¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Horas oscuras para Facebook

FACEBOOK
Comparte

La escándalo del uso de los datos de sus usuarios por parte Cambridge Analytica para influir en el voto de estadounidenses y británicos pone en un gran aprieto a la red social más empleada del mundo.

Una de las historia de éxito más notables del siglo XXI es la que ha protagonizado Mark Zuckerberg y la red de redes sociales fundada y comandada por él: Facebook.

Por lo pronto, se anunció estos días que la Comisión Federal de Comercio (CFC) de Estados Unidos ha abierto una “investigación no pública” sobre las prácticas de privacidad de Facebook.

La investigación fue motivada por el creciente escándalo de Cambridge Analytica y el (presunto) mal uso que esta empresa hizo de los datos de 50 millones de estadounidenses que utilizan Facebook en la campaña presidencial de 2016, en beneficio de Donald Trump.

La CFC intenta comprobar si este hecho constituye una violación a los acuerdos que en 2011 Facebook firmó y en el que se le requería a la empresa de Zuckerberg que “notificara a los usuarios y recibiera permiso explícito antes de compartir información personal establecida más allá de su configuración de privacidad especificada”.

Pero esta no es la única investigación que enfrenta Facebook en Estados Unidos. Cada día crece el número de investigaciones de los fiscales estatales relacionadas con este tema: la violación de la privacidad de los datos de los usuarios.

Cambridge Analytica fue fundada en 2013 -en Gran Bretaña- por Robert Mercer, un acaudalado donante republicano y con Alexander Nix como hombre clave. Se trata de una empresa privada que combina la “minería de datos” con la comunicación estratégica para procesos electorales.

La investigación tiene por objeto establecer la conexión entre los datos de Facebook y el desarrollo de métodos por parte de Cambridge Analytica en los que se podrían identificar la personalidad de los votantes estadounidenses e influir en su comportamiento electoral.

El caso es que Facebook no informó a los usuarios cuyos datos habían sido recolectados. La falta de tacto de la red podría violar las leyes en Gran Bretaña y en muchos estados de EE.UU.

Por su parte, ya Mark Zuckerberg ha pedido perdón a los británicos por la filtración de datos de la consultora Cambridge Analytica, mediante un anuncio publicado en varios periódicos del Reino Unido.

Dijo que una aplicación construida por un investigador universitario “filtró datos de Facebook de millones de personas en 2014” y que esto “fue una ruptura de la confianza”.

Más adelante, lamentó “no haber hecho más en ese momento”, dijo en su publicación en medios ingleses. “Tenemos la responsabilidad de proteger su información. Si no podemos hacerlo, no la merecemos”, dijo en su confesión el líder de Facebook y uno de los hombres más ricos del mundo.

Repercusiones mundiales

A partir de este episodio, la red social más grande del mundo se enfrenta a un creciente escrutinio gubernamental tanto en Europa y Estados Unidos. Muchos dicen que es el principio del fin de esta red a la que más de mil millones de usuarios le han regalado su confianza… y sus datos personales.

Frente a la avalancha de sospechas y acusaciones, Zuckerberg se ha mostrado dispuesto a declarar ante el Congreso de Estados Unidos. También lo tendrá que hacer ante un Comité del Parlamento británico.

Pero eso no es todo: en el breve tiempo que llevan las acusaciones, Facebook ha perdido la friolera de 50,000 millones de dólares de su valor de mercado (unos 41,000 millones de euros).

Además ha puesto en la picota a las demás redes sociales, primero sacudidas por los escándalos de “noticias falsas” y ahora por la previsible violación de la privacidad de los usuarios; el uso de sus gustos, datos personales, inclinaciones y tendencias para influir en ellos en cuestiones políticas (como se hace, cotidianamente, en cuestiones de consumo).

Claro que los temas políticos son los que más llaman la atención. Por lo pronto dos acontecimientos recientes pudieron tener que ver con el manejo oculto de información privada por parte de operadores políticos: el triunfo en 2016 de Donald Trump y la salida de la Unión Europea de Gran Bretaña tras el referéndum por el Brexit.

Tags:
facebook
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo