Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

La Pasión de Cristo… según Bruce Springsteen

Harry How / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP
TORONTO, ON - SEPTEMBER 30: American singer-songwriter Bruce Springsteen performs during the closing ceremony of the Invictus Games 2017 at Air Canada Centre on September 30, 2017 in Toronto, Canada. Harry How/Getty Images for the Invictus Games Foundation /AFP
Comparte
Comenta

"Jesus was an only son", escucha la versión del Boss sobre las últimas horas de Jesús

De ascendencia irlandesa e italiana, Bruce Springsteen nunca ha renegado de la fe católica en la que fue criado, y en una entrevista a la BBC en la que presentó sus memorias reconoce que, aunque no es practicante y siente aún tristeza por las heridas provocadas por una educación religiosa muy estricta, se siente aún “parte del equipo”: “una vez que eres católico, siempre eres católico”.

“Hay un católico en mí”, repetía en una entrevista al semanario italiano Famiglia Cristiana, tras un concierto en Nápoles en mayo de 2013.

En un interesante libro publicado en Italia, Il Vangelo secondo Bruce Springsteen, el periodista Luca Miele aborda la profunda raíz religiosa de algunos de sus temas:

Cuando Springsteen grita que cree en una tierra prometida (The Promised Land), cuando invoca un salvador para estas calles (Thunder Road), cuando describe la inmersión en las aguas como un bautismo ( Spare Parts), cuando hace rezar a sus personajes (Two Faces), cuando reza en primera persona (My City of Ruins), cuando reescribe la historia de Jesús (Jesus Was an Only Son), cuando convoca a los espíritus de los muertos en la colina del Calvario (We Are Alive), cuando cita a Jesús que expulsa a los mercaderes del templo (Rocky Ground), cuando entona el gospel de Heaven’s Wall, cuando, en resumen, utiliza símbolos o imágenes religiosas, ¿se apropia también de su ‘espesor’ trascendente?”. 

Jesús era hijo único. Así cuenta el Boss la Pasión de Cristo, en una canción profunda y original. Hijo único porque es dejado solo ante su destino, llevando en los hombros los pecados de todos.

Jesús era hijo único
mientras subía al Gólgota
Su madre, María, caminaba a su lado
En el camino donde se derramaba su sangre 
Jesús era hijo único
en las colinas de Nazaret
mientras leía los Salmos de David
echado a los pies de su madre

Una madre reza, “Duerme bien, hijo mío, duerme bien
Porque yo estaré a tu lado
Que ninguna sombra, ninguna oscuridad
ninguna campana tocando a muerto
se cuele en tus sueños esta noche ‘

En el jardín de Getsemaní
rezaba por la vida que nunca iba a vivir,
pedía a su Padre Celestial que quitara 
la copa de la muerte de sus labios

Hay una pérdida que nunca podrá compensarse,
un destino al que no se puede llegar 
una luz que nunca encontrará otro rostro,
Un mar cuya grandeza no puede ser abarcada 

 Jesús besó a manos de su madre
y susurró, “Madre, contén tus lágrimas,
y recuerda que el alma del universo
Quiso un mundo y éste ha desaparecido”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.