¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Los refugiados podrían ser los verdaderos ganadores de la competición de hacking en el Vaticano

VHACKS
©M. MIGLIORATO/CPP
Comparte

Equipo de Georgetown gana el primer premio después de crear una app para ayudar a personas desplazadas a demostrar valoración crediticia.

En los últimos años, el mundo ha estado oyendo hablar mucho sobre los refugiados. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) informa de que hay una cifra récord de 65’6 millones de personas desplazadas a la fuerza en todo el mundo. La mayoría son personas que escapan de guerras y muchos huyen a zonas donde las condiciones de sequía grave amenazan con hambrunas.

Quienes no tienen un conocimiento de primera mano de la situación de los refugiados solamente pueden imaginar las dificultades derivadas de ser arrancado del hogar propio e intentar llegar a un país nuevo e iniciar una nueva vida allí.

Varios estudiantes de la Universidad de Georgetown dejaron de imaginar para dar un paso más allá. En el contexto de la competición de 36 horas de hacking en el Vaticano la semana pasada, los cuatro estudiantes centraron su atención en un aspecto de los aprietos de los refugiados y desarrollaron una herramienta tecnológica para ayudar a personas a superar ese problema concreto.

El primer “hackatón” celebrado en el Vaticano reunió a 120 estudiantes de 30 países para una competición de tormenta de ideas en un hotel cercano a Ciudad del Vaticano. Combinaron sus habilidades de empresa, diseño, ingeniería y tecnología para abordar problemas de inclusión social, diálogo interreligioso y los desafíos que afrontan migrantes y refugiados.

La ceremonia de entrega de premios se celebró en Borgo Santo Spirito, sede de la Compañía de Jesús. Al día siguiente, el papa Francisco recibió a los hackers en su discurso del Ángelus: “Queridos jóvenes, es bello poner la inteligencia, que Dios nos dona, al servicio de la verdad y de los más necesitados”, manifestó el Pontífice.

El equipo de cinco integrantes de Georgetown ganó el primer puesto en la categoría de Migrantes y Refugiados en el VHacks, esta competición vaticana que intenta que la innovación tecnológica sirva para superar barreras sociales y tratar problemas globales. Los estudiantes Roisin McLoughlin, Jake Glass, Lucy Obus, Rushika Shekhar y Yanchen Wang ganaron 2000 dólares en el evento del 8 al 11 de marzo por su proyecto Credit/Ability, un sitio web para móvil diseñado para ayudar a los refugiados a obtener vivienda a largo plazo.

Según la describió Georgetown, la aplicación ofrece un lugar en el que los refugiados pueden introducir su historial de empleo, ingresos y pagos, a menudo a corto plazo, desde el momento en que entran en su país de acogida. Entonces, Credit/Ability utiliza la información para calcular una “puntuación de credibilidad”. Si la puntuación es lo bastante alta, Credit/Ability trabaja con patrocinadores para ofrecer una garantía arrendataria que pone a los refugiados en la misma posición que otros que estén buscando alojamiento a largo plazo.

Obus afirmó que el equipo tomó la decisión deliberada de crear algo que fuera “factible, viable y sostenible, que quizás no sea llamativo, pero confían en que sea adoptado por una institución religiosa o una ONG pequeña”.

La participante dijo que la idea nació después de reunirse con unos refugiados, ejemplos de resiliencia, en el Centro Comunitario de la basílica del Sagrado Corazón en Roma. El equipo hizo un sondeo entre las experiencias de los refugiados, a quienes a menudo les resulta difícil obtener arrendamientos para alojamiento a largo plazo debido a la percepción de su falta de crédito financiero, aunque sean capaces de ganar un ingreso básico que les permita pagar el alquiler en sus países de acogida.

“Nos dimos cuenta de que muchos arrendadores potenciales tenían una visión negativa de los refugiados aunque fueran perfectamente capaces de pagar la vivienda”, contó Shekhar, estudiante de un máster de desarrollo internacional en Georgetown, a Straits Times.

El grupo trabajó bajo la orientación de su mentor, Gege Gatt, CEO de la start-up tecnológica Ebo, para crear la app.

Entre los ganadores en las otras dos categorías estaba la Universidad de Calgary, con su propuesta de fomentar el diálogo interreligioso a través de una red social llamada Duo Collegare (Duo como acrónimo de “do unto others”, es decir, “haz al prójimo…”). Las organizaciones pueden buscar en redes de voluntarios de cualquier iglesia u organización, sincronizando con voluntarios potenciales para trabajos que se amolden a sus preferencias personales, según explicó la revista tecnológica Wired.

En la sección de inclusión social, un equipo de varias universidades creó una app llamada Co.unity, basada en la Web, que empareja empleadores locales con solicitantes de empleo sin hogar, contactando con esta población a través de casetas de ordenadores colocadas en zonas de riesgo, informó Wired.

Los organizadores de VHacks han establecido un programa de apoyo post-hackatón para los participantes. “De aquí a dos semanas, reuniremos presentaciones más amplias sobre los proyectos y las entregaremos a nuestros socios y mentores”, dijo Jakub Florkiewicz, uno de los organizadores de VHacks, a Wired. “Organizaciones asociadas seleccionadas, como Google, Salesforce y TIM [Vivendi], revisarán los proyectos con el propósito de aceptar algunas ideas en sus programas de incubación y aceleración”.

Además, según señaló la citada revista, ya hay algún interés por parte de la Sección de Migrantes y Refugiados de la Santa Sede. “Están muy interesados en continuar con la cooperación con unas cuantas ideas seleccionadas en ese ámbito, para ayudar a dar vida a este emprendimiento”, afirmó Florkiewicz.

“Estamos muy orgullosos del producto y entusiasmados por el potencial que tiene para avanzar”, afirmó Obus de Credit/Ability. “Nuestro equipo se está reorganizando para pensar en cómo aprovechar el dinero del premio y el interés de socios externos para desarrollarlo hasta algo real”.

Varias empresas tecnológicas han abordado al equipo, expresando su interés en implementar la aplicación. El equipo investiga actualmente cómo puede colaborar con estas empresas para convertir la app en una realidad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo