¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El 40% cree que él (o ella) hace más caso al móvil que a la pareja

Comparte

¿Juntos hasta que el teléfono nos separe? Algo así parece advertir un estudio.

¿Han oído hablar del phubbing? Es la terrible sensación de ninguneo, de estar delante de otra persona pero comprobar que ella (o él) no nos atiende lo más mínimo.

En las relaciones de pareja, como es lógico, el phubbing es letal. Los estudios hablan de que muchas parejas rompen su relación por no sentirse escuchadas o atendidas mínimamente por la persona a la que aman.

Sin embargo, el causante de la ruptura (o al menos del deterioro en la relación) no es una persona. “El otro” (o “la otra”) es… nada menos que el celular.

Según un estudio elaborado por la empresa de seguridad informática McCafee, el 40% de las personas dice sentir que su pareja, cuando están a solas, está más pendiente del smartphone que de ellos.

Whataspp, correo personal o del trabajo, twitter, instagram, notificaciones de otras aplicaciones… Toda una reata de cantos de sirena que si uno no ha decidido antes poner entre paréntesis, se lleva por delante la relación de amistad o de pareja.

Resulta descorazonador, y no es el único dato de alarma que se desprende :

  • Un 33% siente que tuvo que competir con el teléfono en su primera cita para que el otro le atendiera.
  • Un 45% recuerda haber discutido con un familiar, amigo o incluso pareja por estar conectado mientras estaban juntos, lo cual mermaba su atención.
  • Un 38% pasa el mismo tiempo conectado a un smartphone que interactuando en vivo con otras personas.

La encuesta se efectuó en 13.000 adultos que emplean diariamente el teléfono móvil.

¿Te has preguntado qué supone para ti la persona que tienes enfrente? ¿La tratarías del mismo modo si hoy fuera el último día que pasáis juntos? ¿Consideras que la has tratado como se merece o podrías haberle prestado mayor atención?

Conviene que nos hagamos estas preguntas antes de que hayamos perdido a alguien por el camino.

Un celular es sustituible, la amistad y el amor no.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.