¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

La Marea Humana: Occidente, necesitas hacer un ‘mea culpa’

HUMAN FLOW
Participant media
Comparte

Un documental de Weiwei sobre la incapacidad moral del primer mundo para seguir luchando por los derechos humanos que tanto pregona

Ai Weiwei tiene una rara desenvoltura a la hora filmar el mundo de las migraciones. Cuando tenía un año ya fue llevado a un campo de trabajo chino junto a su familia. Su delito fue ser hijo de su padre, el poeta Ai Quing. Tardaron casi 20 años en volver a Pekín. Después él mismo se convirtió en artista y activista por los derechos humanos, cosa poco recomendable en China. Quizá por eso acabó viviendo en Berlín, desde donde ha pensado y elaborado este monumento documental titulado La Marea Humana (2017).

La película es preciosa y larga. Retrata uno de los problemas más acuciantes hoy en día: la creciente aceleración a nivel mundial de las migraciones. Las posibles razones son muchas: el petróleo, las guerras, la globalización neoliberal, las crecientes desigualdades, la pobreza, el hambre, los social media, la mejora de los transportes, etc. Todas ellas conectadas entre sí en una especie de bucle que, por su extrema complejidad, se antoja ineluctable.

Sin embargo, el acento no está puesto únicamente en la denuncia o en el mero análisis de un hecho apabullante y cada vez más innegable como es el incremento de movilidad de la especie humana en el planeta tierra. Lo que tras ver el largometraje se te queda clavado en el pecho es la incapacidad moral del primer mundo para seguir luchando por los derechos humanos que alumbró. 

Es verdad que vemos retratados también campos de refugiados en el Kurdistán, Jordania y Bangladesh. Allí las diferentes entidades luchan noche y día para acoger con la mínima dignidad a cientos de miles de refugiados afganos, iraquíes, sirios o rohinyas que huyen del furor genocida en Myanmar.

Sin embargo, el peso del relato gira en torno a la infidelidad del primer mundo a sus propios principios y declaraciones –léase, principalmente, la Unión Europea y los Estados Unidos de América, por no mencionar a Israel y su cruenta historia en Gaza, por ejemplo.

El documental es un enorme carrusel de imágenes extrañamente arrebatadoras, por su belleza y por su desnudez. El tempo del desfile de impresiones es pausado y constante. La realidad se fotografía como perezosa y ralentizada. Se usa la inmovilidad, la lentitud y el silencio para rehumanizar las cifras. El relato se libera de la pesadez y de la gravedad del tema, sosteniéndose en una ligereza imposible, que nunca cae en el nihilismo o en la banalización. Por el contrario: comunica una irreductible positividad acerca de lo humano.

Ai Weiwei deviene un astronauta audaz, capaz de avistar la humanidad desde increíbles planos cenitales (selvas, desiertos, mares). Combina la nimiedad del ser humano con su condición de enjambre nómada. Convierte barcazas repletas de inmigrantes clandestinos en curiosas flechas enmarcadas en el blanco de la espuma marítima. El petróleo incendiado por el ISIS en Mosul se acaba sintetizando en un cielo dantesco e infernal y en una mugrienta vaca que renquea entre ruinas. Desfilan ante nuestros ojos poemas ancestrales, los titulares de Newsweek y Der Spiegel, y multitud de spin-doctors que pespuntean este ballet narrativo, extravagante y tierno.

Sin rebajar un ápice el drama del que se habla, Ai Weiwei retrata la destrucción. Y lo hace ingeniosamente. Asistimos a escenas durísimas: restos de naufragios en Lesbos o en los desiertos del mundo, gases lacrimógenos en Idomeni, demolición en Calais, supervivencia y destrucción del ISIS, la todopoderosa Alemania mostrando su fragilidad en un irónico intento de cuadricular la vida en el aeropuerto de Tempelhof, un guardia fronterizo norteamericano acercándose en su quad a controlar al equipo de grabación.

Pero quizás lo que más sorprende es que nunca desaparece del encuadre la solidaridad. Testimonios. Expertos. ONGs y agencias haciendo su trabajo. Y, sobre todo, la convivencia del director con los refugiados, una de las claves de esta producción. Weiwei, junto a su familia y sus ayudantes, se cuela constantemente delante del objetivo, juega y protagoniza extravagantes rituales en los que se deja rapar el pelo por un refugiado o le corta él mismo el pelo a otro, y atiende a niños, mujeres y hombres desesperados o enloquecidos.

El resultado destila conmiseración, picardía y alegría. Más de dos horas de deleite estético e intelectual.

 

Ficha Técnica

Título: La marea Humana


Año: 2017


Países: Alemania, USA y China


Género: Documental


Director: Ai Weiwei


Duración: 144 min.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo