Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Pequeños hábitos para comenzar bien el día

MORNING
By gpointstudio | Shutterstock
Comparte

Esos primeros minutos antes de levantarnos son preciosos. Con algunas buenas costumbres, podemos instalar el buen humor de forma calmada y la rutina se vuelve más agradable. Descubre nueve pequeños hábitos sencillos y fáciles de adoptar para disfrutar de un día estupendo.

Antes incluso de salir por la puerta, todo gesto que hagamos nos puede hacer sentir un poco más felices. Una mañana feliz para despertarse al mundo suavemente y comenzar una nueva página con entusiasmo. Desde la primera luz del día y con los ojos apenas abiertos, el cuerpo y la cabeza están llenos de energía. Es un buen momento para establecer buenas costumbres. Con una pizca de voluntad, ciertos hábitos se convierten en rituales cotidianos para comenzar el día lo mejor posible.

06h55: Dar gracias cada mañana

Antes de lanzarse en la carrera diaria, dedicar un tiempo de oración para dar gracias es un momento privilegiado, un hábito beneficioso para el resto de la jornada. Dar gracias a Dios es una manera de abrir los ojos a nuestra propia felicidad, de saborear la oportunidad de comenzar una nueva historia cada día. Todas esas cosas hermosas que inspiran reconocimiento también se pueden registrar en un cuaderno de gratitud, que podemos conservar y releer las mañanas que sean un poco más difíciles.

07h10: Estirar antes de levantarse

Shutterstock

Como un gato o un bebé. Perdemos con el tiempo el reflejo natural de estirar, cuando es necesario para preservar la salud. Al levantarse, preferiblemente en posición sentada, el gesto se convierte en un reflejo de bienestar para despertar los músculos, poner en marcha el cuerpo y hacer circular la sangre. Después de una noche de descanso, estirar unos minutos es el primer paso hacia una mañana tranquila.

07h15: Beber un gran vaso de agua

Una vez que se ha desentumecido el cuerpo, ve a la cocina para tomar un vaso grande de agua. Todavía en ayunas, el cuerpo necesita una transición antes de ingerir varios alimentos. El agua también ayuda a eliminar toxinas, estimula el sistema digestivo e hidrata el cuerpo. Un buen hábito que adquirir y un gesto que hay que repetir a lo largo del día hasta la hora de acostarse para un bienestar general.

07h20: Decir buenos días a quienes nos encontremos

La idea puede parecer simple, pero a veces se nos olvida esta expresión tan sencilla. Temprano por la mañana, sin embargo, se trata de nuestro primer contacto con nuestros seres queridos. En algunas familias, decir buenos días también va acompañado de un beso o una atención llena de dulzura, como un abrazo, que beneficia a quien lo recibe. Es una manera de abrirse a los demás. Una palabra amable que repetir en el transporte público, al llegar al trabajo, en la panadería…

07h25: Comer con tiempo

monticello – Shutterstock

Se lo enseñamos a los más pequeños, el desayuno debe ser lo suficientemente consistente como para durar toda la mañana y evitar picotear. Algunos prefieren un buen té con tostadas con aceite o un smoothie bowl lleno de energía. La clave es tomarse el tiempo necesario para disfrutar de este momento y asegurar una digestión adecuada, que asimile cada alimento lo mejor posible. Un buen desayuno también mejora la concentración y las habilidades intelectuales.

07h45: Enumerar los puntos positivos de la jornada que empieza

Ver el lado positivo de las cosas ayuda a entender mejor las próximas horas. En tu cabeza o en una lista en un cuaderno, revisa con perspectiva al menos tres pequeños placeres. E incluso si el programa parece un poco difícil, con una reunión pesada o una fecha temida, podemos empezar por destacar la “Vuelta a casa por la noche”. Una motivación de oro para afrontar los retos del futuro.

07h55: Mejor caminar y utilizar las escaleras

En el ritual matinal, un poco de ejercicio despierta el cuerpo y dinamiza el comienzo del día. En lugar de utilizar las escaleras mecánicas, ve a pie; si puedes, mejor camina con los niños en lugar de conducir; párate en la estación de metro de antes para caminar un poco. Hay muchos pequeños hábitos que ayudan a mantener la forma física. Durante la pausa del almuerzo, aprovecha también la oportunidad para tomar un poco de aire fresco y disfrutar de un rayo de sol. Especialmente desde que la vida en la oficina nos obliga cada vez más a sentarnos detrás de una pantalla todo el día.

08h00: Valorar las cosas invisibles

Zhukovvvlad I Shutterstock

Un hermoso cielo despejado, un puesto de flores, el olor del pan recién hecho, la mano de tu hijo dentro de la tuya, la sonrisa del camarero que te sirve el café… De camino a la escuela o al trabajo, hay miles de pequeñas cosas que disfrutar para enriquecernos. Hay detalles anodinos y que suelen pasar desapercibidos pero que ayudan a embellecer el día.

08h30: Abrir los emails y las redes sociales (¡no antes!)

Obligarte a revisar tus correos electrónicos o redes sociales a una hora determinada es una forma de meterte en una burbuja por la mañana y permitirte comenzar el día sin ninguna contrariedad. Aunque la curiosidad y las ganas nos animan a estar constantemente conectados, mantener la distancia es un buen hábito matinal. También es una de las condiciones para practicar los buenos hábitos mencionados antes…

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.