Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Cumbre China-Corea del Norte: empieza el diálogo y la distensión en el Pacífico Norte

Kim Min-Hee / POOL / AFP
Comparte
Comenta

China se erige en el gran árbitro del acuerdo a cuatro bandas: USA, China, Corea del Norte y Corea del Sur

El presidente de Corea del Norte, Kim Jung-un, anunció su “compromiso en la desnuclearización” del país durante su visita oficial a Pekín, donde se entrevistó con el presidente chino, Xi Jimping.

Esto significa un alto grado de distensión en el Pacífico Norte tras los lanzamientos de cohetes y misiles nucleares de largo alcance con amenazas a Corea del Sur, Japón e incluso Estados Unidos. Corea del Norte se estaba quedando sola en el mundo y contra todo el mundo, y eso no hay país que lo aguante por mucho tiempo.

La visita relámpago de Kim Jong-un a Pekín, que viajó en un tren blindado, llegó tras años de relaciones tensas con su vecino, la República Popular China. En Pekín, Kim anunció un plan de desnuclearización, condición sine qua non para la distensión en la zona. El presidente chino actúa como garante del plan norcoreano. 

Estos días ha llegado también el anuncio de una entrevista entre los presidentes de las dos coreas, Kim Jong-un y Moon Jae-un. La entrevista entre los primeros mandatarios coreanos se realizará el 27 de abril próximo en la zona desmilitarizada de Panmunjom, entre las dos coreas, en el paralelo 38º. Panmunjom es el lugar donde se firmó el tratado de paz y no agresión entre las dos coreas al término de la guerra en 1953.

Este será el tercer encuentro entre los presidentes de las dos coreas, el cual ha venido precedido por encuentros a alto nivel entre delegados de los dos países. Corea del Sur ha anunciado que acepta esta reunión porque Corea del Norte ha aceptado que en las conversaciones se discutirá de los programas nucleares y de mísiles, según afirma la agencia surcoreana Yonhap.

Todo esto ocurre antes de la entrevista del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con presidente norcoreano, Kim Jong-un, prevista para finales de mayo. La entrevista con Xi Jimping indica que la solución a la desnuclearización de Cora del Norte pasa por Pekín, y China se erige en el gran árbitro del acuerdo a cuatro bandas: USA, China, Corea del Norte y Corea del Sur. China ha prometido a Corea del Norte un paraguas en caso de que no haya un acuerdo con los Estados Unidos.

Por su parte, Donald Trump, informado por Xi Jimping, se ha manifestado exultante por el anuncio de Corea del Norte de desnuclearizar la península de Corea, y ha dicho incluso que está “ansioso” de entrevistarse con Kim.

Japón ha manifestado, a través de su primer ministro Shinzo Abe, que quiere ser también un actor del acuerdo a cuatro bandas. El premier japonés ha dicho en el Parlamento de su país de “hemos llegado a una situación en que finalmente el régimen de Pyongyang busca el diálogo. Es fundamental que Corea del Norte decida de manera irreversible abandonar el programa nuclear y de mísiles”.

Japón ha actuado siempre desde una posición de dureza frente a Corea del Norte, tanto a nivel diplomático, económico y en el mantenimiento de las sanciones comerciales. Shinzo Abe ha anunciado que quiere entrevistarse con Donald Trump, el próximo mes, y le gustaría entrevistarse también con el presidente norcoreano, Kim Jong-un. La última reunión entre Corea del Norte y Japón, al más alto nivel, fue el año 2011.

¿Y Rusia? También Rusia está interesada en los planes de Kim Jong-un, pues tiene frontera con Corea del Norte y no quiere que se le excluya de cuanto pasa en el Pacífico Norte. De momento, Vladimir Putin no será el mediador y ha dejado el camino abierto a Xi Jimping.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.