Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Por qué deberías hacer el test de personalidad de los Cinco Grandes

WOMAN ON COMPUTER
Shutterstock
Comparte
Comenta

Es una perspectiva diferente que con el test Myers-Briggs… y los resultados son esclarecedores

Probablemente has oído hablar del test de personalidad Myers-Briggs, pero ¿conoces el test de los Cinco Grandes?

Desarrollado durante varias décadas por diversos psicólogos –y especialmente útil para profesionales de recursos humanos y especialistas en inserción laboral–, el modelo Big Five o de los Cinco Grandes mide cinco rasgos clave:

  1. apertura a nuevas experiencias,
  2. responsabilidad,
  3. extraversión,
  4. amabilidad
  5. inestabilidad emocional.

Por sus equivalentes en inglés, estos factores se conocen con el acrónimo de OCEAN (Openness, Conscientiousness, Extraversion, Agreeableness y Neuroticism).

Cada uno de estos factores se desglosa a su vez en dos subcategorías que exploran cada rasgo desde un ángulo más específico, con percentiles asignados tanto a la categoría mayor como a las subcategorías.

Fíjate en las descripciones más abajo y comprueba si te reconoces en ellas… o, mejor aún, realiza el test tú mismo y recibe un comentario detallado sobre tus resultados.

1. Apertura a nuevas experiencias

En general, la apertura a nuevas experiencias mide tu disposición a explorar nuevas ideas y experiencias artísticas; por lo general se relaciona con altos niveles de creatividad y originalidad.

Tiene dos subcategorías:

  • Intelecto: No es una medida de CI, sino de interés en ideas y conceptos abstractos o complejos. Personas de este tipo devoran lecturas de no ficción sobre una gran variedad de temas. Los hombres tienden a puntuar más alto en este rasgo que las mujeres.
  • Apertura: Las personas muy abiertas son excepcionalmente imaginativas, inspiradas y motivadas por el arte, la literatura, la música, la naturaleza y la belleza. Las mujeres tienden a puntuar más alto en este rasgo que los hombres.

2. Responsabilidad

Este factor mide lo centrada que está una persona en su deber, su organización, su responsabilidad, en una planificación cuidadosa y en el logro de sus objetivos.

Se subdivide en :

  • Diligencia: Estas personas son trabajadoras, responsables y centradas en sus horarios y fechas límite. Puedes confiar en que el proyecto que tengan entre manos estará a tiempo.
  • Orden: A una persona organizada le molestan el desorden y el caos, se centra en los detalles y se rige por las normas y procedimientos. Su maña para el scrapbooking es digna de admiración.

3. Extraversión

Las personas extravertidas se estimulan con la compañía de otras personas y, por lo general, son habladoras. Su cara se ilumina cuando conocen a gente nueva.

A los introvertidos, al contrario, les atrae menos la estimulación externa y prefieren pasar más tiempo a solas; son más reflexivos, reservados, discretos, callados y a veces pueden parecer distantes.

Las dos subcategorías para este factor son:

  • Entusiasmo: El extravertido entusiasta siente alegría y conexión espontáneas al conocer a gente nueva; están contentas y ríen mucho.
  • Asertividad: Las personas asertivas saben cómo expresar sus opiniones y ser influyentes, cautivadoras o incluso dominantes.

4. Amabilidad

Las personas afables tienden a ser obedientes, indulgentes, pacientes, atentas y confiables. Quizás intenten evitar el conflicto, a veces a su propia costa y pueden terminar tragándose sus sentimientos de ira.

Las personas de poca amabilidad se preocupan más de su propio interés que del bien ajeno. Suelen ser escépticas sobre las motivaciones de los demás, directas, incluso cortantes, competitivas, dominantes o incluso depredadoras. Estadísticamente, los criminales tienden a menos niveles de amabilidad.

Las mujeres puntúan significativamente más en amabilidad en comparación a los hombres, con un percentil medio de 61’5 para mujeres frente a un 38’5 para hombres.

Ahora, las subcategorías:

  • Compasión: Las personas muy compasivas son empáticas; se interesan por los problemas de los demás y son más propensas a tener gestos de bondad hacia otros. Los liberales suelen puntuar más alto en compasión que los conservadores.
  • Cortesía: Las personas corteses respetan la autoridad y se incomodan ante la idea de enfrentarse a otras personas; tienden a evitar el conflicto y desean preservar la armonía social. Los conservadores suelen puntuar más alto en cortesía que los liberales.

5. Inestabilidad emocional

Las personas muy inestables emocionalmente son más propensas a experimentar ira, depresión o ansiedad como respuesta a acontecimientos que no afectarían a otras más estables.

Tienden a centrarse ansiosamente en el pasado o el futuro, tienen dificultades para gestionar el estrés y son más propensas a sentirse amenazadas o vulnerables. A menudo están de mal humor.

La inestabilidad emocional se divide en:

  • Abandono: Las personas con alto nivel de abandono suelen tener dificultades para gestionar situaciones con aspectos imprevistos o complejos. Cuando se enfrentan a nuevos desafíos, su primer instinto es retirarse, abandonar. Quizás sientan también tristeza, pena, soledad o decepción durante periodos de tiempo más largos que otras personas.
  • Volubilidad: Las personas volubles viven en una montaña rusa de pronunciados altibajos emocionales. Se molestan con rapidez, se meten en disputas, se comportan mal o descargan su rabia con más libertad.

No es perfecto… pero tampoco impreciso

El modelo de los Cinco Grandes no es perfecto, ya que omite otros elementos fundamentales como la religiosidad, el sentido del humor, la masculinidad o feminidad… por nombrar solo algunos. Y el método de autoevaluación puede dar lugar a imprecisiones, sobre todo si se está molesto o deprimido en el momento del test.

Sin embargo, en general, el test de los Cinco Grandes ha dado resultados de confianza que predicen consistentemente y de forma fidedigna la adaptación y desempeño en el lugar de trabajo. Algunos empleadores lo utilizan para filtrar solicitantes de empleo.

El test también es válido para todas las culturas, con la tendencia de las mujeres a puntuar más en inestabilidad emocional y amabilidad independientemente de su nacionalidad.

Otro patrón transcultural: los hermanos o hermanas más pequeños de todo el mundo tienden a ser más abiertos y amables —y menos responsables— que sus hermanos mayores.

Puedes realizar el test en unos 15 minutos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.