¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Hay aprobación de la Iglesia sobre las apariciones de Itapiranga?

ITAPIRANGA
Facebook EG Coutinho
Comparte

En estos temas hay cada vez más credulidad y fanatismo y se multiplican estos fenómenos que se repiten en contenidos y formas, lo cual impide un sano discernimiento

En 1994 en Manaus, la capital y ciudad más poblada del Estado de Amazonas (Brasil), Edson Glauber (1972), un joven brasileño de 22 años, dice haber experimentado la aparición de “tres corazones que emitían luz, siendo estos de Jesús, María y José”. Los mensajes son muy similares en estilo y contenido a los de Fátima.

Dichas “apariciones” continuaron en su pueblo natal, Itapiranga, donde regresó luego de estudiar en Manaus. Las supuestas apariciones le acompañan a donde quiera que viaje. Aunque el fenómeno investigado por la Iglesia, a donde miles de fieles peregrinan, se ubica dentro de la Prelatura territorial de Itacoatiara, que a su vez se encuentra en la Arquidiócesis de Manaus.

En 1998 muere el obispo Marskell, que mantenía distancia del fenómeno y era más bien crítico. Pero años más tarde, en mayo de 2009, el arzobispo Carillo Gritti de la prelatura territorial de Itacoatiara, declaró que tras una investigación de cinco años, “considerando estas opiniones, testimonios y desarrollos y ponderando todo en oración y reflexión teológica, todo me lleva a encontrar que en apariencia Itapiranga es de origen sobrenatural”.

El obispo había tenido varias conversaciones con Edson y su madre, María do Carmo, quien también durante cierto tiempo afirmó haber recibido revelaciones. Así, la cercanía del obispo al “vidente” y su postura favorable, contribuyó a la difusión de las supuestas apariciones. Incluso ayudó a la construcción del santuario “pedido por la Virgen”.

En el año 2010 el arzobispo Carillo Gritti promulgó un decreto que permitía el culto a la Virgen en Itapiranga y creó una comisión investigadora que continuara siguiendo el caso, donde el único vidente es Edson Glauber, ya que el caso de su madre es menos relevante en la investigación. La difusión se entendía como aprobada por la Iglesia, pero si bien la primera instancia de discernimiento le corresponde al obispo local, el juicio definitivo es competencia de la Congregación para la Doctrina de la Fe (Santa Sede).

En 2016 muere el arzobispo Carillo Gritti y después de años de investigaciones, en 2017, la Congregación para la Doctrina de la Fe, comunica a la Arquidiócesis de Manaus que no se reconoce la autenticidad de las supuestas apariciones ni de los mensajes. 

La postura oficial de la Iglesia

En el sitio oficial de la Arquidiócesis de Manaus se publica el contenido de la carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fechada el 7 de febrero de 2017, en la cual se afirma claramente que “No se reconoce la autenticidad de las supuestas apariciones… ni de los mensajes” y determina que “no se difundan dichos mensajes en la prelatura de Itacoatiara”.

También se pide que “no se haga ninguna mención en las celebraciones”, ni en el santuario de la Virgen en Itapiranga, ni en ningún otro lugar de la Prelatura; y que el Sr. Edson Glauber y la Asociación de la Reina del Rosario y de la Paz de Itapiranga (ARRPI) se abstengan de continuar con la difusión de los mensajes.

Mensajes y profecías

Los mensajes de Edson Glauber son similares a los de Fátima, enfatizando la necesidad de rezar el Rosario, convertirse, la confesión y comunión frecuente y la “penitencia para salvar al mundo sumido en la incredulidad y el pecado”. Además de los lugares comunes de la mayor parte de las revelaciones privadas, se repiten también profecías sobre finales terribles de la humanidad y especialmente “el sufrimiento de la Iglesia debido a la falta de fe e incoherencia moral de los sacerdotes”. María aparece bajo el título: “Reina del Rosario y de la Paz” y San José rompe su silencio, ya que en los evangelios no dice nada y en este caso ha tomado un rol protagónico en los mensajes.

Las profecías aparecen dibujadas por el vidente y siempre se repiten imágenes de sangre cayendo de la Virgen sobre el mundo y grandes catástrofes sobre la humanidad, que son las típicas del lenguaje apocalíptico: la naturaleza enfurecida, olas gigantes, fuego sobre ciudades, el Vaticano en llamas, gente muriendo donde caerán piedras gigantes del cielo, y cosas por el estilo. Es interesante apreciar que en la web que difunde los mensajes, se publican los dibujos del vidente, cuyas imágenes apocalípticas tan vagas y genéricas, tienen por pie de imagen referencias a cumplimientos de dramas recientes: tsunami en Asia, atentados en París, etc.

El criterio para discernir

En estos temas hay cada vez más credulidad y fanatismo y se multiplican estos fenómenos que se repiten en contenidos y formas, lo cual impide un sano discernimiento. La Iglesia ha aprobado muy pocas apariciones y cuando lo hace, aprueba su culto, pero no significa que se crea en los mensajes particulares como revelación divina. Porque siempre las revelaciones privadas deben interpretarse dentro de la subjetividad del vidente y no están a la altura de la Palabra de Dios.

La Iglesia advierte la importancia de la prudencia en estos casos para evitar la confusión doctrinal y espiritual de los fieles. Los elementos centrales para el discernimiento son: la coherencia con el Evangelio y la doctrina de la fe, los frutos espirituales, la comunión con la Iglesia y si los videntes son reservados. El peligro del fomento del pensamiento mágico y la superstición en estos casos exige un gran cuidado pastoral por parte de la Iglesia. Más aún, si algunos pastores favorecen una fe infantil que busca signos tangibles y temiendo de un futuro aterrador, corren el riesgo de crear generaciones de fieles que solo vivan detrás de fenómenos extraordinarios y de una imagen de Dios alejada del Evangelio.

Los documentos de la Iglesia recomiendan una postura equilibrada en quienes tienen responsabilidades pastorales, frente a “nuevas apariciones”. No hay que atacar estos fenómenos por prejuicios racionalistas, pero tampoco fomentarlos con ingenuidad y ausencia de discernimiento, sino acompañar a una purificación de la fe cristiana de toda superstición y pensamiento mágico.

Artículos relacionados: 

https://es.aleteia.org/2016/09/07/cual-es-la-autoridad-de-las-revelaciones-privadas-y-apariciones/

https://es.aleteia.org/2017/08/07/que-criterios-hay-para-aceptar-o-rechazar-las-nuevas-revelaciones-espirituales/

https://es.aleteia.org/2015/09/09/la-virgen-maria-mas-misericordiosa-que-dios/

https://es.aleteia.org/2015/09/10/videntes-y-supuestas-apariciones-donde-esta-el-peligro/

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.