Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El nuevo álbum de sor Cristina: 12 canciones pop que dedico a Dios

Andrea Raffin / Shutterstock.com
Comparte

Desde "Piccole Cose" a "Shine": salió el 23 de marzo la nueva aventura musical de la religiosa de "La Voz". "En cada salto que hecho el Señor me ha tranquilizado"

Han pasado los clamores mediáticos de su victoria en el concurso musical La Voz de 2014, cuando la joven novicia se volvió una estrella global con alrededor de 100 millones de visualizaciones de su estrepitosa interpretación de No One de Alicia Keys, sor Cristina ha continuado con esfuerzo su camino de vida y espiritual con las hermanas Ursulinas de la Sagrada Familia en Milán.

Mientras tanto participó en el musical Sister Act y sobre todo lanzó su primer álbum inédito, que se distribuyó el 23 de marzo. 12 temas pop radiantes y ricos de positivismo, de los cuales algunos en inglés y portugués, y un título que hace entrever el optimismo: Felice.

El consuelo del Señor

Si sor Cristina llegó a esta producción lo debe al hecho de haber partido de cero durante estos años. “Personalmente – dice – crecí mucho gracias a esta experiencia. El Señor ha elegido etapas importantes para hacerme crecer, de los dos años de noviciado pasados en Brasil a La Voz. Todos saltos al vacío, en los cuales Él me tranquilizaba y estaba siempre delante de mí”.

“Canciones que dedico a Dios”

Así maduró la aventura de Felice. “Son canciones de amor que dedico a Dios – subraya sor Cristina – pero quien quiera puede dedicarla a su mamá, a su novia, a su esposo. Deseo llegar también a quien no ha conocido a Jesús con textos que, de una manera implícita, contengan también su mensaje”.

De las sombras a los smartphones

Estos son los temas principales: “L’ombra che non ho più habla de quien soy yo, de lo que he elegido, de las sombras que han desaparecido una vez que he encontrado al verdadero amor, Cristo. Porque todo lo que necesitamos es el amor, canto en Love to hold me, por lo tanto, tomemos nuestra vida entre las manos y hagamos un cambio, digo en Shine“.

En Piccole cose“he querido dar voz al sufrimiento de quien sufre por la pérdida de una persona querida mientras Come gli angeli habla del aislamiento de los chicos de hoy, encerrados en sí mismos, entre audífonos y smartphones”

Felice es el “milanés afanado”

Felice es la canción que “desea a todos ser feliz como ella, mientras que Come gli angeli es el tema anti “milanés afanado”. “Será que vivo en Milán y todos están siempre de prisa, ya no se mira a la cara. La escena que imagina la canción es la de un chico con audífonos enormes, los ojos pegados al celular, completamente aislado del mundo exterior. Y no se da cuenta que está perdiendo tiempo valioso, quizá para intercambiar dos palabras con alguien. Si hablas con alguien, en Milán, en el metro, la reacción es de susto: ¿oh dios, qué habrá hecho mal?

Misión “pop”

“Creo – continúa sor Cristina – en la misión del pop, un lenguaje para encontrar un diálogo con los jóvenes sobre temas profundos. Los frutos existen: me lo confirma el entusiasmo de los 5000 jóvenes a quienes animé en la reciente vigilia de oración en espera del papa Francisco en San Giovanni Rotondo”.

Y está bien también que se defina una religiosa “transgresora”. “Jesús no era común y corriente, y fue muy criticado: su objetivo era ir hacia los últimos, hacia aquellos que no habían encontrado su rostro” (Avvenire, 22 marzo).

Presentaciones gratuitas

En Vanity Fair (22 marzo) se saca una piedrita del zapato: “La gente piensa que, después de ir a la televisión, ahora soy riquísima. No es así. Yo no puedo recaudar nada, que quede claro, he hecho un voto de pobreza. Pero el dinero podría ayudar a seguir adelante a la congregación. La estructura es muy grande, tiene una escuela de maternidad con 80 niños y una residencia estudiantil con 40 muchachas”.

“Me buscan para muchas iniciativas – subraya sor Cristina – y yo voy gratis, sobre todo si se trata de eventos de beneficencia, como el último en el que participé para recaudar fondos sobre la esclerosis múltiple”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.