Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Pre-Sínodo 2018 ¿Qué le piden los jóvenes al Papa y a la Iglesia?

POPE ANGELA MARKAS
Alessia GIULIANI I CPP I CIRIC
Comparte
Comenta

Presentación del documento del pre-Sínodo realizado en Roma (19-24 de marzo) sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”

“Nosotros, la Iglesia joven, pedimos a nuestros líderes de hablar en términos prácticos acerca de temas controversiales como la homosexualidad y cuestiones de género, sobre las cuales ya los jóvenes discuten libremente sin tabú”, se lee en el documento redactado por 300 jóvenes de los cinco continentes que respondieron a la llamada del Pontífice para venir a Roma y 15000 más que participaron de manera virtual a través de las redes sociales.

En el Vaticano, este sábado 24 de marzo, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha tenido lugar la conferencia de presentación del documento de la reunión pre-sinodal en preparación de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar en octubre de 2018 y cuyo tema es: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Un joven de Panamá – en representación del país anfitrión de la próxima JMJ – entregará el documento al Pontífice este domingo 26 de marzo, al final de la Eucaristía, que abre los ritos de la Semana Santa y celebra la XXIII Jornada Mundial de la Juventud.

Así se concluyó el pre-sinodo y los jóvenes confiaron los deseos y las esperanzas de sus coetáneos de todo el mundo e indican sus posiciones sobre temas concretos: “Algunos perciben una Iglesia en “contra de la ciencia” (anti-science) por lo que su diálogo con la comunidad científica también es importante, ya que la ciencia puede iluminar la belleza de la creación”.

Nosotros los jóvenes no somos tontos, como ha dicho el papa Francisco y nuestra voz debe ser siempre escuchada y tomada en consideración”, dijo Laphidil Twumasi de origen ghanés y nacida en Italia representante del grupo de los jóvenes Migrantes durante la conferencia de presentación del documento.

Twumasi manifestó que su generación está pronta para hacerse escuchar. “Tenemos en el corazón el progreso de la Iglesia y de la sociedad en general”.

Piden respuestas

La joven de origen africano señaló, entre otros temas críticos, aquellos no “definidos en el mundo de la Iglesia. Y la pregunta abierta: ¿Cuáles son los lugares en los que la mujer puede florecer en la Iglesia y en la sociedad?

Entretanto, ellos están preocupado por temas como la sexualidad, las adicciones, los matrimonios fracasados, las familias rotas; como también por otros temas de mayor alcance social como el crimen organizado, el tráfico humano, la violencia, la corrupción, la explotación, el feminicidio, las diversas formas de persecución”.

Piden también formación sobre cómo vivir su “vida digital”. Pues, “las relaciones online pueden volverse inhumanas”. Los espacios “digitales nos ciegan a la vulnerabilidad del otro y obstaculizan la reflexión personal”. El problema de la “pornografía” y la “distorsión de la sexualidad humana”.

Desacuerdo

El documento reveló que suele haber “gran desacuerdo entre los jóvenes, tanto dentro como fuera de la Iglesia, sobre algunas de sus enseñanzas[…]. Ejemplos de estas son: contracepción, aborto, homosexualidad, cohabitación, matrimonio y cómo el sacerdocio es percibido en diferentes realidades en la Iglesia”.

Trabajos

El documento ha sido aprobado apenas este sábado en la mañana, indicó el cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, quien destacó la vitalidad de los jóvenes y su participación a largas horas de trabajo.

“De todo el trabajo de esta semana – realizado de día y pero necesariamente también de noche – ha dado como resultado un amplio documento, discutido en el aula y en los círculos lingüísticos”, comentó hoy.

Contenido 

El documento consta de tres partes más una introducción: la primera parte trata de los desafíos y oportunidades, la segunda parte sobre la fe y la vocación, el discernimiento y el acompañamiento de los jóvenes. Y la tercera parte, está dedicado a la formación y la pastoral de la Iglesia.

Una novedad – según el cardenal Baldisseri – es el lenguaje usado en el documento, donde los jóvenes dice: “La Iglesia joven pide…”. El cardenal explicó al respecto que “existe una Iglesia de los jóvenes, que no está en confrontación” o en “oposición” a una Iglesia de los adultos, sino “dentro” de la Iglesia como “la levadura en la masa”.

Tres jóvenes representantes de sus coetáneos presentaron el documento ante los periodistas en Roma. Percival Holt (India) subrayó que hubo “sentimientos y preocupaciones” bastante similares. No obstante, la diversidad cultural y geográfica (cinco continentes). Los aportes estaban entre el idealismo y la realidad.

Asimismo, han intervenido en la conferencia de hoy en el Vaticano la religiosa Sor Natalie Becquard, coordinadora  de la reunión pre-sinodal, el padre Jean Paul Hernàndez, SI,, coordinador de la reunión pre-sínodal.

Representación

El Vaticano intentó que la participación de los 300 jóvenes del pre Sínodo fuera una muestra “representativa” de los chicos y las chicas de todo el mundo. Incluidos jóvenes representantes de las otras confesiones cristianas, de otras religiones y no creyentes.

El sacerdote Augusto Zampini, coordinador de la reunión pre-sinodal, explicó que durante esta semana del pre-sínodo, estuvieron presentes junto a los jóvenes algunos expertos de la realidad juvenil y facilitadores, que moderaron el trabajo dentro de los grupos lingüísticos, y algunos encargados de la Web, que coordinaron la participación a distancia de los jóvenes registrados (15.000) a través de las redes sociales.

Salir de la burbuja

Zampini confirmó que las discusiones en los grupos de trabajo se desarrollaron de manera respetuosa, pero con algunas tensiones por los distintos puntos de vista. “Fue emocionante e instructivo para los adultos ver estas discusiones que nos sacaban a todos de nuestras zonas de comodidad y nos llevaban al terreno diverso del otro”.

¿De dónde venían?

Por un lado, los jóvenes que llegaron a Roma fueron jóvenes elegidos por las Conferencias episcopales y los Sínodos de las Iglesias orientales católicas, por otro, fueron jóvenes procedentes de los Seminarios y de las Casas de formación a la vida religiosa.

Además, participaron miembros de Asociaciones, Movimientos y nuevas Comunidades Eclesiales; representantes de escuelas y universidades católicas. Se destaca la participación de jóvenes del mundo del arte, de la política, de la economía, el deporte y voluntariado (discapacidad, trata de personas, pobreza, etc.).

¿Objetivo alcanzado?

Al final, este pre-Sínodo es un intento del papa Francisco para que los ancianos y los jóvenes indiquen juntos nuevos caminos para el mundo y la Iglesia. Es decir, un pacto generacional aplicado para discutir sobre desafíos específicos. “Nosotros necesitamos jóvenes profetas, pero tengan cuidado: nunca serán profetas si no toman los sueños de los viejos. […] Hagan soñar a los viejos y estos sueños les ayudaran a seguir adelante. Déjense interpelar por ellos” (Apertura pre-sínodo 19.03.2018).

Las conclusiones de esta reunión de marzo se transmitirán a los Padres sinodales para que las hagan suyas en octubre 2018. La palabra clave: ”escuchar”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.