Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Flora de Semana Santa: El Nazareno

Banlop Kamcharoen
Comparte

El Penintente Palo Santo se encuentra por doquier en Caracas en estos días, deleitando retinas e inspirando paletas de pintores y lentes de fotógrafos

Hay pocos espectáculos de la naturaleza tan hermosos como un árbol Nazareno en flor. Florean sólo una vez al año, siempre en las cercanías o durante la Semana Santa. El color de sus flores es sencillamente único. El resto del año es un palo de aspecto seco, sin brillo, que no dice lo que puede llegar a ser en los días santos.

Más que un árbol, es un arbusto pues no toma gran altura. Ofrecen hermosas visiones por su color púrpura vivo e intenso. En Caracas, es un signo de que la Semana Mayor se aproxima. Se mantiene floreado hasta ya pasada la fecha religiosa.

Hay otro con el mismo nombre, nativo de Colombia, que se da en Panamá y Costa Rica, pero su aspecto es totalmente distinto, comenzando porque el referido no se caracteriza por la flor morada, puede tenerlas coloradas y llega a alcanzar entre 30 y 50 metros de longitud, con un diámetro entre 1 y 1.3 metros.

El de Caracas es un árbol modesto en sus dimensiones pero imponente en vistosidad. Brota una flor que cae como en cascada y se derrama por sobre las verjas, muros y cercas de la casas, como ofreciendo su hermosura a todo el que pasa.

© Macky Arenas

También, curiosamente, evoca a Jesús Nazareno, inclinado por el peso de la Cruz sin dejar, no obstante, de proyectar su belleza, bondad y perdón.

En la zona de Camino hacia Río Tepuy, Estado Vargas, litoral del centro norte de Venezuela se da una especie parecida, con su flor color nazareno y tal vez una pequeña variación en el aspecto. Lo llaman también Chaparro, Nazareno y Amansaguapo, según la región.

Amansaguapo le dicen en Vargas pero en Caracas se conoce como Chaparro. También lo llaman Nazareno, porque igualmente florece en Semana Santa.

Cuentan que sus hojas son tan ásperas que antes las usaban para raspar los higos verdes antes de hacer el dulce.

Su nombre cienífico es Petrea arborea H.B.K., Petrea_volubilis. Tiene tantos nombres que da lo mismo como llamar a la planta.

Se encontró la primera especie en México, cerca de Veracruz en 1732 y se le dedico al Barón filo botánico Lord Robert James Petre, gran apasionado de la jardinería y a la colección de plantas. El nombre especifico de arbórea es nombre latinizado, que hace referencia a la forma arborescente de esta especie.

En Venezuela es conocido también como: “María, Santa Lucía, Tostadito, Nazareno, Palo Santo, Penitente, Chaparro”.

Sin importar cuántos nombres tenga, lo seguro es que en Semana Santa florecerá y que su color y la generosidad de su flor recuerda al Nazareno en plena entrega de amor.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.