¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

La riñonera, un útil accesorio ideado antes de Cristo

FANNY PACK
Amelia Fox - Shutterstock
Comparte

Este accesorio está de regreso y, aunque muchos creen que es de los 80, su origen es mucho más lejano

 

Muchos seguro recordarán esos pequeños bolsos amarrados a la cintura de colores fosforescentes. Fueron una pieza de moda estandarte de finales de los 80 y principios de los 90. Llegaron a ser tan populares que luego se convirtieron en burla, siendo asociados sobre todo a ciertos estereotipos: el turista norteamericano, el papá anti-fashion, etc.

Pero lo cierto es que este accesorio se remonta, por lo menos, a los 3,300 años a.C. ¿Cómo se sabe? Cuando en 1991 dos alpinistas alemanes encontraron una momia de un hombre que falleció alrededor del año 3255 a.C en los Alpes de Ötztal (al que bautizaron Ötzi), se dieron cuenta que alrededor de su rupestre cinturón llevaba un pequeño bolso cocido con algunos objetos básicos para su tiempo: un raspador, un perforador y hasta un pequeño trozo de hongo seco.

Luego, incluso en la Biblia, se hace referencia a Judas como un portador de bolsa. Claro que no era una riñonera como hoy la conocemos, pero sí una pequeña bolsa que guindaba con la ayuda de cuerdas en la parte trasera de su “cinturón”.

FANNY PACK
Kozlik - Shutterstock

Entre los siglos XVI y XX, a los caballeros y soldados también les gustaba tener un pequeño bolso de cuero sujetado al cinturón de sus espadas para guardar otras armas y municiones (esto era muy común sobre todo en los escoceses).

Y no sólo los guerreros, en la época medieval hombres y mujeres también usaban un pequeño bolso amarrado a la cintura porque la ropa no tenía bolsillos y no tenían dónde guardar sus pertenencias. Incluso algunos las hacían de terciopelo como símbolo de status.

Entre los años 60 y 70 fue cuando se creó la riñonera tal y como hoy la rescatamos. Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta quién la diseñó. Mientras unos aseguran que fue la australiana Melba Stone inspirada en la forma que las madres canguro transportan a sus crías; otros afirman que se creó para los patrulleros de las estaciones de esquí, sobre todo para llevar más cómodamente sus herramientas de primeros auxilios.

Lo cierto es que los deportistas de exteriores popularizaron la riñonera y fue entonces cuando se empezaron a fabricar en telas brillantes y distintos materiales para llamar la atención del público general.

FANNY PACK
Imfoto - Shutterstock

Así llegamos a los 80 y 90, donde la riñonera se convirtió en el accesorio por excelencia. Grandes, chiquitas, unicolores, multicolores… la variedad era enorme y las celebridades también la usaban.

Dwayne “La Roca” Johnson hasta hizo un chiste de cómo los hombres debían posar con su riñonera para verse más atractivos y marcas de lujo como Chanel y Gucci también hicieron sus versiones sofisticadas.

Pero, como todo en la moda, cuando ya todo el mundo empezó a usar la riñonera, la gente se cansó de verla en todos lados. Algunos pocos se resistieron por su practicidad, otros hicieron chistes de esos pocos y sí se hizo como una especie de excepción a nivel deportivo por su comodidad (pequeño formato y manos libres), sobre todo a la hora de montar en bicicleta, subir la montaña, etc.

Pero desde 2016 las grandes firmas de lujo volvieron a retomarlas en las pasarelas (algunos dicen que para poner un accesorio de moda que no fuera tan difícil de adquirir por cuestiones de costo) y trataron de suavizar el estigma social que se le hizo a la riñonera diciendo que eran “carteras-cinturones”.

Quizá las nuevas generaciones asuman este nuevo “concepto”, pero los que vimos o usamos las riñoneras en los 80 y 90, sabemos la verdad.

También se han propuesto nuevas formas de usarla, no necesariamente amarradas a la cintura, sino colgadas al brazo como si se tratara de un bolso.

Lo cierto es que las riñoneras están de regreso y cada quien tiene la oportunidad de decidir si sumarse a la tendencia o no, de llevarla a su manera o idear algo para hacerla diferente, pero al menos ya tienen esta dato histórico/curioso de que se trata de la evolución de un accesorio que viene, incluso, de la época antes de Cristo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo