¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

ACNUR: Los venezolanos en el exterior deben ser protegidos

AFP PHOTO / Mauro Pimentel
Comparte

A raíz de la declaración del organismo, surgen diferencias en su interpretación. Pero algo es claro: desde Ginebra recuerdan el carácter humanitario de la garantía internacional

De acuerdo con ACNUR, el aumento del número de venezolanos que buscan asilo en el mundo desde 2014 ha aumentado un 2,000 %.

Por años, en 2014 hubo 4,040 solicitantes de asilo, en 2015 10,168, en 2016 34,183 y en 2017 94,284.

El resto, en torno a 3,864 lo hizo en lo que va de año.

ACNUR señaló que “cientos de miles de venezolanos no tienen documentación o permiso” para quedarse legalmente en otros países, “lo que les convierte en particularmente vulnerables a la explotación, el tráfico humano, la violencia, el abuso sexual, la discriminación y la xenofobia”.

Desde su sede en Ginebra, la Agencia de la ONU pide a los países que reciben a venezolanos que adopten medidas alternativas para permitir su permanencia legal, incluida la emisión de visados o permisos de residencia temporales y otros programas de regularización para que puedan acceder a derechos básicos, como el cuidado médico, la educación, la reunión familiar, la libertad de movimiento, una vivienda y un trabajo.

Es propio recordar que ACNUR dirige y coordina la acción internacional para proteger y resolver los problemas de los refugiados. Su objetivo es salvaguardar sus derechos y bienestar. La ACNUR ha insistido en utilizar la terminología correcta, ya que considera como migrante a quienes elijan trasladarse a otros países porque desean “mejorar sus vidas al encontrar trabajo o educación, por reunificación familiar, o por otras razones”.

El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Venezuela, Julio Roberto Meier, reiteró esta semana el exhorto a los países receptores de venezolanos a garantizar los derechos básicos a los venezolanos en el exterior.

No obstante, Meier afirmó que en el último documento del organismo no se otorga el estatus de “refugiado” a los emigrantes venezolanos. “Esto es un documento para todos los países donde están llegando los venezolanos, los cuales no tienen que ser discriminados, ser sujeto de actitudes racistas, xenofóbicas, y quienes son sujetos de derecho. Es recordarles a los gobiernos que deben responder de una forma adecuada”, indicó.

La corresponsal de Telesur, cadena creada durante el gobierno de Hugo Chávez y financiada por el gobierno venezolano, se apresuró a consultar la opinión del representante de la ACNUR en Venezuela, colocando en su cuenta de tuiter: “Los medios de comunicación comenzaron a titular que “ACNUR había calificado en un comunicado a todos los venezolanos que salen del país como refugiados”. Pudimos conversar telefónicamente con Roberto Meier quien nos pidió que se aclarara este término”. La cosa se complica cuando Meier los califica de “inmigrantes económicos” –ignorando las razones políticas y sociales que obligan a emigrar-a los venezolanos que están saliendo del país, refiriéndose fundamentalmente a los que dejan el territorio pasando la frontera hacia Colombia. Como si fuera poco, enfatizó en este detalle: “el organismo reitera la solidaridad de Venezuela en el trato con los migrantes y desplazados colombianos que huyen del conflicto interno”, lo cual es literalmente “política editorial” del gobierno de Nicolás Maduro en torno al tema, en un esfuerzo por distraer de la responsabilidad del régimen venezolano en la crisis, cargando la mano al gobierno colombiano.

En contraste, ACNUR-Ginebra puntualiza que los venezolanos abandonan su país por la situación política y socio-económica compleja que vive Venezuela, lo que incluye la inseguridad y la violencia, y la falta de alimentos, de medicamentos o de acceso a servicios sociales esenciales, así como la pérdida de ingresos”.

La portavoz de ACNUR Aikatarina Kitidi señaló en rueda de prensa que “sabemos que cada día más y más venezolanos abandonan su país”. La precisión de la funcionaria ocurrió en estos términos: “Se cree que más de 1,5 millones de venezolanos viven actualmente fuera de su país, según estimaciones gubernamentales conservadoras, lo que significa que las Américas enfrentan uno de los mayores flujos de salida de la población desde la creación de ACNUR en 1950”, indicó Kitidi.

Lo interesante y puntual del asunto, más allá de las versiones coincidentes o divergentes al respecto, se centra en una prioridad: la Agencia de la ONU para los Refugiados llamó a los países de la región a brindar asilo y protección para los venezolanos y recordó que se trata de un acto humanitario y no político. Una inmigración meramente económica no motivaría tal exhortación y mucho menos la exigencia del organismo a que los venezolanos no sean deportados “debido a la situación del país”.

Esta garantía, agregaron, “debería estar mencionada, sea en el documento de identidad oficial o través de otros medios, como instrucciones claras para los organismos encargados de hacer cumplir la ley”. De esta manera, ACNUR recuerda a la región que los acuerdos vigentes están guiados por el principio de que brindar protección internacional es un acto humanitario y no político”.

No hay que olvidar que ACNUR no tiene competencia para calificar quienes se consideran refugiados. Trabaja con los gobiernos y son ellos quienes pueden declarar refugiados a quienes llegan a sus territorios. Puede asesorar y recomendar, lo cual hace cuando pide que no se expulse o deporte a los venezolanos que salen de su país, lo cual apunta a la previsión de refugio. En todo caso, la declaratoria de refugiados obedece a un proceso que usualmente se cumple caso por caso y no abarca grandes contingentes de inmigrantes. Pero, al exhortar a la acogida humanitaria, de alguna manera está aconsejando otorgar refugio.

En todo caso, es la ONU la que está llamada a precisar los términos de la declaración de la ACNUR y la “aclaratoria” que ofreció a los medios del Estado venezolano su representante en el país Latinoamericano.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo