¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Los “siete potajes” que alimentaron a los damnificados de las inundaciones en Perú 

Doctor J
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Jueves y viernes Santo solidarios al norte del Perú

Dar de comer y beber a más de 3 mil personas es la misión de Manuel Yarlequé Saavedra. Esta vez, no estuvo solo para cumplirla. Debía preparar siete potajes y así lo hizo. El pueblo de Catacaos en Piura, la región norte del Perú, celebró el jueves Santo asistiendo a los afectados por las inundaciones producidas por el fenómeno de El Niño Costero que azotó la costa norte en 2017.

Enormes colas se apreciaban en las calles de la ciudad, también conocida como una de las zonas más famosas de artesanos en Piura, como lo cuenta el diario El Comercio https://elcomercio.pe/peru/jueves-santo-catacaos-dia-compartir-necesitados-noticia-508293. Todos esperaban ingresar a la casa del depositario (encargado de dar de comer a los pobladores) quien según la tradición conocida con el nombre de “los siete potajes” busca emular la última cena de Cristo, pero esta vez tiene como fin compartir con los más necesitados.

La madre de Manuel fue la encargada de preparar los alimentos. Con 78 años Ana Saavedra Rojas contó con la ayuda de más de 50 personas para esta hazaña. Desde hace un año la familia Saavedra sabía que debía reunir  todo lo necesario para preparar estos deliciosos potajes. Se utilizaron más de 15 kilos de arroz y 500 litros de chicha de jora además de tres reses, entre otros insumos oriundos del lugar.

Todos a la mesa 

Fruta, duraznos con almíbar, ají de gallina, sopa de res, arroz con cabrito, panes y pavo con pepián adornaban las mesas. Los comensales estaban dispuesto en las 80 mesas que se habían colocado en la casa de esta familia, que forma parte a la cofradía del Santísimo Sacramento.

La chicha de jora, bebida elaborada a base de maíz desde la época inca, acompañaba los alimentos dispuestos para las decenas de damnificados que formaban parte de los asistentes, según describe el diario peruano. A un año del Niño costero las secuelas del desborde del río Piura, aún no desaparecen en la región del norte. El distrito de Catacaos es la zona más golpeada por la furia de la naturaleza que dejó 30 mil damnificados.

“Esperamos aún la ansiada reconstrucción de nuestros pueblos”, expuso el alcalde de la ciudad Juan Cieza Sánchez, luego de participar en las actividades propias de la Semana Santa. El distrito de Catacaos se recupera poco a poco reflexiona el párroco Manuel Castro Sosa, “si ayudan a los más necesitados, la recompensa para los que actúan con amor es que trascenderán este mundo”, reflexionó el sacerdote al bendecir los alimentos.

Alimentos benditos

¿Qué pueden contener estos “siete potajes” que agradan tanto a los comensales?. El primer potaje es fruta que puede ser uva, manzana o mandarina. El segundo plato es queso, galletas y aceituna. El tercero ají de gallina. El cuarto es sopa de ave. El quinto es arroz, estofado y sopa de novios. El sexto potaje es horneado. El último plato son duraznos en almíbar. Los alimentos que se disponen en jueves Santo esta vez no solo saciaron el hambre sino que llevaron la solidaridad como principal ingrediente.

Miles de peruanos que aún esperan por la reconstrucción de su propio pueblo encontraron la esperanza y las fuerzas necesarias en este gesto organizado por la cofradía del templo San Juan Bautista de Catacaos, como se comenta en este informe de la televisión peruana.

El año pasado más de 2 mil platos de los siete potajes fueron compartidos en las zonas de Pedregal Grande, Pedregal Chico, Narihualá y La Campiña, poblados afectados por la fuerza de la naturaleza. Ellos fueron alimentados a la sombra de un algarrobo mientras se intentaban reponer de la catástrofe.

En los primeros días de febrero la Semana Santa de Catacaos fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación, por ser considerada una festividad que integra el fervor religioso con el relato histórico y la reivindicación étnica. https://elcomercio.pe/peru/piura/piura-semana-santa-catacaos-declarada-patrimonio-cultural-fotos-noticia-497251  

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones