¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Qué papel tuvieron los ángeles en el Triduo Pascual?

ANGEL
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Momentos en que los Santos Ángeles participaron de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús

Entramos en la Semana santa, un tiempo santo en el cual nos adentramos en el misterio de nuestra salvación: la pasión, muerte y resurrección de Jesús, el hijo de Dios. Estos eventos son los que nos liberan del pecado, derrotan a la muerte y al demonio.

Sobre el alcance universal de estos hechos, el Papa Benedicto XVI enseña que la cruz tiene una dimensión cósmica, se extiende y alcanza a toda la creación. (cfr. Audiencia General del 12 de Abril de 2006). De esta manera, los ángeles junto con los hombres participan del triunfo pascual de Nuestro Señor.

Ellos asisten, ayudan a vivir y a celebrar estos misterios de amor y redención que Dios nos otorga en Su Hijo Jesús. La razón de esto es muy clara y sencilla: ellos estuvieron en esos acontecimientos, lo presenciaron, fueron testigos de estos momentos de pasión de Nuestro Señor.

  • Toda la vida de Nuestro Señor está marcada por la asistencia y presencia de los Santos Ángeles (cf Catecismo n. 333): están en la anunciación, están después de sufrir la tentación en el desierto. Sin embargo, en la pasión, muerte y resurrección de Jesús los vemos asistiendo y participando de una manera única, con una reverencia que no se encuentra en ningún otro acontecimiento de la vida del Hijo de Dios.
  • El Jueves Santo. En este día ocurre algo grandioso y bello: se acerca un Ángel  a consolar y confortar a Nuestro Señor ante esa carga y peso que su alma santa y divina asume al cargar: el pecado tuyo y mío (cfr. Lc. 22,41). Fue la única criatura que lo consuela y lo conforta, y por eso le ha sido dado al ángel el ser testigo de ver en el rostro de Jesús la carga de asumir todo el pecado de la humanidad. Ve el cuerpo sudoroso y cubierto de sangre de Nuestro Señor por el peso del pecado. Nuestro Señor, después de recibir la presencia de este Ángel confortador, comienza a sudar gotas de sangre.
  • El Viernes Santo. Se levanta el gran misterio y escándalo: la Cruz; ella es el triunfo del Señor sobre el pecado, sobre el mal.  El Padre de la Iglesia German de Constantinopla, en el Sermón de la Sepultura del Cuerpo del Señor, enseña que los ángeles subían y bajaban en torno a la cruz: suben porque el Hijo de Dios, ahora en la Cruz, ha sido rebajado respecto a los ángeles: se humilló hasta la muerte y muerte en Cruz (cfr. Flp. 2,8); e inmediatamente bajan reconociendo al que está muy por encima de todo principado y potestad.
  • Vigilia Pascual. Todos los Evangelios nos narran la presencia de los ángeles en este evento central para nuestra fe: San Juan 20,11-13; Marcos 16,1-7; Mateo 28, 1-8; Lucas 24, 1-10). Ellos son lo que enseñan a las santas mujeres que Jesús ha resucitado y que el sepulcro se encuentra vacío. Así mismo, estas criaturas angelicales son descritas con vestiduras deslumbrantes, relucientes y esto, siguiendo a San Jerónimo en el su Comentario al Evangelio de San Mateo, manifiesta la gloria del Triunfador. Los ángeles, dice Jerónimo, ya están vestidos con la gloria de Cristo resucitado, ellos participan del triunfo de Cristo. 

¿Qué consecuencias tiene esta presencia en nuestras vidas?

  • Del hecho de que los Ángeles hayan asistido y participado activamente de estos misterios de nuestra salvación, se deriva el que ellos “están también llamados a tener su parte en la historia de la salvación de los hombres” (Juan Pablo II, Audiencia General, 6 de Agosto de 1986)
  • Esta ayuda que te brindan los Ángeles, y que se deriva de su participación en la pasión redentora de Jesús, son, entre muchos otros los siguientes:
  1. El Evangelista Lucas nos dice que después del consuelo y fortaleza que recibe del Ángel, Nuestro Señor “insistía más en su oración” (cfr. Lc. 22,44); así el consuelo que  te trae tú Ángel es para que tú te unas más a la voluntad del Padre, no es para abandonar el camino de la cruz o, como dicen por ahi, para que pare de sufrir. El Ángel no saca a Nuestro Señor del Huerto de los Olivos, sino que lo lleva a adentrarse y profundizar en ese misterio de amor de Dios Padre.
  1. El consuelo que te brinda el Ángel no necesariamente viene por palabras de consuelo o de ánimo que te de. El Ángel que consoló a Nuestro Señor no pronuncia ninguna sola palabra, el ángel confortador no le habla. Para explicar esto, Santo Tomás de Aquino lo ilustra con una imagen muy sencilla; nos dice que así como la llama difunde la luz, así como el fuego extiende e irradia el calor, del mismo modo el contacto con una persona virtuosa nos hace mejores. De esta manera Nuestro Señor recibe el consuelo por la sola presencia del Ángel; la sola proximidad del Ángel es suficiente para hacernos mejores, el solo contacto con el ángel es suficiente para crecer en la virtud (cfr.  Summa contra Gentiles, III, cap. 92). Y este santo lo l. Orientarnos al ángel nos da fuerza y consuelo.
  1. Los ángeles que estuvieron presentes en la Crucifixión de Nuestro Señor conocen y saben que Dios saca bien del mal, que Dios prefiere sacar un bien del mal antes de evitar cualquier mal, y por ello saben que atrás de toda cruz brilla una gran luz que es la del amor del Padre. Tu  Ángel percibe esta salida luminosa, capta la luz que hay después de ese túnel oscuro que a veces se presenta en nuestras vidas, y te fortalece y trae el consuelo para que continúes y no desistas de este plan salvador que Dios tiene para ti.
  1. La Luz que transmiten los Ángeles es la luz del triunfo, la victoria sobre la muerte y el pecado: la luz de la resurrección. Así como se dirigieron a las santa mujeres, así también tú santo ángel se dirige a ti y te dice: “Ha resucitado”; y de esto te dan pruebas: “miren el sepulcro vacío” y, también, te hace leer los acontecimientos de tu vida desde la Palabra de Dios: “ha resucitado, como había dicho” (cfr. Lc. 24,1)
  1. El contenido del diálogo con los Ángeles no es otro que el de la presencia de Jesús: quien “murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce” (1 Co 15, 3-5).

Que juntos, ángeles y hombres, la creación entera nos abramos a este amor de Dios manifestado en Su Hijo Jesús. Unas felices pascuas a todos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones