tuvieron que morderse los nudillos, ya que tan solo 23 días después ya eran capaces de enviar al espacio al astronauta Alan Barlett Shepard.
Fue así como se presentó el siguiente reto y en 1963 (dos años después que Gagarin) la Unión Soviética vuelve a ganar la partida a Estados Unidos enviando a la astronauta Valentina Tereshkova.
Tereshkova nació el 6 de marzo de 1937 en Maslennikovo, Rusia. Era la segunda de tres hermanos. Su familia era humilde: el padre conducía tractores y la madre trabajaba en una fábrica textil.
Cuando la niña contaba dos años, el padre de Valentina fallecía en la Segunda Guerra Mundial.
A los 9 años, comenzó a ir a la escuela, aunque a los 16 se incorporó a la fábrica textil porque debía contribuir económicamente al sostenimiento familiar. Sin embargo, siguió estudiando por correspondencia.
Al mismo tiempo, cultivaba su gran pasión: el paracaidismo. Y ello a pesar de que sufría vértigo. En 1959 consta que ejecutó su primer salto.

Concurso para mujeres

En 1961 fue nombrada secretaria del Komsomol, la agrupación de jóvenes del partido Comunista soviético.
Un año más tarde, el responsable de proyectos espaciales de la Unión Soviética Sergey Korolyov convoca un concurso para encontrar a mujeres con posibilidad de ser astronautas.
Tereshkova se presenta aunque no es militar ni tiene la carrera de ingeniería. También el vértigo juega en su contra. Sin embargo, ella aduce que su amor al partido y a la causa soviética han de ser suficiente garantía. El hecho de que a su padre se le considerara un héroe de guerra también le consta como mérito, así como sus “orígenes proletarios”.
TERESHKOVA
RIA Novosti archive, image #612195 / Saikov / CC-BY-SA 3.0
Así pues, se le unió al Grupo de Cosmonautas, del que formaban parte 5 mujeres, y se sometió a un entrenamiento especial hasta noviembre de 1962. Así fue admitida con carácter de urgencia en la Fuerza Aérea Soviética como miembro honorario.

Chaika al habla

Valentina fue la única que llegó a viajar en nave espacial y lo hizo como civil. Fue el 13 de junio de 1963 y la astronauta estuvo en órbita durante tres días a bordo del Vostok 6. Dio 48 vueltas a la Tierra y sacó fotografías que resultaron de mucha utilidad para la investigación. Su vértigo le hizo tener náuseas.
La señal de llamada de aquel memorable periplo era “Chaika”, gaviota en ruso, y este nombre fue utilizado posteriormente para bautizar un asteroide.
Estados Unidos quedó de nuevo atrasada en la carrera espacial. Su primera mujer debería esperar todavía hasta 1983 y sería Sally Ride.
Valentina se casó con Andrian Nikolayev, astronauta que había viajado al espacio un año antes que ella. En 1964 tuvieron una hija, Yelena Adrianovna. Se licenció en Ingeniería en 1969 y se doctoraría en 1977. Divorciada en 1982, volvió a casarse con el ortopedista Yuliy Shaposhnikov, quien falleció en 1999.

A Tershkova se le ofrecieron varios cargos en el Partido con posterioridad a su trabajo espacial y viajó a conferencias internacionales en favor de los derechos de la mujer.

Retirada, portó la antorcha olímpica en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi de 2014 y sigue siendo un referente patrio.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.