Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Qué haces para estar sano?

GROCERIES
Goran Bogicevic - Shutterstock
Comparte
Comenta

Los beneficios de realizar alguna actividad física y cuidar tu alimentación

 

Es importante reflexionar acerca de lo que estamos haciendo a diario para mantenernos sanos. ¿Hacemos algún tipo de actividad física? ¿Nos alimentamos correctamente?

Nuestra rutina diaria, ya sean por estudio o trabajo, nos impide muchas veces dedicar tiempo a relajarnos y distraernos a través de algún deporte o actividad que nos ayude a mantenernos sanos física y mentalmente.

El sedentarismo nos provoca distintos problemas de salud, por esta razón la necesidad de mantenernos más activos. Para ello la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, al menos, 30 minutos de actividad física moderada en el día, sumar 10.000 pasos cada día, fraccionar y disminuir al máximo el tiempo sentado.

¿Cómo? Incorporando “pausas activas”, es decir, periodos de 10 minutos donde realicemos estiramientos, movimientos con brazos y piernas, caminar o moverse dentro de las posibilidades laborales, sobre todo aquellas personas que trabajan mucho tiempo sentadas.

© Dirima / Shutterstock

Muévete

Estos son los beneficios de realizar con regularidad una actividad física:

  1. Ayuda a mantener un peso saludable o a disminuirlo junto con un plan de alimentación adecuado.
  2. Contribuye a la prevención del sobrepeso y la obesidad, tanto en niños como en adultos
  3. Mejora el perfil lipídico, disminuyendo las concentraciones de triglicéridos, LDL (colesterol “malo”) e incrementando las HDL (colesterol “bueno”).
  4. Disminuye el depósito de grasa abdominal y por lo tanto el riesgo de padecer enfermedades metabólicas como diabetes, dislipemias o hipertensión arterial.
  5. Mejora la sensibilidad a la insulina, el metabolismo de la glucosa y el control metabólico de las personas con diabetes, pero debe estar controlado por su médico, nutricionista o cardiólogo.
  6. Previene las enfermedades cardiovasculares.
  7. Mejora el control de la presión arterial en hipertensos.
  8. Mejora la capacidad respiratoria.
  9. Contribuye a la salud de los huesos manteniendo la integridad de la densidad ósea.
  10. Tiene efectos psicológicos positivos:
    • aumenta la autoestima,
    • disminuye la ansiedad
    • la depresión.
FOOD
Photka - Shutterstock

Aliméntate bien

Cuando realizamos algún tipo de actividad física deberíamos tener en cuenta algunos aspectos fundamentales relacionados con la alimentación.

Incluir a diario los siguientes grupos de nutrientes y alimentos te mantendrán en buena forma y te ayudarán a realizar mejor tus actividades.

  • Hidratos de carbono: Deben formar parte de nuestra alimentación cuando hacemos ejercicio porque son el principal combustible para nuestro organismo. Los puedes incorporar al consumir 4 – 5 frutas al día y 3 a 4 porciones de vegetales.
  • Proteínas:  Tomar proteínas de buena calidad a diario es ideal. Para ello conviene comer 1-2 porciones de carnes magras, 1 huevo y 2 – 3 porciones de lácteos descremados al día. En el caso de personas vegetarianas o veganas se pueden obtener proteínas combinando correctamente cereales y legumbres .
  • Grasas saludables: No todas las grasas son necesarias y adecuadas. A la hora de condimentar los platos debemos elegir aceites de origen vegetal como el de girasol alto oleico, el de maíz, el de oliva, el de canola, el de soja o el de semilla de uva. Tomar una pequeña porción de frutos secos al día, semillas, aguacate y aceitunas también es saludable.
  • Aguas o bebidas isotónicas: La hidratación es un pilar fundamental durante la actividad física. Debe hacerse correctamente antes, durante y después. El agua es la bebida más recomendable, pero si la actividad es muy intensa seguramente se necesite una bebida isotónica para aportar la glucosa y los minerales consumidos durante el ejercicio.
WOMAN WALKING
Morakot Kawinchan - Shutterstock

Sugerencias para empezar a moverte

  1. Caminar, pedalear, patinar…
  2. Evitar el ascensor. Elegir siempre las escaleras tanto para subir como para bajar.
  3. Estimular los juegos que impliquen movimiento al aire libre.
  4. Hacer un ejercicio físico que nos guste: bailar, patinar, jugar al fútbol.
  5. Lavar el auto, limpiar la casa, realizar tareas de jardinería. Todo ayuda
  6. Ir a hacer las compras caminando.

Decídete a dedicar unos minutos al día a tu cuerpo. Todavía estás a tiempo. Comprobarás enseguida estos múltiples beneficios de moverse al tiempo que te animarás a cuidar más tu alimentación.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.