Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Cómo saber si lo que necesitas es un psicólogo o un psiquiatra?

MENTAL HEALTH
Pressmaster - Shutterstock
Comparte
Comenta

¿Cuál es la labor del psicólogo? ¿Cuándo es recomendable solicitar ayuda profesional?

Un psicólogo no es un médico y por tanto no receta fármacos. Los psiquiatras son los encargados de la labor medica, biológica y química. Los psicólogos no recetamos fármacos porque no consideramos que los trastornos psicológicos sean enfermedades con una clara base biológica qué esté causando una serie de síntomas.

A diferencia de esto tratamos los trastornos psicológicos como problemas comportamentales, es decir, como formas de comportarse o de percibir el mundo aprendidas en interrelación con el medio a lo largo de la vida que actualmente están causando problemas a la persona en cuestión.

Un psicólogo no es un mago. No existe una varita mágica que sea capaz de solucionar los problemas de todas las personas que acuden a nuestra consulta.

El proceso terapéutico es un proceso activo en el que el terapeuta será el encargado de guiarnos por el camino adecuado, pero somos nosotros los que tenemos que recorrer ese camino.

Por esto mismo podemos afirmar que un psicólogo no lee la mente y por ello para ayudar a las personas no puede limitarse solo a escuchar sino que tiene que construir con el paciente un plan de acción. 

  • Un psicólogo te ayuda a analizar tus problemas. No tiene la misión de dar consejos o de transmitirte las propias creencias o valores. Cada persona es única e irrepetible. Se busca por ello escuchar a cada persona, en sus circunstancias irrepetibles, analizando las variables que la han llevado a su situación especifica y los factores que hacen que sus actuales problemas se mantengan como tales.
  • Un psicólogo es un estímulo para resolver los problemas. Los trastornos psicológicos son problemas comportamentales y/o emocionales que se han ido desarrollando a lo largo de un proceso de aprendizaje activo (por supuesto la mayorías de las veces de manera involuntaria e inconsciente). De esta manera al igual que aprendemos formas de pensar, a sentir o a comportarnos de forma problemática, podemos desaprender y aprender aquello que nos haga sentir mejor.
  • Un psicólogo te motiva para cambiar.  En ocasiones sabemos que tenemos que cambiar, sabemos cuál es el camino, pero no nos atrevemos o no estamos los suficientemente motivados para recorrerlo.  Los psicólogos ayudamos a las personas a descubrir y a trabajar esos miedos que les están impidiendo seguir el camino que consideran adecuado así como a estar lo suficientemente motivados para trabajar en la dirección adecuada para lograr los objetivos que se van proponiendo.

En situaciones emocionales de malestar donde se ve que la calidad de la vida empieza a estar cada vez más comprometida se recomienda un encuentro con algún profesional para poder distinguir si vale la pena profundizar el momento que se está viviendo.

Se recomienda acudir a un profesional cuando se siente el inicio de un problema, antes de que se transforme en algo más grave. Un psicólogo competente por lo general en tres o máximo seis meses puede lograr muy buenos resultados si se logra un trabajo de confianza en equipo. 

Las principales razones por las que las personas acuden a terapia es porque se sienten tristes, tienen ansiedad, están tratando de superar una ruptura sentimental o se sienten perdidos. Las razones pueden ser de todo tipo. Lo que está claro es que no se acude al psicólogo necesariamente por un problema de locura o salud mental.

Recordemos que al igual que se va al gimnasio para desarrollar lo mejor posible nuestras capacidades físicas, del mismo modo se puede acudir a un profesional para mejorar elementos de la vida que quizá no sabemos bien cómo gestionarlos. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.