Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los cinco milagros del Perú: “Mi vida y la de ellos valen la pena”

QUINTUPLETS
Familia Reyes Aranguren
Comparte

Madre peruana le dijo Sí a la vida y obtuvo quintillizos. Participarán en la Marcha por la Vida 2018

“Los quintillizos de Pisco” ahora tienen ocho años. Su historia se inició cuando con apenas unos segundos de diferencia entre cada uno; Fernando, Gabriel, Melania, Leandro y Verenice llegaron al mundo el mismo día. Para los Reyes Aranguren la noticia fue la más esperada de sus vidas.

Cuando Patricia Aranguren recibió la noticia de que no podría quedar embarazada. Ella se resistía a dejar de ser madre. Habían decidido adoptar. Sin embargo Rubén Reyes no perdió la fe y juntos decidieron intentarlo nuevamente. “Descubrimos que todo este tiempo estuvimos preparándonos para ser padres”, compartió el agradecido padre para la televisión peruana.

En el vientre de Patricia crecían los cinco milagritos de esta familia. Sus latidos, pataditas, y movimientos estaban como sincronizados. Cuando eran registrados siempre los cinco estaban atentos, como si cada uno se disputara un espacio dentro del vientre de su madre.

El regalo de cinco vidas

Les tocó decidir por la vida. La esperada bendición llegó en julio de 2008. Los médicos les informaron que eran seis. La vida de Patricia estaba en riesgo. Su vida se transformó en un reto. “Cuando los médicos me indicaron que debía decidir por la vida de los niños o la mía. Le dije sí a la vida”, compartió la madre peruana, quien por esos años, convirtió a su familia en noticia nacional.

Fueron cinco los milagritos que la vida les regalo, pues al nacer uno de ellos murió. Patricia llevó un embarazo en cama desde el sexto mes. Aun así jamás se arrepintió de la decisión tomada. Como esposos les tocó decidir sobre la vida futura de sus hijos. “Si ya tenía la bendición de ser madre, ¿Cómo podría negarles la vida a mis propios hijos?”.

Los médicos les dijeron que era improbable que en el Perú nacieran sextillizos, y les dieron la puerta abierta para abortar. “Nos explicaron que si dábamos nuestro consentimiento se podría pinchar tres bolsas gestacionales, para quedarnos solo con tres”, automáticamente dijieron: No. Los dos pensaron igual. “Dejamos decidir a Dios”. “Y así fue, buscamos los médicos adecuados, y los encontramos. Las puertas se nos abrían a la vida”. Ahora sus vidas los llenan de felicidad, reflexiona el afortunado padre peruano Rubén Reyes.

Familias peruanas marcharán por la vida

Con apenas un kilo de peso los cinco llegaron al mundo. Pese a las dificultades en su salud sus padres se comprometieron a luchar por sus vidas. En 2013 se convirtieron en la familia símbolo de la multitudinaria Marcha por la vida, una celebración a la vida, que se realiza una vez al año en el país. Y es que desde 2002 se instituyó el “Día del Niño por Nacer” mediante el decreto legislativo 27654, cada 25 de marzo, desde entonces todas las familias en Perú son convocadas a defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural. 

QUINTUPLETS
Familia Reyes Aranguren

Con sus cinco hijos ahora de 9 años la familia pisqueña ( al sur del Perú en la región Ica ) invitan a celebrar la vida. El próximo 5 de mayo las calles de Lima se llenarán de familias y jóvenes que celebran la vida. El pasacalle familiar en su última edición de 2016 congregó a más de un millón y medio de personas a nivel nacional. Mientras que en 2015 el Arzobispado de Lima obtuvo el premio Effie Perú de Oro, en la categoría Marketing Social, por la campaña de la Marcha por la Vida Lima 2015 denominada “La marcha más grande de Hispanoamerica”. 

Para este año se espera congregar a más personas. Los jóvenes voluntarios reconocidos para este evento como ex guardias del Papa, participarán con la misma fuerza con la que entonaron los cantos y las arengas en la misa papal, en la Base de la Palmas. Los jóvenes aceptaron el llamado del cardenal Juan Luis Cipriani, para ser parte de los voluntarios por la vida.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.