Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Etiopía: fabricar moda es más barato que en China

ETHIOPIA
Comparte

¿Es una tierra prometida? ¿Favorecerá el desarrollo del país? ¿O enriquecerá a los grandes de la moda y dejará igual a la gente del país?

Después de haber exprimido las posibilidades de países como India, China, Sri Lanka o Bangladesh, el negocio de la moda sorprende con un eslabón más en la cadena. Ha aparecido en el mapa Etiopía como foco de fabricación.

Este nuevo punto geográfico se debe a un proceso de inversión de 250 millones de dólares procedentes de capital chino, con los que se ha creado Hawassa Industrial Park.

Según el Primer Ministro etíope, Arkewe Oqubay, quien ha propiciado esta inversión, se trata de un área ecosostenible, donde se reciclará el 90 por ciento del agua que se utilice en los procesos industriales (un dato sorprendente teniendo en cuenta que el textil es uno de los sectores más contaminantes del mundo en la actualidad).

Medidas que atraen inversores

El Estado quiere que en 2025 Etiopía se haya convertido en el mayor hub de África. Para ello, ha lanzado medidas que facilitan la inversión extranjera. La más importante es que durante los primeros 5 años la empresa no deberá pagar impuestos. 

Para las cadenas de fast fashion y de moda en general, Hawassa Industrial Park es una forma de generar más beneficios para las marcas. Además de este período exento de tasas, el sueldo de un trabajador etíope en el sector textil es de 25 dólares al mes. Piénsese que -según datos de Fatex, la feria más importante de fast  fashion que se celebra anualmente en París- en 2013 el país con el sueldo más bajo del mundo era Bangladesh y allí se pagaban 50 dólares mensuales.

AFP PHOTO/MUNIR UZ ZAMAN
Trabajadores se manifiestan en Dakar en protesta por las condiciones laborales de los trabajadores textiles

Cinco años más tarde, la industria textil ha generado el modo de pagar todavía sueldos más bajos a los trabajadores (se espera llegar los 100.000). Cabe preguntarse si esto es justo o si contribuye a que la brecha social entre ricos y pobres en el mundo se haga más profunda.

Desde el punto de vista puramente económico, esto baja sustancialmente los gastos con respecto a la fabricación en China, porque el sueldo medio de un trabajador del sector textil es allí de 582 dólares, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según la misma fuente oficial, Laos, Mianmar y Camboya sitúan los sueldos en torno a los 100 dólares, lo que los coloca a la cola del mundo, en el grupo de países que están por debajo de los 200 dólares mensuales. Etiopía, pues, rompe el récord por desgracia ahora que ha entrado en las listas de países fabricantes.

Mismos precios en Occidente, más beneficios

Sin embargo, este nuevo parque industrial plantea varios interrogantes. El primero, ¿bajarán sus precios las marcas que fabrican ahí? Empresas como H&M, Levi’s, Guess, Tommy Hilfiger, Cortefiel y Calvin Klein tienen allí parte de su producción desde que se puso en marcha en julio de 2017, pero no se ha dado a conocer un descuento importante en las etiquetas de sus prendas cuando aparecen en Occidente.

El segundo interrogante, y más importante, es saber qué trato (y qué sueldo) recibirán los trabajadores que sea justo y acorde con el trabajo que realizan y para quien lo realizan.

En este sentido, algunas empresas de las 18 que se han instalado en el nuevo complejo se han apresurado a lanzar mensajes positivos y asegurar que se vive la Responsabilidad Social Corporativa. Este es uno de los vídeos que ha distribuido PVH, una de ellas:

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.