Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Paraguay: El caso del policía que genera dolor y solidaridad

PARAGUAY
Facebook Ejército Paraguayo
Comparte
Comenta

Los obispos paraguayos emiten sorprendente comunicado para derogar ley que creó fuerza de élite que combate al grupo guerrillero EPP

Una vez más el norte de Paraguay se ha transformado en escenario de noticia debido a un episodio que genera angustia e incertidumbre, pero que al mismo tiempo despertó solidaridad.

Se trata de la situación suscitada alrededor de Edelio Morínigo, un joven policía secuestrado por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en el año 2014 y sobre el cual por estos días circularon diversas versiones sobre su muerte luego del hallazgo de una serie de documentos en uno de los campamentos del grupo guerrillero.

El caso de Edelio, considerado el caso de secuestro más largo en la historia de Paraguay, ha vuelto a conmover a la opinión pública en los últimos días y sus familiares se han movilizado en procura de obtener alguna respuesta.

Como gesto de solidaridad, este viernes un grupo de colonos menonitas, grupo particularmente afectado por las acciones de extorsión y secuestro del EPP, decidió visitar a la madre del joven suboficial de policía para expresarle apoyo y contención en estas horas tan difíciles.

Uno de los momentos más emotivos se dio durante el abrazo entre Don Abrahán Fehr –quien también perdió a su hijo a manos de este grupo armado- con Obdulia Florenciano y Apolonio Morínigo, padres del suboficial de policía, por ende, todos víctimas del autodenominado EPP, recoge Última Hora.

 

 

A diferencia de los colonos menonitas u otras víctimas de este grupo, en el caso de Edelio no se pedía dinero a cambio de su liberación, pues era considerado prisionero de guerra y se lo exponía para un posible canje.

En el medio de este drama surge también el debate vinculado a las Fuerzas de Tarea Conjunta (FTC), un grupo de élite destinado al combate del grupo guerrillero al norte del país, pero que viene siendo duramente cuestionado en el entendido de que no ha actuado de forma satisfactoria en el cumplimiento de su deber. El trato de la situación del joven policía y lo del trascendido de los documentos fue la gota que derramó el vaso.

Uno de los últimos pronunciamientos al respecto tiene que ver con los propios obispos paraguayos de la región norte del país (incluyen las diócesis de Concepción y San Pedro), quienes emitieron un sorpresivo comunicado pidiendo la derogación de la ley que dio lugar a la creación de este grupo de élite.

“Nos unimos al dolor de ña Obdulia, don Apolonio, padres de Edelio Morínigo; de don Félix Urbieta y con las demás víctimas de los secuestros y sus familias”, expresan en un comunicado, indica Última Hora, al tiempo de denunciar que los pobladores de la zona norte son víctimas de abusos por parte de las fuerzas públicas.

“A través de la presencia de la Fuerza de Tarea Conjunta, que utiliza la fuerza pública en forma desmedida, atropellando los hogares y destruyendo sus humildes pertenencias; realizando intervenciones con detenciones irregulares, torturas, extorsiones, acoso sexual, maltratos físicos y psicológicos”, indican.

“Asistimos con dolor las noticias de los rehenes muertos y de otros cuya suerte está en la incertidumbre y desconfianza, la muerte de campesinos, policías y militares, el ambiente de zozobra y miedo en varias comunidades. Lamentamos la decisión de la FTC, que ha cerrado las puertas del diálogo en la búsqueda de soluciones con la Pastoral Social”, indican, al tiempo de pedir la derogación “inmediata de la Ley 5036/13, que crea la Fuerza de Tarea Conjunta”. 

En tanto, el EPP desde hace años tiene en vilo a la población del norte de Paraguay y ahora, tras los colonos menonitas y los secuestrados, resurge gracias a la situación del joven policía. Su familia ya ha manifestado que no descansará hasta que haya alguna respuesta de parte de las autoridades y reclama el cuerpo del policía en caso de que la información sobre su muerte sea confirmada.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.