¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El obispo que expuso su vida para interceder por quienes pensaban distinto

MAROZZI
Comparte

No es cierto que toda la Iglesia en Argentina haya dado la espalda al dolor de los secuestrados durante la última dictadura militar...

El 24 de marzo miles en la Argentina caminaron y se expresaron en torno a una de las fechas más emblemáticas de la historia reciente del país, el aniversario por el inicio del último gobierno militar, iniciado en 1976. Se trata de una fecha que remueve los sentimientos más hondos de millones de argentinos. Los sentimientos no son unánimes; muchos lloran aún la perdida de sus seres queridos, olvidados por la impunidad. Otros, miran con hartazgo una fecha en la que, creen, la política y la ideología han sacado provecho de más.

Entre los testimonios dados a conocer en torno al 24, sobresale el de la periodista Claudia Peiró, que en el portal Infobae
https://www.infobae.com/historia/2018/03/24/porque-estuve-presa-y-me-visitaste/ evocó el testimonio de un obispo con el que ideológicamente no lo unía nada, pero que expuso su propia vida para interceder por ella cuando estaba presa.

Se ha cuestionado muchísimo el accionar de los obispos argentinos durante la última dictadura, señalándose en varios casos omisiones o incluso acuerdos con violaciones a los derechos humanos que ocurrían en el país. Por esos años, en el mismo seno de la Iglesia en toda América Latina las discusiones en torno a las corrientes asociadas a la Teología de la Liberación y las que se oponían a ella convivían con calles susceptibles de inminentes enfrentamientos, allanamientos o secuestros.

Cuenta Peiró que en el marco de ese debate eclesial, el obispo de Resistencia, Chaco, monseñor José Agustín Marozzi se ubicaba bastante lejos de las corrientes “progresistas”. Por eso, cuando Claudia, que militaba en la Unión de Estudiantes Secundarios, fue detenida, dudaba de conversar con el Obispo que semanalmente celebraba Misa en la Alcaidía. Monseñor Marozzi estaba en su vereda opuesta. Para colmo, sabía, no veía con buenos ojos las aproximaciones ecuménicas de su padre.

La situación de las presas políticas era desesperante. Estaban absolutamente incomunicadas; ni sabían nada de sus familias, ni sus familias sabían nada de ellas. Pero monseñor Marozzi tenía con ellas un conmovedor gesto. “Al terminar la ceremonia, todas se abalanzaron sobre el obispo que entonces sacaba papelitos de los pliegues de su sotana donde anotaba los mensajes. ‘Fulanita, tus padres vinieron a verme ayer, están muy bien, te mandan saludos. ¿Qué les digo?’ Y así con cada una”, recordó Peiró. Eso cada sábado.

En una ocasión, cuenta la periodista, monseñor Marozzi intentó, quizá por ingenuo, interceder por todas las presas ante los generales. Los militares advirtieron pues cuál era la actitud del Obispo tras celebrar las Misas, y comenzaron a limitarle el contacto con ellas.

Peiró vivió para contar su testimonio. Muchos, en distintos centros de reclusión de la Argentina, no. Y sus familias aún los buscan. La situación ha sido por demás dolorosa para ellos en estos 34 años, lo mismo que para quienes en torno a esos años sufrieron del accionar guerrillero.

El dolor no sabe de ideologías, y ha golpeado a abuelas, madres e hijos por doquier. En el marco de estos dolorosos aniversarios, surgen cada tanto estas historias que reivindican el valor de la verdad ante el de la desinformación. No es cierto que toda la Iglesia haya dado la espalda al dolor de los secuestrados durante la última dictadura militar.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.